26/2/14

El alma, una de las más grandes incógnitas desde que el ser humano tiene uso de razón. ¿Que es el alma? En un intento por responder a esta pregunta desde un punto de vista científico, he llegado a la conclusión detallada en este link. Pero, mas allá de lo que en dicho artículo explico, o sea, mas allá de que podemos concebir la existencia espacio-temporal del alma -y del cuerpo-, gracias al entrelazamiento cuántico, -explicado también en dicha publicación-, voy a pensar en otro punto de vista para concebir la existencia del alma, es decir que voy a entenderla desde un punto de vista basado en la transitividad Causa-Efecto.

Pensemos. Como absolutamente nada es increado en el universo, nada existe por si mismo, nada se manifiesta sin tener un génesis, nada, absolutamente nada en el universo pasa desapercibido ante los ojos de la creación, aquella transitividad de la que hablaba mas arriba, es pasible de que ocurra una y otra vez sobre todo objeto compuesto por energía o por la aglutinación de ésta en lo que se le ha dado en llamar: materia.

Dicha transitividad, merece nuestra atención, debido a que, como recién expliqué, respecto de que nada es increado, todo ente creador es el génesis de algo más que le sucede (y creado por lo que lo precede), es decir, si nos remontamos a la teoría del origen del universo, el infinito, frío y oscuro, repleto de Cuerdas o Branas, fue el creador de la Sopa Primordial, una viscosidad plasmática repleta de partículas esenciales, denominadas Quarks y Leptones, las que a su vez crearon otras partículas mas complejas denominadas Protónes y Electrones, que a su vez crearon los Fotónes (partículas de Luz), para pasar luego a la creación de los átomos, y así sucesivamente, en un constante colisionar a la velocidad de la Luz, aquellas partículas esenciales y primordiales dieron un gran paso genético, hacia la creación de la materia, y por consiguiente, hacia todo lo que percibimos con nuestros sentidos (y a veces algo más) como seres resultantes de aquella creación primaria. Por tales innegables ejemplos, a la vista de todos, nada es increado y todo es creador de algo más. El Universo... nuestro Universo... tiene como principio fundamental para que sea lo que hoy es, el de ser creativo, desde la Gran Causa primigenia hasta cada uno de sus efectos... y por ende nosotros, la Humanidad. Esa creatividad es transitiva desde el mismísimo comienzo de todo... y del Todo. Y el Todo nos lo ha legado como una manera de que la creación no haya sido en vano, sino que se mantenga por toda la eternidad. Todo lo creado, también tiene el sello de la creación y por ende es creativo... es creador. Esa transitividad que nos viene desde que se hizo la Luz, también es nuestra.

Pero, no solo somos creadores a través de nuestros pensamientos y de nuestros actos en respuesta a aquellos, sino que también somos los creadores de nosotros mismos, somos los que moldeamos nuestra realidad externa, pero también somos los creadores de nuestra realidad interna. Aquella transitividad es la que nos lo ha ordenado por simple naturaleza evolutiva.

Ahora bien, respecto de nuestra realidad interna, -ya que de la externa, en mayor o menor medida, todos tenemos una buena idea de como crearla-, nos iremos refiriendo a lo que mencioné al principio, y que, por supuesto, es la razón de ser de esta publicación. El Alma, ese concepto milenario, acuñado por muchas religiones de todas partes del mundo, ese Alma, esa posible substancia que nos hace ser lo que somos, debido a que cuando nacemos, o cuando morimos, el Alma aparenta no estar presente, o al menos, no estar conformada o aglutinada como un Ser dentro de nuestra existencia, con lo cual, la idea de que el Alma es creada por cada uno de nosotros, -gracias a aquella transitividad proveniente desde la Creación-, es la idea que más me convence a la hora de tratar de quitar el velo de uno de los enigmas mas grandes que la humanidad tenga memoria.

