Translate

13/11/19


Las personas que han visto la película "El Doctor Sueño" (secuela de, El Resplandor, de Stanley Kubrick), y si además, eran esas personas que se han reído de mi siguiente artículo, encontrarán, en dicha película (El Doctor Sueño) verdades equiparables a lo que expreso allí; artículo que, por cierto, he publicado mucho antes de que se filmara la antes mencionada secuela del año 2019; y dichas verdades, los espantarán, porque son verdades que trascienden el mundo de la ficción, manifestándose en la realidad, todos los días; y se materializa en incontables lugares, llamados Iglesias Católicas, y obviamente, en el Vaticano mismo. Cuando alguno de ustedes va a misa, en conjunto, van a hacer lo mismo que hacen los actores que hacen de los malos, en esta secuela de El Resplandor, y hacen lo mismo que yo expreso en este artículo; ustedes, -los que asisten a misa-, lo hacen de manera simbólica, mientras que en el Vaticano (y en otros lugares), lo hacen de manera muy real.


Y si miran la película, El Dr. Sueño, secuela de El Resplandor, hallarán paralelismos casi idénticos con mi artículo del link precedente, y digo "casi", porque existen matices referidos a una ficción, que muestra una realidad que viene desde muchos años atrás.

Esta película, el Dr. Sueño, tampoco es apta para mentes débiles, esas que asisten a misa, viendo como un Hombre es torturado hasta el sufrimiento mas extremo y constante, el cual cuelga ensangrentado de un elemento de tortura, es decir, en la cruz, mientras ustedes, los que van a misa, comen su carne (la hostia) y beben su sangre (el vino) de un joven torturado; tal como lo expreso en mi artículo, y tal como se deja en claro, en la secuela de, El Dr. Sueño.

Sigan alimentando al verdadero origen del mal sobre la Tierra: La Iglesia Católica Apostólica y Romana, quien ha oscurecido, con su dogma, a millones de personas, y ha asesinado a unas 100 millones de personas, en sus 2000 años de existencia, mientras que Hitler ha asesinado a 6 millones en unos 5 años. Si bien los tiempos de los unos y de los otros genocidas no se comparan, sabemos bien que el Catolicismo estuvo a favor de todos los dictadores alrededor del planeta, incluso, de Hitler.

Espero que, actualmente, el Catolicismo esté siendo reformado desde dentro, extirpando la maldad que ha portado durante siglos. Y en mi opinión personal, con los Jesuitas al mando, creo que lo harán, porque "los malvados" de la realidad, se podrán meter con las demás ordenes dependientes del Vaticano, pero... con los Jesuitas, creo que nadie se mete, siendo ésta, una Orden puramente militar, entremezclada con los Templarios, y por ello, estimo que el Catolicismo representativo de la pura maldad humana, se reformará muy pronto. Por desgracias soy muy positivo, pero espero que así sea, por el bien de la humanidad.

Pero, por lo pronto, lean mi artículo (si tienen estómago suficiente) y vean la película el Dr. Sueño, y verán que las coincidencias les dirán una cierta verdad, verdad esta, que ha sido practicada en las misas, durante siglos, sin que los fieles lo supieran; y otra verdad, es que han practicado sacrificios del estilo del aplicado a Jesucristo, como lo hacen en la misa, pero en la vida real, ambos métodos, con el mismo fin último; darle poder y longevidad a los curas de la iglesia, y desde ellos, hasta el Papa.

Y ustedes, fieles que van a misa; muchos de ustedes son hipócritas, y no saben para qué asisten, mas que para "eliminar" culpas y para hacerse los portadores de una gran moral y ética, -todo ello destinado a la vista de otros-, solo con el hecho de sentarse en un banco de la iglesia... si, claro...; y otros fieles, simplemente, no saben a qué asisten, en cuanto a la verdad mas profunda que leerán en mis líneas de aquel artículo, y que también verán en la película.

Todas las películas transmiten una realidad, y nunca son 100% para entretenimiento y de carácter ficticio, ya que, casi siempre, expresan una cierta realidad pasada o presente, o bien, un plan registrado para hacer cumplir hacia el futuro (y les doy un ejemplo de esto último, del plan; Las "profecías" de los Simpsons), planes aquellos, que solo están escritos en imágenes.

