Dona - Apoya esta Cruzada - Donate.

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Translate this article to:

15/4/18

En la misa cristiana, en el momento de la Eucaristía, si los fieles supieran la verdad, dejarían de asistir a misa. Pues, si tienes agallas, y una bolsa para vomitar a tu lado, sigue con atención este artículo, hasta el final, y te enterarás de una espeluznante verdad.

Por lo tanto, hecho las aclaraciones previas, resumamos aquí, qué es lo que sucede realmente, en la Eucaristía. En ese ritual, es el momento en el que se come la carne y se bebe la sangre de Jesucristo, de manera simbólica. Ahora, yo me pregunto, en su crucifixión, si la misma existió en la realidad, nadie bebió ni  nadie comió la sangre ni la carne de Jesucristo, por lo que, surge la pregunta, ¿porque hacen ambas en la misa? Pues he aquí una respuesta, la cual te espantará. Prepárate.

Recordemos que Jesucristo fue torturado de mil maneras diferentes, antes de continuar torturándolo al momento de clavarlo en la Cruz. Pues, pensemos en la fisiología del cuerpo de Jesucristo, entre todo ese sufrimiento y el miedo que, como humano, ha sufrido, ante lo que le había sucedido, y mas aún, a lo que le sucedería luego, hasta su propia muerte. En estas situaciones de terror y de sufrimiento, tanto mental como físico, el torrente sanguíneo se inunda de Adrenalina, que es una hormona segregada por el Riñón (o mas específicamente, las Glándulas Suprarrenales), -el mismo lugar en donde le clavaron la lanza a Jesús-, la cual, la Adrenalina, es un perfecto neurotransmisor y un gran acelerador del ritmo cardíaco, es decir, un potenciador natural de ciertas habilidades humanas, además de un rejuvenecedor natural. Pues, en el momento de la constante tortura de Jesucristo, su nivel de Adrenalina en la sangre, estaría en su máximo nivel, y quien bebiera de dicha sangre, sentiría los mismos efectos potenciadores naturales de las habilidades humanas, que en el propio ser al cual se le está sometiendo a una constante tortura, ya sea, física y mental, conjuntamente.

Pues entonces, si bien, en la Cruz, en el momento de la crucifixión, hace 2 mil años, nadie se puso a beber la sangre, ni a comer la carne de Jesucristo (ya que fue a través de su tortura y desangrado al morir), hoy en día, por algún motivo, como parte del ritual de la misa, en la sección de la Eucaristía, pues se realiza una representación simbólica, de comer la carne, a través de tomar la Hostia, y de beber la sangre, por medio de tomar el vino dulce, que esto lo hace, únicamente, el Cura, que dirige el ritual eucarístico. Entonces, el Cura, les hace comer la carne de Jesucristo, a todos los fieles que así lo deseen, con lo que esto simbolizaría la tortura constante, tortura que los fieles le estarían infligiendo a Jesucristo, sin saberlo por supuesto, para que las Suprarrenales de Jesucristo, simbólicamente, segreguen Adrenalina a su sangre, porque luego, el que se toma la sangre, es el Cura mismo, y no así, los fieles. Los fieles, únicamente torturan a Jesucristo, para que Jesucristo sufra de una manera espantosa, de forma física y de forma psíquica, ambas al mismo tiempo, con el motivo oculto, de que el Cura, luego de la tortura, le extrajera la sangre a Jesucristo, (recordemos la lanza clavada a la altura del Riñón o las Glándulas Suprarrenales, en donde se produce la Adrenalina) y el mismo Cura, beberá dicha sangre, para que, de ese modo, obtener las propiedades rejuvenecedoras, desde la sangre adrenalizada  de Jesucristo, gracias a la tortura, por parte de los fieles, que se encuentran dentro de la misa. Por supuesto, que en la misa, es algo simbólico, y que quizás, ni los Curas sepan de esta realidad, pero la realidad del sacrificio humano, y del beber la sangre de alguien que ha sido torturado hasta el límite, es de tiempos inmemoriales, "costumbres" que llegan hasta hoy en día, porque la sangre misma, repleta de adrenalina, es un rejuvenecedor mental y físico, de quien la ingiera.

Los fieles que asisten a la misa, todos los días, o todos los domingos, o 2 o 3 veces a la semana, sin saberlo, están torturando, simbólicamente por supuesto, a Jesucristo, y haciendo que, únicamente, el Cura, sea el que se beba su sangre, y que en la misa es el vino, sangre que fue potenciada por la segregación de la Adrenalina, la cual fue generada gracias a la tortura que recibió Jesucristo, con cada Hostia comida, o bien, por cada pedazo de carne lacerada, por parte de los fieles que van a tomar la Comunión. "La Sangre de Jesucristo, será derramada, para el Perdón de los Pecados". Por medio de este convincente argumento, los fieles, jamás dejarán de asistir a la iglesia, porque al comer la carne de Jesucristo, sus pecados "de la semana", desaparecerán por arte de magia, sin saber que, dichos fieles, son engañados.