Entonces, como efectos Creadores que somos, con todas las de la ley, provenientes desde la Causa Creadora primigenia, y aunque nacemos sin un Alma definida y sin cohesión entitativa, es decir, sin un orden que le dé su razón de ser a este proto-Ser dentro de nuestro interior, dentro de nuestra psique; en el transcurso de nuestra existencia física, dependerá de nosotros, si respetamos aquella transitividad, para ser los creadores de nuestra Alma. Pero, ¿como hacemos para crear nuestra Alma sabiendo a ciencia cierta que somos innegables creadores por herencia? Y la respuesta se encuentra guardada dentro de cada uno de nosotros, como el mayor de los secretos que la humanidad ha poseído jamás. Y los únicos que sabremos y que podremos descubrir la manera justa de transmutar aquel proto-Ser, sin entidad definida, en un verdadero Ser, incorpóreo, inmaterial, trascendental, energético, entitativo, y siempre receptivo a que le demos existencia por medio del poder de crear... somos cada uno de nosotros.

De la misma manera de que somos artífices de nuestro propio destino, y como tal, el destino es meramente externo a nuestra existencia corpórea, también somos los artífices, los creadores de nuestro interior incorpóreo y psíquico... es decir, que somos los creadores de nuestra Alma (o nuestro Alma).

¡¿Pero, como creamos el Alma para que, luego de nuestra muerte, ésta trascienda por sobre nuestra propia y corta existencia corporal?! Ni mas ni menos que con la inherente manera de pensar de la que todos somos acreedores. No existe otra vía de modificar nuestro interior, de transformar aquel proto-Ser en nuestra Alma a futuro, que por la acción creadora de nuestros pensamientos, y durante todo el transcurso de nuestra vida. El pensamiento es, en esencia, lo mismo que aquella sopa primigenia creando nuestro universo, es decir que, si nosotros pensamos en ser creativos, interna y externamente, estaremos imitando la gran mente del Todo, estaremos jugando, con todo derecho, a ser dioses, estaremos siendo artífices de nuestra propia trascendencia, es decir que, estaremos preparando y definiendo a aquel proto-Ser, para que luego de nuestros años dedicados a ser creadores, el nuevo Ser inmaterial, transmutado por nosotros a partir del proto-Ser, y residente dentro de nuestra psique, nos trascienda como una unidad homogénea, cohesionada y con entidad propia, capaz de formar parte de una mente -o Alma- aún mas grande... de un Alma o Mente Universal.

Pero, retornemos a la idea y a la pregunta central de esta publicación, y que es, ¿de que metodología o procedimientos, provenientes del pensamiento, nos valemos para crear nuestra Alma? ¿Como creamos un nuevo Ser dentro nuestro, para que éste nos trascienda en el momento de dejar nuestro envoltorio material? ¿Que herramientas utilizamos para ser Creadores de nuestro interior?

Y las respuestas a esas tan difíciles preguntas, -debido a su relación con el tema tratado aquí-, van en dirección y sentido perfectos a un solo concepto: autoconocimiento. Por intermedio de éste concepto, tan necesario en la humanidad actual, tendremos la posibilidad de crear nuestra Alma, pero, ¿en que consiste el mencionado concepto de conocernos a nosotros mismos? ¿De que manera lo fragmentamos en varias actividades, para que las podamos llevar a cavo fácilmente? 

Pues, las actividades aplicadas para nosotros mismos, -y por nosotros mismos-, que tenemos que llevar a buen puerto, para ser los creadores efectivos de nuestra Alma, de nuestra trascendencia, de nuestra inmortalidad, desde mi punto de vista, son las siguientes:

En primer lugar, debemos llevar una vida de intraversión, es decir que debemos estar permanentemente conscientes de nuestros actos, realizados y por realizar, debemos recordarnos siempre a nosotros mismos en situaciones anteriores, debemos viajar en el tiempo, hacia atrás, -ya sea durante un segundo o durante 20 años-, para mirarnos a nosotros mismos en tal o cual situación pasada, y por ende, recordar de que manera respondimos a tal evento en el que estuvimos inmersos. En resumen, tenemos que formar el hábito diario, de que, al final del día, nos recordemos a nosotros mismos, -al menos en el día que transcurrimos-, en tal o cual situación de la que fuimos partícipes, como si fuéramos una visita invisible, de nosotros mismos hacia nosotros mismos, -desde un hipotético futuro-, con el objetivo de observarnos, desde la perspectiva en tercera persona. Con esto estaremos examinándonos de una manera mas objetiva, nuestra propia subjetividad pasada.