Pero, como éstas palabras (sumadas a las de mi escalofriante artículo y a la terrorífica película en cuestión) les entrarán por un ojo y les saldrán por el "hotro" en el mismo instante, yo les digo, ¡sigan durmiendo!, mientras los Curas, los Obispos, las monjas, y el propio Papa (aunque no creo que el Papa de ahora permita lo anterior, simplemente porque es Jesuita, y por ahora, confío en ellos, sabiendo lo que han aportado a la humanidad), entonces, sigan durmiendo mientras en cada misa, ustedes entregan sus propias energías (rezos, súplicas, pedidos, "agradecimientos"), dirigidas hacia los clérigos y hacia las estatuas que representan supuestas divinidades (sabiendo que esas estatuas no son mas diferentes que un plato de cerámica), teniendo en cuenta, que aquella energía que desperdician dirigiéndola hacia otros y hacia cosas de cerámica, debe ser redirigida hacia nosotros mismos, hacia el verdadero poder que tiene el ser humano, dentro suyo, mas no así, hacia su exterior.

Entonces, y para el Superman o Supergirl que llegó hasta aquí, creo que se animarán a leer el tenebroso, pero verdadero artículo, y si así lo desean, podrán ver la película, el Dr. Sueño, y como consecuencia de lo precedente, podrán analizar los paralelismos, con mi artículo, y con lo que sucede en la misa católica a la que ustedes asisten; y los que tengan varios dedos de frente, se espantarán, mientras que otros, por miedo, se arrinconarán entre sus mas oscuros pasillos psíquicos para auto-protegerse de una realidad que no les gustará en absoluto y que al mismo tiempo, temen que sea verdad y por lo tanto no la aceptarán; pero, los que solo tienen pocos dedos de frente y que también asisten a misa, ni siquiera llegarán a leer hasta la segunda línea de este mismo escrito, y menos que menos, observar la imagen de abajo, y menos aún, leerán mi artículo, y "que Dios no lo permita" hacerlos mirar la secuela de El Resplandor.

Sigan en la oscuridad (se lo merecen), mientras otros muchos... Resplandecemos... y este Resplandor, nos trascenderá a nosotros mismos, y por milenios.
Albert Pike expresó: "Lo que hacemos para nosotros, muere con nosotros; lo que hacemos para los demás, y para el mundo, permanece y es Inmortal". Esto último, es Resplandecer, mientras que lo primero, es la oscuridad misma.
Y les doy un ejemplo de la oscuridad en la que viven, mas allá de sus asistencias perfectas a misa. Pues todas las protestas que gritan a los cuatro vientos, contra uno u otro político, o contra uno u otro sector que representa a una determinada vertiente política, no hace mas que seguir manteniendolos en la oscuridad somnolienta de la confrontación entre seres humanos cuyo destino evolutivo es la unión, porque, en lugar de unirse, solo logran dividirse, ya sea por dogmas religiosos, o por colores políticos, o por cuadros de football, o por algo tan absurdo como los odios y/o enfrentamientos entre alumnos que pertenecen a una escuela, contra los alumnos de otra escuela; y un gran etcétera de agentes socialmente divisorios, y que si los analizamos detenidamente, llegaremos a la conclusión, de que son totalmente efímeros... innecesarios... es mas, ridículos. Entonces, esto último que he expresado, es oscuridad en la mente del ser humano. Mientras que, El que Resplandece, se encuentra mas allá de las divisiones sociales e inhumanas antedichas, -sean ellas de cualquier índole, y que podamos llegar a imaginar-, porque el que Resplandece, ha sabido elevarse sobre ese estrato arcaico que mantiene a la humanidad en la oscuridad de su estado mentalmente primitivo, y por ende, propio del reino animal, y como consecuencia, -estos últimos-, asesinos reales y/o simbólicos por naturaleza.


2/11/19


Este mundo, es como el título de la película, respecto de la cual, inicio este escrito. La Mano, representa el poder único e invisible, a nivel mundial; la Cuna, representa a nuestro planeta; y el Bebé en su interior, representa al Hombre, en tanto que a su universal, varón y mujer.

