Dona - Apoya esta Cruzada - Donate.

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Translate this article to:

10/7/18

Visita mi página, "El Hombre de las 101 Mil Caras": https://www.facebook.com/ElHombreDeLas101MilCaras
Mas allá de los conceptos propios y específicos del Kundalini y de la energía que parte desde la base de la Columna Vertebral, hasta llegar a la cúspide, a abrir el tercer ojo, a la Corona, al despertar de la conciencia; dicho despertar de la conciencia, jamás llegará solo, sino que, conlleva una necesidad implícita, y que tiene que ver con la voluntad; con la perseverancia; con la vocación; con el desprendimiento de la percepción errónea, de que lo material y los lujos, es lo que nos va a hacer felices; con el entendimiento de que nuestra estadía aquí en la Tierra, es efímera y a la vez, pasajera y corta; con la comprensión de que, sumado a lo anterior, somos uno con el universo, y sentirlo de esa manera; con el entendimiento de que todos somos dioses, aunque pocos se dan cuenta de ello; con el destino implícito de que, el despertar verdadero, junto con lo anterior, llegará cuando comienzas a ser Dios dentro de ti mismo, es decir, cuando comienzas a liberarte de los egos, es decir, de las bajas pasiones, herencia propia del reino animal, y al mismo tiempo, comenzar a enaltecer las virtudes, y/o a crear nuevas, y conjuntamente con ello, a ser creativo en un amplio espectro del pensamiento, es decir, a crear, lo que sea, pero a crear, ya que, heredamos esa cualidad universal, de ser creativos, tal como lo fue nuestro Universo en sus inicios, y lo sigue siendo hoy en día, pero, para crear, a veces se necesita destruir, y al igual que lo ha hecho siempre, nuestro Universo externo, el Macrocosmos, también debemos hacerlo con el Microcosmos, con el Universo interno, con nosotros mismos, debido a que, tanto el macro, como también, el microcosmos, ambos, en esencia, son lo mismo, y por lo tanto, ese despertar de la conciencia, es como un vendaval de información que fluye por nuestra mente, vendaval que debemos aprender a canalizar de alguna manera, y esa manera, es la creatividad, es nuestro trabajo de ser dioses, es nuestro destino de liberarnos de las hipocresías, del individualismo, del odio, del simplismo y de las banalidades, propios de esa poderosa fuerza sexual que proviene desde la base del Kundalini, para poder llegar a la Corona, es decir que, nuestro Tercer Ojo, el verdadero Despertar, se darán en el preciso momento (momento que puede ser bastante largo, dependiendo de la voluntad, perseverancia y vocación que nos impongamos a nosotros mismos), momento en el que comprendamos, que somos capaces de transmutar, lo que sucede en la base misma, de nuestra Pirámide Corporal, Pirámide esta, con su base o fundamento compuesto de 4 lados simbólicos (4 elementos, es decir, lo material), la cual es la base misma del Kundalini, y poder llegar a transmutar dicha materia, -eso que nos mantiene aferrados a lo meramente terrenal-, hacia lo eminentemente espiritual, y que es el quinto elemento, el Pináculo de la Pirámide, y el cabezal de la Vara de Hermes, el Tercer Ojo mismo, y en términos cerebrales, la Glándula Pineal. Todo lo anterior, es una gran analogía, -u otra manera de ver el ascenso hacia el Despertar de la Conciencia-, a la Estrella Flamígera y el Hombre de Vitruvio, ya que nuestro trabajo, es simple en esencia, pero trabajoso en sus aspectos particulares, porque debemos transmutar 4 en 1, es decir que debemos trabajar para llevar a nuestro ser, desde el "plano" físico, terrenal, básico, y meramente animal (base de la Pirámide, de la Vara de Hermes, del Kundalini, de los 4 vértices inferiores de la Estrella Flamígera) hacia concebir a nuestro ser, en tanto que persona, como una existencia delimitada por lo mental y por lo espiritual, (es decir, el uno, todo lo superior, respecto de lo detallado en el anterior paréntesis), dejando atrás, o al menos, intentándolo, a nuestra herencia animal básica (dejando atrás el 4, a la materia misma).

Cuando logramos lo anterior, comenzamos a crear, comenzamos a comprender al mundo, de otra manera, siempre desde nuestro imperfecto punto de vista, aunque, perfectible, por supuesto. Comenzamos a tomar todo el poder que proviene desde la base misma del Kundalini; esa energía, del "plano" material, ascendente, energía meramente sexual, simbolizada por las dos serpientes enroscadas en la vara o báculo; y tomamos todo ese poder, y lo aprendemos a llevar hacia nuestra mente, transmutando lo que nos hace seres meramente animales, propios del "plano" material, a ser seres de Amor y de Luz, propiamente dicho.

Y no sorprende, que las serpientes enroscadas, sigan un patrón similar a la doble hélice del ADN (ADaN), y ese patrón doble, del ADN, contiene en su constitución morfológica, la esencia del número PHI, la esencia misma del propio Universo, que todo lo impregna, y es la base de nuestra esencia para llegar a obtener el Amor y la Luz, a través de PHI.

Por ello necesitamos ascender, o transmutar la energía de lo material, en energía cerebral, porque, las ideas que aportemos al mundo, podrán transformarse en soluciones progresistas para toda la humanidad, basadas en el Amor, y en la Luz, fundamentado, todo lo anterior, por la Creatividad misma proveniente desde PHI, es decir, desde el Universo mismo. Y dichas ideas que el mundo necesita, no necesitan nombres, porque son ideas destinadas al bien común, y por ende, cuando nos desprendemos de aquellos 4 lados, de las tiranas fuerzas de la materia, de lo material, cuando nos despojamos de la necesidad material y egóica, de llegar a ser ricos, y de esa necesidad de tener todo lo que por nuestro mundo sensible ingresa; porque, lo anteriormente expresado, es propio de la base del Kundalini, de la base de la Pirámide, es propio de los 4 vértices inferiores de la Estrella Flamígera; cuando nos desprendemos entonces, de lo material, seremos seres de Amor y de Luz, siempre comprendidos entre la imperfección que caracteriza a nuestra especie, por supuesto.

