9/11/13

¿Que hubo, antes de que el universo existiera como hoy en día lo percibimos por medio de nuestra ciencia e infinidad de especulaciones teóricas? 


En aquel punto oscuro e infinitesimalmente pequeño llamado "Singularidad", una millonésima parte de un segundo antes de que se comenzara a formar la Sopa Primigenia; aquella viscosidad plasmática conformada por energía de partículas pesadas llamadas Quarks y Gluones; existía el mismísimo Infinito, o lo que algunos denominan, el Todo Incognoscible, la Gran Causa, desde el cual, aquel punto infinitesimal, comenzara a conformarse a partir de la nada. ¿Desde la nada? Pero, ¿de que manera, algo como, ese punto, esa "estrella negra", ese agujero negro infinitesimal, pudiera crearse de la nada? Es evidente que la mismísima lógica silogística no tendría injerencia en la respuesta tautológica a la anterior cuestión. 

Entonces, ¿de que manera podemos analizar al infinito sin tener que sucumbir en una crisis lógico-existencial en el intento?

Pues, desde mi humilde e "infinitesimalmente pequeño punto de vista", el infinito no es para nada... la nada. Y deberé probar lo que digo de una manera que se pueda entender, tanto desde mi punto de vista, como desde el del lector.

A toda creación, sin importar su origen y característica, la precede un creador, ya sea éste, una persona, un ente pensante (un software o un robot) o bien, un proceso Causal proveniente de la propia naturaleza. De esto estamos de acuerdo. Nada es increado, por lo que todo lo que existe tiene una Causa originaria que lo precede.

Ahora bien, antes de aquel punto de inflexión infinitesimal, antes de que se formara la viscosa sopa primigenia, un instante antes de aquello, tubo que existir algo que "llenara la olla con los ingredientes necesarios, y encendiera la hornalla". Pero, ¿que o "quien" fue el Proceso o el "Ser" Cocinero que movió los hilos del infinito para que el Todo comenzara? La respuesta, desde mi óptica, es sencilla, y es la siguiente: 

El frío infinito, sabiendo muy bien que sería imposible imaginárselo como un entorno caliente y con límites, no es mas que un cumulo interminable de energía creadora -agrupado en Cuerdas o en Branas, dependiendo de ciertas teorías-, en constante "distracción" y mayoritariamente  sin interacción mutua; la cual, dependiendo de la cercanía en que estén aquellos flujos libres de energía "distraída", por entre las entrañas del oscuro y frío infinito; pueda llegar a producirse una radiante atracción subatómica entre aquellas dos partes -entre dos Cuerdas, o bien, entre dos puntos, sobre las superficies de dos Branas paralelas-. Por otro lado, sabiendo que existen otras teorías, estas teorías de Branas y Cuerdas, son las mas aceptadas en la comunidad científica universal, por lo que me baso en ellas para explicar lo anterior y lo que sigue, aunque mas allá de estas dos teorizaciones científicas, en esencia, el punto que quiero hacer notar para crear un universo, es que, en el infinito, si o si, es necesario que se produzcan dos cosas: un choque constante de partículas subatómicas, a la velocidad de la luz, y en un ámbito extremadamente frío -como lo es el infinito-, como para que aquel punto infinitesimal, denso, pre plasmático, primordial, primigenio y pre universal, comience a gestarse de una vez y "para siempre".

Y debemos recordar una cosa para entender el frío del infinito, y es que, el calor no existe como tal, debido a que, el calor es producto de cierto flujo constante de energía, sobre si misma, en forma de una radiación acelerada. El calor no existe en el infinito, sino que, solamente debemos comprender que existe una ausencia de calor. Es decir, el frío; antes del comienzo de todo lo que percibimos con nuestros sentidos -y con nuestra razón a priori-, de nuestra inmensa burbuja universal; existió -y existe, según la ciencia práctica- allá afuera, en el infinito, debido a que aquellos flujos "libres y distraídos" de partículas subatómicas, corriendo a la velocidad de la luz, mientras no se dignen a colisionar entre si, nunca se podrá generar calor, por lo que, el frío nativo e innegable del infinito estará ahí, siempre, esperando a que, -y aunque se produzca sobre una parte minúscula de él-, sea calentado por dos haces en colisión a velocidades superlumínicas.