En segundo lugar, un ingrediente más para crear nuestra Alma (o nuestro Alma), con el objetivo puesto en ir dándole entidad a ese proto-Ser que nos trascenderá luego de la desaparición de nuestro cuerpo material, es el que le prestemos atención a nuestros sueños. Nuestros sueños tienen mucho que decirnos respecto de nuestra vida de vigilia, pero se encuentran tan relegados en el conjunto de quehaceres dentro de nuestra conciencia, que simplemente no somos capaces de recordarlos al momento del despertar, o bien, ni siquiera tenemos la intención de hacerlo, lo cual es mucho peor que querer recordar y no poder. El ejercicio de recordar los sueños es como todo, un hábito que se logra diciéndole a nuestra psique consciente, justo antes de dormir, que necesitamos recordar nuestros sueños con los mayores detalles posibles. Esta orden que le damos a nuestra conciencia, es algo similar a cuando nos debemos despertar muy temprano al otro día, y nuestro inconsciente se entera de ello debido a nuestra necesidad, que es la de levantarnos temprano. Dicho y hecho, o mas bien, pensado y ordenado, al otro día nuestro cerebro nos despertará sin mas reloj que el biológico, a la hora programada la noche anterior. Bueno, lo mismo sucede con el hábito diario, de programar a nuestra psique, que al despertar recordemos lo que hemos soñado, y con el mayor detalle posible. Y algunos se podrán preguntar lo siguiente: ¿y para que necesitamos recordar lo que soñamos? Pues, yo les respondo, por el simple hecho de que el inconsciente; el lugar de nuestra psique donde se guardan todo tipos de eventos, los pasados (recuerdos), los presentes (eventos con alto contenido emocional) y hasta los futuros (leer aquí y aquí); ese inconsciente, es, de los tres estadíos psicológicos (el Yo, el Super Yo y el Ello) el que más nos conoce por dentro, y desde que nacemos. Es el que ha guardado todo tipo de eventos, con lujo de detalles, desde el día en que estábamos en el vientre materno hasta el presente (y también desde el futuro - ver links superiores). Pero este inconsciente tiene algunos problemas de comunicación, para con nosotros, para con nuestro estado consciente, pudiéndolo hacer especialmente mediante los sueños. Es por ello que debemos estar atentos y programarnos para poder recordarlos, ya que los sueños, ese mundo onírico repleto de imágenes simbólicas, son, ni más ni menos, que una recomendación por parte "del que sabe", de nuestro inconsciente, de que debemos cambiar algo en nuestra vida. Pero, el tema es saber interpretar dichas imágenes arquetípicas, tema que se escapa a esta publicación, por lo que para ello, les recomiendo que lean el libro, "El hombre y sus Símbolos" de Carl J. Jung.