La Misa, en definitiva, es un Ritual Sangriento al Dios Pagano del Sol, que hace que sus fieles coman la carne y beban la sangre de un moribundo y atormentado Jesucristo, sin que los fieles tengan la mas cercana idea de lo que simbolizan dichos rituales.

Yo me pregunto nuevamente, ¿quien o qué, comió/laceró la carne de Jesucristo antes de la Crucifixión? Y la respuesta es la siguiente, la cual es la representación misma, del proceso de tortura, previo a la crucifixión. Y por supuesto, debo realizar la otra pregunta obvia, ¿quien, o qué, se bebió la sangre de Jesucristo, luego de que lo torturaran, por medio de comer/lacerar su carne, mientras su espíritu y su mente se atormentaban, para rellenar su torrente sanguíneo de Adrenalina, esa hormona de la juventud e inteligencia, para que otros se la bebieran?, y la respuesta es... solo unos pocos jerarcas, para el perdón de los pecados de toda la humanidad! Si, claro... simples pretextos engañosos de los chupasangre.

Los que asisten a misa, deberán replantearse lo que están haciendo, o al menos, no creer en estas palabras, sino que, ir mas allá con sus mentes, e investigar por ellos mismos, todo lo expresado aquí, porque, sin saberlo, los miles de millones de fieles de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, repartidos por todo el planeta, están asesinando a Jesucristo, con cada vez que asisten a misa, pero, no sin antes, hacerlo sufrir por largas horas, mordiendo su cuerpo, hasta que no se llegue a diferenciar, la carne de su sangre; y allí, es donde entra el Cura, a beber la sangre adrenalizada de Jesucristo, de manera tal, de aumentar su longevidad y su capacidad mental. Todo esto, por supuesto, de manera simbólica, porque, de seguro, la mayoría de los curas, no tendrán ni idea a este respecto, pero, el verdadero trasfondo, es real, y fue hecho desde siempre, desde tiempos inmemoriales, por diversas culturas, y el Catolicismo, no se ha salvado de ser una excepción a la regla.

El Catolicismo, es el verdadero Satanismo, y sus fieles, totalmente engañados, asisten como ovejas a asesinar a su pastor, y para repetir el Ritual Sangriento del Dios Pagano del Sol, una y otra vez, para que, dicho ritual, vigorice; pero no a los fieles, porque los fieles solo son utilizados como meras alimañas descarnadores, con el oscuro propósito de torturar, y de lacerar, y de hacer sufrir, en este caso, a Jesucristo; entonces, no a los fieles, sino que, a los Curas, y desde ellos, hacia arriba en la jerarquía eclesiástica, hasta llegar al mismísimo Papa, quienes son los que reciben toda la energía de la sangre babeante, y desparramada desde las incontables bocas enrojecidas de los feligreses de todo el planeta, como cuales Zombies, atacando, atormentando y luego devorando a su presa, y que en este caso, es Jesucristo. Los fieles no se vigorizan en ningún aspecto, porque solo comen la carne, la Hostia. Los que se vigorizan, son los que beben la sangre atestada de la hormona llamada Adrenalina. Todos los fieles del planeta, están siendo utilizados para vigorizar a los jerarcas del Vaticano, mientras los fieles, continúan siendo simples ovejas, como simples animales, porque el simbolismo de comer carne cruda, es un simbolismo puramente representante del mundo animal y carroñero. Los fieles, solo sirven para un solo propósito, y que es el de darle poder, a toda la jerarquía eclesiástica mundial. Recordemos los casos de pedofilia de la Iglesia Católica, y ampliemos nuestra mente a este mismo tema, y veremos mas allá de lo evidente, porque veremos que, desde la antigüedad, hasta la actualidad, se continúa con el proceso eucarístico, aplicado a los niños, y en privado, dentro de muros "santificados", para obtener energía de su sangre. ¿Porque piensan que algunos eclesiásticos son tan longevos? Busquen por si mismos, si tienen dudas sobre estas palabras.

Entonces, no olvides de ir a misa... si es que te quedaron las suficientes agallas. No olvides rezarle al Dios del Catolicismo, si es que ahora, confías en Él... o bien, en su existencia.

Nelson J. Ressio.

0 comentarios:

All Post: Copyright by Nelson Ressio


Safe Creative #0904040153804

Donar - Donate

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!