Por otro lado, el Despertar de la Conciencia, -la cual es un proceso inciciático, es similar a muchas auto iniciaciones juntas y progresivamente ascendentes, como si fueran incontables chispas mentales una después de la otra, y cada una mas arriba y mas grande que la anterior, o bien, también comparo a aquel Despertar, como un cúmulo extendido en el tiempo, de interminables clics mentales, es como la ocurrencia de varios tipos de frases con una especial y repetitiva semántica, dichas todas y cada una, de manera interna, como por ejemplo: "Ahh, ahora comprendo"-, todo ello, nos hace ver, o mejor dicho, mirar hacia adentro, muchas otras cosas mas, como por ejemplo, el mirar -siempre de manera esotérica-, que, tenemos que vivir pensando en despegarnos de lo animal, tal como decía anteriormente, y comprender a la par, de que tenemos el deber de  transmitírselos a nuestras familias, a nuestros hijos, esposa o esposo, y a todos los demás que podamos, y un ejemplo de esa transmisión hacia los demás, es está Página Web.

Obviamente, que, el alimentar a nuestras familias, el mantener un hogar, el pagar impuestos, etcétera, es decir, el tener que mantener todo lo anteriormente dicho, necesita de un ingreso digno, porque ¡debemos vivir!, y vivir en este mundo, en el que hoy nos toca, dentro del actual tiempo evolutivo; pero jamás el ser humano debe ir por el camino de la vida, con la supuesta creencia, de que la riqueza material, nos resolverá todos los problemas, porque a veces, los problemas, son una construcción mas de notros mismos, y muchas veces, como consecuencia de darle rienda suelta a los egos, es decir, en ese justo momento, en el que, el ser humano, todavía continúa viviendo en la base del Kundalini, en la base "Plana" de la Pirámide, en las 4 puntas de la Estrella Flamígera, etcétera, sin saber, o sin querer realizar el trabajo de transmutar, aquella energía terrenal y animal, en Amor y en Luz. Entonces, cuanto más nos elevamos, cuanto más aceptamos, a cada momento, a nuestros pesares diarios, cuanto mas aceptamos que el sufrimiento es parte de nuestro crecimiento interior, -ya que toda piedra sufre al labrarla-, cuanto mas nos mantenemos tranquilos ante las vicisitudes y ante los sufrimientos internos y de los que nos rodean, y al mismo tiempo, sabemos transmitir a los demás, dicha tranquilidad y aceptación, es justamente allí, el momento en el que nos elevamos, el momento en el que comenzamos a abrir nuestro tercer ojo, o mejor dicho, el justo instante en el que nuestra capacidad de mirar mas allá de lo evidente, se hace patente y real, y es allí, el momento en el que comenzamos a escapar de la Caverna de Platón, es allí, el preciso instante en el que dejamos de ver sombras en la pared, para pasar a mirar los verdaderos objetos o sujetos que proyectan dichas sombras.

Y otro dato más que deseo agregar, en este gran y arduo proceso del Despertar de la Conciencia, es que debemos tomar el impostergable hábito, de recordar nuestros sueños, y no así, el llegar a reprimirlos, incluso, tomar el hábito de ser partícipes activos en nuestros sueños, el llegar a tener los que se denominan, Sueños Vívidos, es decir, y para explicarlo mejor, el despertarnos en el medio de los sueños, debido a algún motivo "x", y luego de ese motivo "x", mantenerse pensando en dicho sueño, y volver a dormirnos, pero ahora, con una diferencia  muy sustancial, con respecto a un sueño "común y corriente", y que es, el ingresar al sueño, el que teníamos antes del motivo "x" que nos despertó, e ingresar de manera consciente, dentro de ese mundo onírico de los sueños, y actuar de manera consciente, dentro de esa energía proveniente desde lo inconsciente, volvernos hacia adentro, introyectarnos dentro de nosotros mismos, y luego, en el verdadero momento de despertar, de levantarnos de la cama, poder analizar y comprender, qué es lo que nos quisieron decir las imágenes que nos mostraron nuestros sueños, interpretarlos, y hacerlos conscientes. Y nunca dejar este otro hábito, -sumado al anterior, de recordar los sueños, y no vivirlos como en este caso-, porque sino dejamos este otro hábito, estaremos inmersos en una maravillosa relación biunívoca, de nuestra conciencia, de nuestro Yo, con nuestros Homínidos y con nuestros Reptiles que llevamos en nuestro Sistema Límbico, esos seres arcaicos, los cuales son los que se dedican, entre otras labores, a construir nuestros sueños de cada día, y debido a ello, debemos entablar una gran relación con ellos, entendiéndolos, traduciendo sus mensajes, hacia el tipo de mensajes que la consciencia entiende, porque nuestro inconsciente, es una parte esencial de cada uno de nosotros, es una parte que sabe todo de nosotros, de manera individual y también colectiva, y que, se yerguen como los seres internos, -y que si bien demandan recompensas propios de ellos, de los egos-, son los que nos quieren decir ciertas verdades propias, verdades estas, que nuestra conciencia, muchas veces, no llega a darse cuenta.

Nelson J. Ressio.


0 comentarios:

All Post: Copyright by Nelson Ressio


Safe Creative #0904040153804

Donar - Donate

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!