En tercer lugar, y en una relación estrecha con lo escrito en el párrafo anterior, existe un ejercicio mental, que particularmente, y al igual que todos los anteriores, vengo realizando desde hace muchos años (desde que tenía 14 o 15 años aproximadamente) y que es la de ser partícipes conscientes de nuestro mundo onírico, de vivir conscientemente dentro de los mundos simbólicos creados por el inconsciente, de vivir dentro de nuestros propios sueños. ¿y como realizamos esto? Pues, ello se logra en el preciso instante en el que nos despertamos en medio de un sueño, instante justo en el que la consciencia gana terreno hacia lo profundo del Ello, pero, en lugar de despertarnos, lo que hacemos es lograr "abandonar" ese pequeño estado de vigilia para ingresar, -con nuestros pasos conscientes-, al mundo onírico de los sueños, pero, gracias a que, por un instante, la consciencia ganó terreno psicológico dentro del universo inconsciente, -o bien dentro del pre-consciente-, pudimos dormirnos nuevamente y retomar nuestro sueño en ese estado entrecruzado, entrelazado de consciencia e inconsciencia. A partir de ese preciso instante, una parte de nuestra consciencia se encuentra dentro de una parte de nuestra inconsciencia, la cual se encuentra con un "mensaje" para nosotros (o sea el sueño), cuyo destinatario es nuestro "Yo", dentro del cual -dentro de ese sueño- hemos podido ingresar con una buena dosis de consciencia para poder tener una cierta libertad de acción y de decisión dentro del simbolismo arquetípico creado por el Ello, o sea por el inconsciente. Hemos, literalmente hablando, accedido dentro de nuestro sueño, y hemos podido ser parte consciente de él. A esto se lo llama: Sueños Vívidos, y es otra de las importantes cosas a tener en cuenta para poder crear nuestra Alma y llegar a darle entidad para cuando llegue el día de su liberación.

En cuarto lugar, otro aspecto que debemos tener muy en cuenta para ese gran trabajo que es el de crear nuestra propia Alma, es la de incentivar la curiosidad en nosotros mismos. La mencionada virtud es clave a la hora de incluir nuevos conocimientos a nuestra mente sedienta, es la base de algo mas grande que la curiosidad en si misma, y que son las preguntas. La curiosidad, -aunque algunos dicen que mata-, es fundamental para obtener respuestas y de esa manera acrecentar nuestra sed de sapiencia. La curiosidad genera preguntas, las preguntas reclaman estudios e investigaciones de nuestra parte para que aquellas sean respondidas, y por ende, las respuestas, vigorizan nuestro saber. Y si por la curiosidad deberemos morir... pues moriremos, no sin antes haber creado nuestra Alma.

En quinto lugar, debemos pensar en que el Alma deberá tener una razonable homogeneidad, y sin irme al terreno corporal o material, deberá tener un cierto nivel de cohesión atómica consigo misma, para que esa entidad que supimos crear durante el transcurso de toda nuestra vida; -mediante la aplicación de los pasos anteriormente detallados- y a partir de aquel proto-Ser interno; no se desbarate en el intento y desaparezca junto con nuestro cuerpo material. Entonces, no solamente el de ser los creadores de nuestra propia Alma es la misión principal que tenemos dentro del universo, sino que también, la de mantenerla con una alta cohesión atómica entre su esencia constitutiva, y que es éste, el último de los objetivos. ¿Y como lo hacemos? ¿Como mantenemos o conformamos a nuestra Alma, como si fuera una entidad indivisible y definible? Bueno, como sabemos, los pensamientos y recuerdos guardados tanto en el consciente como en el inconsciente, que en conjunto conforman todo lo que somos, no es más que energía fluyendo por un medio que es nuestro cerebro, y esa energía -compuesta por átomos- tiene masa, y esos átomos -compuestos por Electrones, Protones y Neutrones- tienen masa, y a su vez esos Electrones, Protones y Neutrones -compuestos por Quarks y Leptones- tienen masa, y a su vez dichos Quarks y Leptones -esenciales de la materia- son los que verdaderamente conforman dicha masa, por lo tanto, aquella homogeneidad requerida para que nuestra Alma no se desbarate dentro de la Gran Mente del Todo, deberá ser una realidad casi absoluta, con el simple hecho de masificar nuestros pensamientos y recuerdos, es decir, el aportarles masa a nuestros procesos mentales, con el objetivo de que los campos de atracción, provenientes de la propia naturaleza universal, hagan lo suyo con aquel proto-Ser devenido en Ser, o sea, que el campo que conforma la materia, tenga una pequeña ingerencia sobre nuestros pensamientos masivos, con el propósito de mantenerlos siempre unidos y relacionados entre si, tanto a los provenientes del consciente como los del inconsciente. Pero, con el objetivo de que nuestros pensamientos tengan masa, de que nuestra Alma -al crearla- tenga la masa suficiente para luego trascender a nuestro cuerpo, es necesario generar, durante toda nuestra vida terrenal, la suficiente cantidad y calidad de recuerdos, de saberes, de estudios, de intuiciones, de pensamientos, de razonamientos, de sentimientos, de virtudes, de actitudes trascendentes, de legados inestimables, etcétera, con el objetivo de que, a mayor cantidad y calidad de todo lo recientemente descrito, la homogeneidad de nuestra psique, de nuestro Yo, de nuestra Alma, sea tan masiva, tan cargada de energía, tan repleta de átomos, tan infinitamente circundada de partículas masivas de todo tipo, que, en conjunto con aquel campo de atracción proveniente desde la mismísima Creación, nuestra Alma, nuestra nueva esencia ante los Ojos del Universo, nuestro último nacimiento hacia la inmortalidad, nuestro pase a ser parte esencial y eterna dentro de la Mente del Todo... sea una realidad.