En este mundo de hoy en día, no es posible hacer DORMIR al Bebé, sino existiese una Mano que meciera la Cuna, de lado a lado, y de manera constante. Dicha Mano, debe procurar que la Cuna, y en definitiva, que el Bebé, se duerma como consecuencia de los vaivenes que genera la Cuna, desde un lado hacia el otro, desde la derecha hacia la izquierda, y viceversa; porque, si dicha única Mano invisible, en algún momento, decidiese dejar de mecer la Cuna, ésta quedaría inmóvil en su centro, y como nueva consecuencia, el Bebé se despertaría, y por lo tanto, comenzaría a llorar... es decir, se desataría el caos.

El entendimiento de lo anteriormente expresado, nos hará aprehender, que es imposible; al menos por ahora, y hasta que el animal humano deje de ser animal, para pasar a ser mas humano; que aquella Mano invisible deje de mecer la Cuna, y es imposible, en definitiva y en estos tiempos que corren, el dejar que el Bebé DESPERTASE, porque, si el Bebé lo hace, éste se percatará de que no existe dualidad en su existencia, es decir, de que no se está dando ese vaivén de un lado hacia el otro, vaivén que antes lo calmaba y que lo hacía dormir, y que, en ausencia de dicho constante mecer, su estado consciente, hará que dicho Bebé comenzase a llorar, para luego pedir y demandar cosas que el Bebé necesita con absoluta urgencia, y con esto último, comenzará el caos, todo lo cual, es menester a la propia naturaleza del Bebé, y si el Bebé entra en caos, la Cuna comenzará a ser receptora de dicho caos, hasta que venga una Mano, ya sea, para volver a mecer la Cuna, o para extraer al Bebé de ella; y en este último caso, el extraer al Bebé, será con el objetivo de atenderlo, para cambiarlo, para darle de comer, para darle amor; aunque ese amor signifique un alto sentido de altruismo, el de preservar el bien colectivo, por sobre el individual. De todos modos, cuando aquella Mano invisible, devuelva el Bebé a su cómoda, confortable y segura Cuna, éste necesitará, y de forma urgente, que aquella Mano invisible, comenzase de nuevo a mecer su Cuna, porque el Bebé,  luego de ser atendido, necesita permanecer dormido la mayor parte del tiempo, necesita ese vaivén, necesita que lo lleven desde la izquierda hacia la derecha y viceversa, porque, lo anteriormente expresado, es parte de la naturaleza del Bebé, y si por algún motivo, se dejara de ejercer ese vaivén para siempre, el Bebé no podría dormir; y por lo tanto, no podría alimentarse; y por consiguiente, no podría desarrollarse;  y como triste consecuencia, no podría amar; y quedaría encerrado entre los barrotes efímeros de su Cuna terrenal y sin poder levantarse jamás.

El Ser humano (es decir, el Bebé), necesita de aquella Mano invisible que genera los vaivenes provenientes desde las dualidades conformadas por la derecha y por la izquierda, necesita de todo lo que desde ambos polos opuestos se desprende para poder conciliar su sueño en pleno estado de vigilia, y por lo tanto, evitar con lo anterior, entrar en caos, y por consiguiente, y como efecto dominó, evitar extrapolar dicho caos hacia su propia Cuna (es decir, hacia el mundo que lo rodea). El ser humano actual, no está preparado para despertar, porque todavía es un Bebé, el cual necesita, por el momento, que una Mano invisible lo lleve desde un extremo hacia el otro, y ese bamboleo constante, ese ciclo que aparenta ser eterno; el de ir de un lado hacia el otro, el de pasar de la derecha hacia la izquierda, sin detenerse nunca en el centro por demasiado tiempo; logra evitar que al Bebé le sobrevenga el caos, ese caos que le provocaría el situarse por demasiado tiempo en la quietud que proviene desde el centro, porque dicha quietud, no es parte natural del Bebé, la quietud no se condice con la condición evolutiva del Bebé, y cuando éste se encuentra frente a un estado de quietud, no sabe que hacer, no puede, y a veces no quiere, decidir qué camino tomar, para retornar al orden, y es en este punto, en el que debe retornar la Mano Invisible que Mece la Cuna, con el objetivo de apartar al Bebé, de ese estado de indecisión y de miedo, propio de un Bebé que todavía necesita la seguridad y la comodidad de su Cuna, sumado lo anterior, al constante vaivén de la misma, a ese mecer que retorna al Bebé, a su estado mas puro de tranquilidad, de contención y de ausencia de miedo alguno, por mas que lo anterior sea efímero, aquella Mano invisible, hace que lo efímero, parezca real, y lo que parece real, en esencia, es real, al menos para el Bebé, y por lo tanto, la dualidad que proviene desde la izquierda y desde la derecha, harán que el Bebé comience a dormir nuevamente, y con esto último, aquella Mano habrá logrado evitar que el Bebé convulsione a toda la Cuna, con lo que esto significa.

