Translate

5/5/22

Quizás, algún día, podamos viajar hacia atrás en el tiempo, "envueltos" en unas partículas "anti-relativistas" denominadas como Taquiones, y de esta manera, descubrir, atónitos, que solo somos un inmenso espejo de otro Universo, anterior y externo al que nos ha creado y en el cual evolucionamos.

Los Taquiones, en teoría, son partículas que viajan más rápido que lo estipulado por la ciencia relativista, y esos Taquiones viajan a tal velocidad, que logran traspasar los límites que establece la Teoría de la Relatividad de Einstein, por lo cual, simplemente, pareciera que dichos Taquiones retrocediesen en el tiempo; es decir, -y como se habrán imaginado-, teóricamente hablando, es posible viajar hacia el futuro, ya sea porque la Teoría de la Relatividad lo establece, o bien por simple lógica, y/o hasta verlo en casos prácticos, ya que, cuando nos movemos a una mayor velocidad que la actual, desde un punto A hacia un punto B, el tiempo que transcurre durante el viaje entre ambos puntos es inversamente proporcional a la velocidad empleada en dicho trayecto, y cuando viajamos más y más rápido, el tiempo del viaje entre ambos puntos disminuye proporcionalmente; y si a esa velocidad de viajar entre ambos puntos, la aceleramos a la Velocidad de la Luz, ocasionaríamos que el tiempo transcurrido del viaje entre ambos puntos, A y B, sea tan pequeño, que  en relación a nuestra existencia, parecería como que desapareciésemos ante los ojos fijos de un observador externo, el cual se halla en una posición relativamente estática con respecto al viaje; o bien, dicho viaje hipotético desde un punto A hacia un punto B (o permanencia de los viajeros dentro de la "maquina" durante el trayecto) haría "parecer" que el tiempo de existencia de aquellos, -los que viajan a la Velocidad de la Luz-, se detuviese, y el tiempo dejara de transcurrir para dichos viajeros. Por ello se sabe que, viajar hacia el futuro es posible, porque, por ejemplo, si viajáramos desde la Tierra (punto A) hacia un planeta que está situado a 30 años Luz de distancia (punto B), y nos desplazamos a la Velocidad de la Luz, pues, para el viajero que está dentro de esa nave hipotética y lumínica, el tiempo se detendría (por ser inversamente proporcional a la velocidad), pero para los demás habitantes que quedan en el planeta Tierra, el tiempo seguiría corriendo normalmente. Pues, al llegar al punto B y luego retornar inmediatamente al punto de partida A, desde aquel, desde ese planeta lejano hacia la Tierra, viajando en sentido contrario otros 30 años Luz durante el regreso, en ese ir y volver desde la tierra hacia el planeta hipotético, y desde este hacia la Tierra, al retornar (en definitiva, desde la Tierra y hacia la Tierra sin hacer escala en el planeta destino), habrían pasado 60 años en la Tierra, pero, para el viajero dentro de la nave no habría pasado tiempo alguno, por el hecho relativista de que dentro de la nave, -para toda masa, sea la nave misma, como sus tripulantes o viajeros-, no debería haber transcurrido tiempo alguno, y estos últimos astronautas Lumínicos, al llegar a la Tierra luego de 60 años, serían partícipes de que todas las personas que conocieron, algunos habrán fallecidos y otros tendrían 60 años más desde que -y cuando- los viajeros partieron en el viaje inicial a la velocidad lumínica, sabiendo que estos últimos no habrán envejecido en lo absoluto. Pues, esto, en teoría, (y se torna lógico verlo en la práctica sub-lumínica) es viajar en el tiempo hacia el futuro, sin utilizar una "máquina del tiempo", sino que, utilizando las leyes de la física universales. Todo esto, dentro de este universo; y lo que sucede aquí, también es posible que suceda en el Universo Espejo, y hasta quizás, ¿podríamos viajar entre universos, sean estos, paralelos y/o espejos?

Ahora bien, el maravilloso mundo de los Taquiones es hipotético, pero, si al viajar a la Velocidad de la Luz el Tiempo se detiene, al entender que los Taquiones son una especie de fotones que viajan más rápido que la Luz, es razonable el llegar a pensar, que si a mayor velocidad, el tiempo de viaje disminuye, y por lo tanto, se conoce que si alcanzamos la Velocidad de la Luz el tiempo se detiene, entonces y por deducción lógica, si algún día podremos utilizar Taquiones en los vehículos espaciales, seremos capaces de desplazarnos por el espacio, envueltos en una Burbuja de Urdimbre espacial, a velocidades que superan a la de la Luz, y por lo tanto, durante ese viaje Superlumínico, a mayor velocidad que la de la Luz también es lógico suponer que ocurra lo contrario, es decir, que el tiempo comience a retroceder, en teoría. A velocidad normal, pero en aceleración, el tiempo disminuye con la misma, y cada vez que nos acercamos más y más al límite relativista de la Velocidad de la Luz, el tiempo tiende a cero, y si superamos la velocidad de la Luz (Taquiones) es evidente que el tiempo pasaría a hacerse negativo; en un aparente "retroceso". En resumen, primero, a velocidad positiva, normal y en constante aceleración, el tiempo de viaje disminuye en la misma proporción; segundo, al alcanzar la Velocidad de la Luz el tiempo tiende a cero; y tercero, al superar la Velocidad de la Luz (Taquiones) el tiempo se hace negativo, y con esto último, teóricamente hablando, retrocederíamos en el tiempo, con lo que, con esto último, ¿podríamos llegar a presenciar el origen de este universo  tanto como del Universo Espejo, o la Singularidad que ha creado a ambos Universos espejados, nos lo impediría?