En sexto lugar, y para agregar una manera más con el objeto de ayudar a construir nuestra Alma, se encuentra la meditación habitual a solas y en silencio, aunque sea por diez minutos diarios, pero la meditación, ese desconectarnos con todo lo externo, el predisponer nuestra atención, nuestro foco mental, hacia nuestro interior, a estar atentos a algo tan "simple" como nuestra respiración, a nuestros latidos cardíacos, a sentir cada músculo de nuestro cuerpo, a repeler todo suceso externo que nos intente extraer desde el "centro de la tierra", a repeler todo pensamiento que nos quiera desconectar de todo lo anterior... esa meditación habitual, es fundamental para reforzar la homogeneidad de nuestra Alma, ya que con este ejercicio, no estamos pasivos, todo lo contrario, estamos atentos a nuestro propio cuerpo físico y psíquico, generando un vendaval de conocimientos al respecto, y a mas conocimientos, mas masa, y a mas masa, mas homogeneidad del Alma, sin que ésta llegue a tornarse con características corpóreas.

Por todo lo anterior, concluyo, desde mi humilde punto de vista, que al Alma la debemos construir desde que tenemos uso de razón, por medio de procedimientos iguales o similares a los detallados en los párrafos superiores, con el agregado de un objetivo muy especial que es el de romper con el interminable ciclo de la reencarnación, es decir que, llegaremos a crear nuestra Alma de modo de poder ser parte eterna de la Mente Universal, no así, de un nuevo cuerpo material. El Alma no existe de la nada, sino que se la construye con el pasar de los años. Una mente dominada por el mundo light, banal, superficial, individualista, hipócrita, ególatra, consumista, dependiente de otros, externalizada por el mundo multimedial, y un gran etcétera, no podrá jamás ser creadora del Alma que hará trascender su existencia hacia la eternidad. En cambio, una mente altruista, dedicada a los puntos nombrados en los párrafos superiores, -y aún más-, a resaltar sus propias virtudes y a dominar sus pasiones, al final de su vida corporal, de seguro habrá tenido la certeza de que el seguir los pasos de la mismísima creación, de haber sido un Creador, su Alma vivirá para siempre... lograremos convertirnos en Seres inmortales.


0 comentarios:

Etiquetas (ordenadas de mayor a menor relevancia)