La dualidad es totalmente necesaria, en estos momentos en el que la humanidad todavía es un Bebé, y como tal, necesita de aquella Mano que Mece su Cuna. De todas maneras, el Bebé (la humanidad), por ahora, no debe despertar, aunque sí lo pueden hacer, los componentes individuales de la humanidad que conforman a este Bebé hipotético, es decir, cada individuo, tiene la Posibilidad y la libertad de hacerlo, pero por ahora, elijen seguir durmiendo, en lugar de despertar, al menos, de a poco, individuo por individuo, acto que debería llevar muchos años, porque, como expresé antes, si todos despertasen juntos y al mismo tiempo, el caos ocasionado por la quietud del centro, generaría una potencial posibilidad de extinción de nuestra especie.

Muy pocas personas, en este planeta, llegan a comprender, que las dualidades son necesarias, ya sea por lo antedicho, pero también, porque los polos opuestos, -esos polos o extremos que vibran a diferentes frecuencias-, se atraen, y por lo tanto, aquella dualidad brindada por la Mano que genera un constante mecer, en y dentro, de la Cuna, hace que, de alguna manera, los individuos que conformamos aquel mencionado Bebé hipotético, estemos, de alguna manera no perceptible y hasta ilógica, unidos debido al miedo que se desprende de que aquel constante e interminable vaivén, de que aquella polaridad, se tornase en contra de la existencia de la propia especie humana, si es que el Mecer de la Cuna, por algún motivo "indeterminado", llegase a detenerse de manera abrupta y por un largo período de tiempo, ya sea, hacia el lado izquierdo, o hacia el lado derecho, o bien hacia su centro. El Bebé no puede permanecer mucho tiempo en el lado derecho o en el lado izquierdo de la Cuna, y ni siquiera en su centro, porque la quietud existente en un extremo, o en el otro, o bien en el centro, lo terminaría despertando, y con ello, el caos estaría pululando por toda la Cuna. La constancia del movimiento, del vaivén, del mecer, del mover al Bebé de un lado hacia el otro, es la perfecta manera actual, de mantener al Bebé en un permanente estado de sueño, y por lo tanto, el orden en la propia Cuna, es un hecho a todas luces.

Es por ello que, solo se conoce a la Cuna (el planeta) y al Bebé (el ser humano), y si bien, aquella Mano invisible que Mece la Cuna, es parte del Bebé, también es una parte que tiene muy en claro, de que todo lo dual genera seres que duermen (debido al muy promocionado y repetitivo vaivén de extremo a extremo), y de que la Unidad es la que deja entrever a los seres que ya están preparados para despertar, sin preocuparse éstos, por aquel ir y venir desde la izquierda hacia la derecha, y viceversa, (despertar que es permitido, debido a los estados de quietud muy esporádicos, de la Cuna, la cual permanece en su centro, por mínimos períodos de tiempo, como para esperar, -o permitir, como expresé antes-, que alguien se libere de la dualidad, al poder entenderla al fin), y que además, estos nuevos seres despiertos, los que ya no se conforman como una parte constitutiva del Bebé, sino que pasan a constituir a aquella Mano, comprenden el porqué, de que los otros individuos que conforman al Bebé, sigan dormidos como producto del vaivén generado por aquella Mano Invisible que Mece la Cuna.

Imaginemos un mundo, no hacia el futuro, sino que, en este tiempo en el que expreso estas líneas; mundo dentro del cual, todos los individuos que conforman al Bebé, despertasen... sería el fin de la especie humana, porque si todos despertasen, siempre en el contexto evolutivo actual, la suma de los actuales egos exaltados, mas una inesperada explosión de conciencia colectiva, volvería a cada ser humano, contra si mismo y contra su prójimo. Es decir, debido a la configuración mental colectiva antes mencionada, todos querrían dominar a todos, y como evidente consecuencia, se desataría una interminable cacería, la cual duraría muchos años, hasta que la especie humana desapareciese por completo.