Entonces, con lo anterior, entran en el ámbito de mi consideración, otras partículas muy interesantes, las que han sido detectadas en varios centros de detección (entre ellos, en el CERN), por lo cual no están enmarcadas en un ámbito hipotético teórico, y dichas partículas son los Neutrinos (Pequeño Neutrón); y es lógico el hacernos a la idea de que existe, al menos, un Universo Espejo al que vivimos, ya que un Neutrino puede atravesar cualquier cosa que nos imaginemos sin llegar a "tocar" casi nada en su trayecto, y tal como toda partícula subatómica, el Neutrino no escapa de sus propiedades inherentes (al menos, no de las que se han descubierto hasta ahora) y una de ellas es el Entrelazamiento Cuántico, es decir, que una partícula puede estar en dos lugares al mismo tiempo, sin importar las distancias; lo anterior sería como un estiramiento sin límite definido, de una misma partícula. Y como sabemos, un conjunto de partículas subatómicas conforman un átomo, y un conjunto de átomos conforman moléculas y un conjunto de éstas últimas conforman la materia; y si hay Neutrinos conformando materia oscura en este universo, entonces, por la propiedad del Entrelazamiento Cuántico, es posible que haya un Universo Espejo al "nuestro", el que contenga el otro extremo de todos los neutrinos que conforman la materia oscura de este universo, "el nuestro", y lo que es materia oscura para este universo, es materia visible para el universo espejo, y viceversa. Es algo muy posible, al menos lógicamente, y lo anterior, basado en las propiedades cuánticas de las partículas subatómicas, las cuales se enmarcan dentro de la Física Cuántica.

Obviamente que hay mucho, muchísimo, por descubrir. Y quizás, con la ayuda de los Taquiones, algún día podamos viajar desde este universo al Universo Espejo de este. Los Taquiones nos permitirían viajar hacia atrás, por entre dos Universos que comparten ambos extremos de la energía y de la materia conformada por los Neutrinos; partículas estas, elementales y fundamentales, que actuarían como los ladrillos que conforman las paredes de un edificio mayor, denominado Universo y Universo Espejo, ambos unidos por una misma Singularidad.

Y algo más, en relación al actual hecho especulativo de mi parte; y es que he leído, y luego escrito mucho, respecto de la Mecánica Cuántica, y también he creado algunos proyectos basado en la Mecánica Cuántica (o al menos lo intento), lo cual es algo apasionante, y que estudio desde hace muchos años, y que también es tema fundamental de mis dos primeras novelas escritas ya, hace 12 años aproximadamente. En ese tiempo y lugar en los que escribí dichas novelas, me refería a la Mecánica Cuántica, a la Computación Cuántica y a la Inteligencia Artificial, todo ello embebido en una "espeluznante como maravillosa" Conciencia Artificial.

Lic. Nelson J. Ressio.


1/5/22


Algunas personas me han expresado varios sucesos ocurridos en sus vidas en el lapso de muchos años; varios inconvenientes por los cuales todos, indefectiblemente, tenemos que afrontar, y es respecto a lo anterior, que se está prohibido sucumbir ante dichos problemas, debido a que ellos están en nuestras vidas como meros Maestros, como prominentes enseñanzas destinadas a hacernos más y más conscientes.

Imagínense una vida repleta de felicidad constante; ¡no sería vida!, ya que la felicidad no existe Per Sé; a la felicidad se la construye siendo conscientes de nuestra psique más profunda.

Todavía no hemos arribado al Transhumanismo puro, todavía no somos robots biológicos basados plenamente en la razón en donde los egos hayan desaparecido, o en términos de StarTrek, todavía no somos Vulcanos (mi especie favorita), y como todavía no somos "casi" perfectos, es preciso darnos cuenta de que la felicidad no existe, porque ningún animal sobre el planeta Tierra es conocedor de dicho "estado del Ser"; la mayoría de ellos, -sino todos-, viven sin conocerla, indistintamente de su especie (salvo los simios Chimpancés, los Bonobos, los Delfines, los Elefantes, etc., los que tienen conciencia de su propia e individual existencia, pero estos, tampoco conocen el concepto de felicidad, ni de infelicidad), y nosotros, los humanos, quienes todavía seguimos arraigados a las fuerzas arcaicas del mundo animal, no somos la excepción, no conocemos la felicidad, por lo tanto, debemos saber que la felicidad no existe en sí misma, y sólo por intermedio de nuestra conciencia, podremos construirla.