Autoconocimiento Conciencia Sociedad Dios Introspección Razón pura Extraterrestres Dogmas Religiosos Empatía Fanatismo Entrelazamiento Cuántico Libertad Creación Evolución humana Inconsciente Física Cuántica Nuevo Orden Mundial Sentimientos Vaticano Evolución Humildad Creencia Existencia Corrupción Diosa mercado Hipocresía Iglesia Católica NWO Libre albedrío Verdades Adversidad Falsa Bandera Lógica Psicología Comunicación Exobiología Humanismo Iglésia Católica Jesucristo Símbolos Universo Dogmas Egregor Guerras mundiales ISIS Introversión NSA Papa Francisco Políticos Racionalismo Seguridad de la Información Soberanía Nacional Ciencia Creacionismo Deismo Diablo Fe Genocidio Infierno Benedicto XVI Biblia Estado Islámico Estados Unidos de América Gestión del conocimiento Macrocosmos Microcosmos NASA Ordo Ab Chaos Oscurantismo S.O.P.A. Software espaciotiempo Actuación Anonymous Campo Místico Mórfico Casting Concordia Contradicción Cristina Fernandez de Kirchner Divide y Triunfarás Escuelas de Ideas Extraversión Gobierno único Ideologías Iluminismo Inconsciente. Inmortalidad del Alma Internet Mente colectiva Naturalismo Neoliberalismo OVNI P.I.P.A PRISM Palabra Percepciónes Política Rayo Vaticano Reptilianos Rusia Sentidos Teoría de Cuerdas Terrorismo Tiempo UFO Ufología Velocidad de la Luz Yo Cuántico Annon Anunnaki Apóstoles Argentina Atentados Cerebro Computación Cuántica Consciencia Cuerpo Cónclave Egos Ello Cuántico Emisor Entidad Biológica Extraterrestre Fin del Mundo Futuro Habeas Data Jorge Bergoglio Kirchnerismo Leonardo Da Vinci Luz del Conocimiento Mecánica Cuántica Mediocridad Nelson Ressio Poderes económicos Politica Preservación de la especie Programador Receptor Regresión Evolutiva Religiones Sede Vacante Sincronicidad Siria Sistema Financiero Sistema Límbico. Conciencia Soberanía Tecnológica Supercomputación Tecnologías de la Información y las Comunicaciones Violencia virtual Vuelo MH370 infinito 11/9 ADN Alienigenas Aliens Argentinidad Arquetipos Barack Obama Big Bang Boeing 777 Burbuja de Urdimbre CIA Campo Vibratório Capital Humano Catolicismo Cerebro Reptiliano Charles Darwin Conectar Igualdad Counter Strike Cristo Edward Snowden Egipto El número 11 El número de la Bestia 666 El que Porta la Luz Especie humana Estado Laico Eva Fanatismo político Filosofía hermética Globalización Homo Sapiens Sapiens Ideales Islam Libertad de Expresión Lucy Luna Maldad humana Marte María Magdalena Mente Mesa de Ayuda Motivación Muerte Noosfera OTAN Parapsicología Priorato de Sión Raza humana Refugiados René Descartes Selección Natural Sexo Sumeria Sumerios Tautología Televisiosis Teoría de Branas Teoría del caos Unificación Mundial Viajes en el tiempo Vida Yo. Super Yo Zecharia Sitchin aprendizaje docencia sociedades iniciáticas 6EQUJ5 777 9/11 ARN Administración de Centros de Cómputos Adolf Hitler Africa Albert Pike Anomalías lunares Antiguo Testamento Buscador Web Business Intelligent Caduceo Campo Cuántico Carl Sagan Charlie Hebdo Coran Cricifixión Decoherencia cuántica Deja Vú Dios del Amor Disney Django Dogmas científicos Domo de la Roca Duda ESA Economía del futuro Ecuación de Drake Educación El número 3 Elocuencia Energía eléctrica Ensayos Entes Ideológicos Espiral Cósmica Estrella de la Muerte Evolución de las computadoras Exoplanetas Filosofía Fronteras nacionales Fundamentalismo GTA San Andreas Genética Gilgamesh Gnosis Génesis Hermes Trismegisto Historia de la computación Hombre