Y sito el siguiente texto; no tan simbólico, sino que, al contrario, muy explícito, -también de mi autoría-, y publicado en otro medio; el cual expresa lo siguiente:

Las masas necesitan la Eterna Recurrencia de ciclos económicos aplastantes, de guerras, de religiones dogmatizantes y de otros "ítems" relacionados, porque, dicha masa de animales humanos, no está preparada para el liberalismo de pensamiento, y por lo tanto, aquellos ítems antes nombrados, mantienen a la sociedad, en un estado de indecisión constante, y como sabemos, la indecisión paraliza todo progreso humano, y por lo tanto, todo y a todo lo controla. Si la masa social estaría bajo un estado liberal; en cuanto al pensamiento, y no así, en cuanto a ideologías políticas; entraríamos en un caos de grandes proporciones auto-destructivas, y por desgracias (o quizás no), aquellos ciclos económicos, aquellas guerras, aquellas religiones, y aquellos otros factores, se constituyen todos, como un "mal" necesario, para mantener a las masas dormidas, en perfecto orden. Quien quiera despertar, lo puede hacer sin ningún impedimento desde afuera, pero necesitará de un gran esfuerzo interno, ya que, como lo expresé y lo recalco, nadie se lo impide; pero es claro que, la mayor parte de la humanidad no va a despertar, hasta tanto su evolución mental se lo permita, de tal manera de que, si todos despertasen, si todos elevasen su conciencia para poder escapar de la Caverna de Platón, el caos social, ya no fuese un evento que pudiera vislumbrarse, ni a corto, ni a mediano, y ni a largo plazo, contrariamente a lo que sería si todos despertasen en estos momentos, en cuanto a la actual e incipiente evolución mental humana me refiero, evolución esta, la que a veces posee tintes de involución. Por ahora, la mayoría de las personas de este planeta, son animales con uso de razón, sin haber desarrollado intelecto alguno (y sin haber surcado por la tan necesaria espiritualidad con uno mismo) todo lo cual, los pudiese llevar hacia un estado mas elevado respecto de su conciencia, mas allá de que todos somos iguales, en cuanto a capacidades mentales me refiero, pero no todos se aferran al trabajo consigo mismo, ese arduo y tedioso, pero "al final", gratificante trabajo de despertar sus propias conciencias, tal como lo es el trabajo destinado para arribar a cualquier otra meta auto impuesta, es decir, por motu propio y por nadie mas, porsupuesto. 
Entonces, y por ahora, un estado de indecisión, es el que controla a la mayor parte de la sociedad mundial, y la mantiene aletargada de manera constante, algo muy entendible si pensamos en profundidad y usando los dos hemisferios cerebrales para tal fin, ya que no debemos olvidar a aquella eterna dualidad, la que indica que el Orden, por ahora, solo se puede obtener, a partir del Caos.

Hasta tanto la parte evolutiva del cerebro humano; esa parte en donde residen los egos, eso que, niegue quien lo niegue, nos hace ser lo que somos, por ahora: animales con una pizca de uso de razón; no pase por un natural proceso de atrofia del Sistema Límbico, y que, al mismo tiempo, la otra parte evolutiva del cerebro humano; esa parte en donde reside el uso de la razón, eso que nos hace: Homo Sapiens Sapiens; no pase por el mismo y natural proceso contrapuesto, denominado hipertrofia del Neocortex, la necesidad de que dicha Mano continúe meciendo la Cuna, la considero como algo extremadamente necesario.



Artículos relacionados

All Post: Copyright by Nelson Ressio

Nota: Este artículo, tal como los demás, poseen Copyright. Cualquier uso indebido, como copia o lectura o transcripción similar en cualquier medio, ya sean páginas web, videos, o podcast personales en videos, es una fiel violación a los derechos, lo cual es penado por la ley de propiedad intelectual. De todos modos, si desea crear una información a partir de esta, deberá, de manera inexorable, nombrar la fuente, que en este caso soy, Nelson J. Ressio, y/o, esta web.
Safe Creative #0904040153804


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!