Y, ¿cómo construimos una felicidad individual?, pues, siendo conscientes de nuestros egos, de todo lo que proviene desde nuestro inconsciente individual, sumado al Inconsciente Colectivo, el que, a cada momento nos intenta arrastrar hacia lugares "oscuros y húmedos"; y un buen ejemplo de ello es en el momento justo en el que estamos deprimidos, y en este estado, lo que haría la conciencia, la sabiduría, la razón, es construir/crear/hacer algo, lo que sea, porque debemos saber que, lo que siempre desea el inconsciente, es llevarnos hacia la oscuridad de donde es su génesis (el mundo animal), y si le hacemos caso a este último, terminaremos sucumbiendo a sus deseos arcaicos (al inconsciente individual y colectivo) y es en este momento cuando algunos quedan atrapados bajo el triste peso de una copa repleta de alguna bebida alcohólica (yo no bebo alcohol en lo absoluto, es más, nunca lo hice, no me gusta nada con alcohol), pero, a modo de ejemplo genérico, decía que, cuando nos dejamos aplastar por el inconsciente, es cuando el ser humano suele “refugiarse” bajo una copa de soluciones efímeras, para intentar "ahogar" sus sufrimientos, cuando, por el contrario, lo que debemos hacer, es ahogar a esos egos que tratan de ahogarnos a nosotros primero, y los ahogaremos, a dichos egos, haciendo cosas creativas, lo que sea, y si repetimos esta lucha de nuestra conciencia contra nuestros egos del subconsciente, de manera indefinida, terminaremos nosotros, -es decir, el consciente-, cada vez más fortalecidos por sobre las fuerzas del subconsciente, en donde residen los egos (porque esta fuerza es muy poderosa, es la primera que se manifiesta luego de nacer, y posteriormente, los límites paternos son las que las aplacan, hasta que, con el pasar del tiempo, como adultos, y en un mundo ideal, aprendemos a “trabajarlas” nosotros mismos, poniéndole nuestros propios límites, a dichos egos), y es en este momento en el que se manifiesta la verdadera felicidad, es decir, la felicidad que supimos construir.

Así que, no nos debemos permitir el sucumbir, ni al pasado, ni al presente (porque no existen como tales, ni siquiera el futuro), y construye tu propia vida, únicamente mirando hacia atrás, como una excelente manera de estar conscientes del camino recorrido, por más que ese camino haya sido oscuro, tortuoso, lleno de asperezas, de pozos "sin fondo", de malezas, de alimañas, y de un largo etcétera. Al mirar hacia atrás, y al visualizar ese camino de "Horror" que todos recorremos de manera sine qua non; mientras esgrimimos una mueca de sonrisa, y al mismo tiempo nos decimos por dentro, con respecto a ese "camino infernal": "¡Hey, tu, Camino del Infierno...! ¡No me has detenido, ni me detendrás si te vuelves a manifestar por delante de mi!"; al decirnos algo como lo anterior, a nosotros mismos, estaremos elevándonos por sobre nuestros propios Yo’s precedentes, con lo que, llegará el momento en el que estaremos tan acostumbrados a sortear obstáculos, -tengan las características que tengan-, que la felicidad se manifestará por sí misma, en la forma que sea, pero se manifestará, aunque la felicidad no será constante, porque nunca lo será, pero cuando la felicidad no esté presente en ciertos momentos, nuestra conciencia será nuestra fortaleza y nuestro refugio verdadero, la que no permitirá que nuestro inconsciente y que todo lo que provenga de los inconscientes de otras personas (injusticias cometidas por otras personas hacia nosotros, por ejemplo) nos hagan tropezar por nuestro transitar sobre aquel Camino Infernal.

Así que, a seguir caminando.


Nota: Todos los artículos de esta web, www.erminauta.com, poseen Copyright. Cualquier uso indebido, como copia, lectura o transcripción similar en cualquier medio, ya sean páginas web, directos en video, videos grabados, o podcast personales en audios, son una fiel violación a los derechos, lo cual es penado por la ley de propiedad intelectual. De todos modos, si desea crear una información a partir de esta, deberá, de manera inexorable, nombrar la fuente, que en este caso soy yo: Nelson Javier Ressio, y/o esta web mediante el link específico al/los artículo/s mencionado/s.
Safe Creative #0904040153804


Recomendados

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!