de Vitrubio Ignorancia Colectiva Illuminati Imitatio Christi Implantes de chips en humanos Inclusión Digital Indeterminismo Individuación Inteligencia Inteligencia Artificial Intuición Iran Iraq Jesús Juego de la Copa La Proporción Áurea Laicidad Libertad de Culto Librepensamiento Libro Logos Lucifer Madre mitocondrial Magnicidio Masonería Mente sobre materia Mentira Motor de Curvatura Multiverso Mundial 2014 Nibiru Nostradamus Nueva Guinea ONU Orden del Temple Organización Mundial de la Salud Orion Paraíso Pirámides Planeta Planeta X Populismo Preconsciente Presidente Prix Ars Electronica Collide Proporción Divina Pseudociencia Pseudoreligiones Quentin Tarantino Realidad Virtual SETI Santas Escrituras Santo Grial Singularidad Tecnológica Sistema Nervioso Sombra Sueños Superelocuencia Templo de Salomón Tercera Guerra Mundial The Egregor Meter Project Tierra Unión Vara de Hermes Violencia escolar Vuelo MH17 WWW World Trace Center YHWH alumno colonialismo esoterismo gato de Schrödinger sistema solar 666 ATLAS Abel Acacia Adan Adoctrinamiento Adopción Adán Afghanistan Agrupaciones sociales Akash Alegorías Alfa Centauro Alfa Draconianos Alien Alimentación Humana Alunizaje Alzheimer Alá Amway Anarquía Anatolia Angel Investors Annon y la Cárcel de Cristal Antimateria Apollo 11 Apoteosis Aprendiz Ararat Arca de Noé Arca de la Alianza Arca del Pacto Arquitecto Universal Asia Aston Martin Astronautas Atlantida Atlántida Aulas digitalizadas Australia Austria B2 Babilonia Ban Ki-Moon Banana Baphomet Big Ear Bilderberg BioInformática y Proteomica Blue Book Project Bondad humana Bonnie & Clyde Buda Burbujas de Urdimbre Bérenger Saunière CERN CIO IT Cancer Caos Capilla Sixtina Carnes procesadas Cataros Catedrales estilo Gótico Caverna de Platón Caín Centro derecha Centro izquierda Change.org Charlie-Hebdo Christoph Waltz Cibera Cicada 3301 Cinturón de Van Hallen Clemente V Clitoé Cluster NGC 6611. Very Large Telescope Codex Gigas Coliseo Collide @ CERN Colonización Compras Conocimiento Conquista Conspiración de la Pólvora Constantino Continuidad de Negocio Control Control de Gestión Corporativización de los estados Corridas de motos Creutzfeldt-Jakob Crisis Hipotecas 2008 Crisis bolsas China 2015 Cuatro Elementos Cuentas corrientes Cumbre de Innovadores Linz Cyberseguridad Cárteles Células Cúpula lunar Dan Brown Daniel Scioli David Icke Demiurgo Desechos Determinismo Deuda Soberana Diada Diluvio Dimensiones Dinero Virtual Dios ha muerto Discriminación Distribución de alumnos Día de la bandera Día del Maestro EBE ERP Economìa del Futuro Efedrina Egoismo El Caso Belga El Mago de Oz El Mayor Secreto El Nacimiento de Venus El número 23 El número Phi Ello Empresario Empresas Enigmas Enki Enoc Enrico Fermi Envidia Epigenética Epigénesis Erminauta Eros Escuelas Eslabón Perdido Espiritualidad Estado Vs. Corporaciones Estrella Flamígera Estrella Negra Estructuras lunares Eterna Recurrencia Europa Evangelio de Judas Evangelios apócrifos Experimento de la doble rendija Explorador RBS Expurgaciones Extrema derecha Extrema izquierda F117 FBI Facturación Familia Faul Faye Dunaway Felipe IV Feminismo Fi Film Fondos Buitre Fotografía Fragata Libertad Francia Galaxia Gangsters Gestación Gestión de Riesgos Gigantes Giuseppe Mazzini Gliese 581 Global Conciousness Project Gobierno Corporativo Gobierno estatal Grecia Greg Hodowanec Grises Grudge Project Grupos de choque Guillermo de Tiro Guy Fawkes Gótico Hacia la Libertad financiera Helena Blavatsky Hercolubus Herejía Hoguera Hollywood Hombres de Negro Homosexualidad Houston Hubble Telescope Hugo de Payns IRAS Imperialismo Impunidad Independencia Indiegogo Infiltrados Información Informe OVNI desclasificado Inquisición Interferon Intermundos Intolerancia Intraversión Inversores Angeles Ironía Socrática JFK Jacques de Molay Jerusalen Johannes Kepler John Fitzgerald Kennedy Judas Iscariote Jules Verne Julian Assange Julio Verne Kebra Nagash Kepler 186f Kepler Spacecraft Kolbrin Kundalini Kuru Kybalión LHC La nueva Economìa La Última Cena Lanatta Lealtad Legión Lehman Brothers Leo Taxil Leonardo Di Caprio Letra Canción Letra G Libertinaje Libreto político Lienzo de Turin M16 MI6 Machismo Madre Shipton Maestro Mahoma Majestic 12 Manejo de Argumentos Manhattan Project Manuscrito Voynich Marc Larmenius Matemática Materia Mauss Maussilla Studios Melek Taws Men in Black Menelik I Mensaje Merovingios Mesopotamia Messier 16 Meteorito en Rusia Metáforas MiBs Mickey Mouse Miedos Miguel Ángel Buonarroti Misiles Tierra-Aire Misión Mitocondrias Moises Monada Monólogo Morza Naciones Unidas Narcotráfico Nave espacial en la Luna Nebulosa del Águila. Universo Nefilim Neocortex Nephilim Nerón Nerón del Siglo XXI Neuralizador Nickelodeon Nikola Tesla Noocracia Noruega Nous Divino Novela Nuevo Paradigma económico Nuevo Testamento Numerología OMS OOTTAEERR ORB Omnividencia Orden Originalidad Orión Oro Oscars 2017 Ouroboros Pacificación Paganismo Panspermia Paradoja de Fermi Paradojas Paraiso Paro General Parravicini Partidos políticos Paul Paul Mccartney Paul is dead Paz Pechos Pedofilia Película Pentalfa Percival Lowell Perfectibilista Personalidad Petróleo Pilares de la Creación Pirámides de Egipto Pirámides de México Pobreza Policíal Políticas de Cookies Poseidón PrP Premio Nobel de la Paz Principio de la Femineidad Prión Probabilidad y Estadística Procastinación Profecías Profetas Project SNOWBIRD Propaganda gubernamental Protocolos de los Sabios de Sión Psy Ops Puente Lunar Punto Infinitesimal Quintaesencia RFID RV Radiotelescópio Rap Rayos Cósmicos Rayos Gamma Reciliencia Redes Sociales Reglas de Inferencia Reina de Saba Remote Vision Renacimiento Rennes-le-Château Reserva Federal Resurrección Retrorreflexión Revelación Divina Revolution 9 Rey Salomón Ritmo Circadiano Roma Ronald Reagan Roswell SIDA Sagrada Familia Sahra Sanctasantorum Sandro Boticelli Saqueos Schilaci Search Engine Secularidad Selección Artificial Semillas de Svalvard Senos Serpiente Sesgo Cognitivo Set Shostak Señal Wow Shar Sibera Silencio Silencio Herméico Simplismo Sindicalismo Sionismo Sirios Sirtuinas Sistemas de Gestión Sociedad Thule Sociedad de la Niebla Sociedades secretas Solsticios Sophia Squilacci Star Wars Stock Supermáquinas Superordenadores Superpoblación Suplementos Sábana Santa TR-3 Black Mantha Telescopios Teorías de la Conspiración Test de Turing Testamento Tetrada The Beatles The Martian Transcripción Transformers Turkia Táblas de la Ley UN URSS Ucrania Una Espeluznante Acción a Distancia Universidad de Princeton Ut-Napishtim V de Vendetta Ventana Ventas Verbo Via Láctea Villanos Virtudes Virus Visión Remota Vladimir Putin Votos Warren Beatty Web Crawler William Campbell William Carr Yazidis Zona de Confort e-learning enseñanza exoterismo mujeres racismo ¿Quienes Somos? África Árbol de la vida Área 51 Época medieval Éxodo Óptica
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!