Cuerdas cósmicas creando universos al tocarse.
Entonces, y respondiendo a la pregunta del título de esta publicación, las Cuerdas o bien las Branas -u otras teorías comúnmente aceptadas-, son los entes o procesos o estructuras que tuvieron que ver en la creación de nuestro limitado universo. Si, dije limitado, ya que el universo en si mismo, tiene límite, y es simplemente el extremo externo del propio Big Bang. O sea, que si comparamos a nuestro universo con una explosión terrenal, veremos que la explosión tiene una causa, luego un punto de fisión atómica, el cual desencadena una expansión de energía en todas las direcciones. Bueno, visualicen ahora una explosión terrenal cualquiera, pero detenida en un instante de tiempo. Imagínensela detenida, un poco antes de que ésta pierda su fuerza expansiva. ¿Que ven? ¿Es una gran burbuja no?, un tanto amorfa, pero que en su "alrededor externo" encontramos el ambiente terrestre, libre del efecto explosivo, y en su "alrededor interno" encontramos su ambiente energético. Pues bien, ese "alrededor interno" de la burbuja explosiva tridimensional, formada por la explosión del ejemplo, es nuestro universo. Nosotros y todo lo que nos rodea, nos encontramos dentro de la burbuja de energía radiactiva, mientras que en el "alrededor externo", se encuentra nuestro infinito creador, oscuro y frío.

Lo único ilimitado aquí es el infinito. El oscuro lugar en donde dichas enigmáticas estructuras energéticas -llámense Cuerdas, llámense Branas- tienen cabida, y con licencia para colisionar entre ellas, y por ende, para crear universos.

Y hubo un Tiempo en que las Cuerdas o Branas dijeron: "Que se haga la Luz!"... 

Pero... ¿La Luz existe en el infinito? La respuesta es igual que la pregunta de si existe el calor o el frío. La Luz no existe como tal, sino, lo que existe, es una ausencia de -radiación creadora de luz- o fotones, o partículas subatómicas que conforman la Luz (y no olvidemos que de la colisión de electrones se generan fotones). Pero, lo que sí existe, es la oscuridad, debido a que, tanto el frío, como la oscuridad, son ambos, eternos contenedores y conformantes de un infinito repleto de enérgicas Cuerdas o Branas, vibrando u hondeando imparablemente para que tanto la oscuridad como el frío, tengan algo de antagonismo protagónico.

Con todo esto, muchos se estarán preguntando o haciendo la idea de que, nuestro universo no debería ser el único entonces. Si aquellas estructuras creadoras son las que, al tocarse, explotan en un génesis universal, si pasó una vez, en un lugar del infinito, también habrán pasado -y pasarán- muchas veces mas, en otros diferentes lugares del infinito. Y yo les respondo que: acompaño al ciento por ciento ese pensamiento, y por la siguiente razón. En nuestro infinito, o sea, afuera de nuestro universo -en el lado externo de la burbuja generada por la Gran Explosión-, pueden -y de seguro es así- existir incontables universos, a los que algunos científicos le llaman, el Multiverso, el cual, no es mas que la definición de un gran cúmulo de universos -separados o colindantes-, creados desde grandes explosiones o burbujas expansivas, flotando en la inmensidad del infinito -y no mezclar infinito con espacio, ya que son dos cosas diferentes-. El espacio se encuentra adentro de los universos, mientras que el infinito, afuera. Además, dos universos pueden llegar hasta tocarse, como dos explosiones ocurridas una cerca de la otra, entre las que, las burbujas expansivas de ambas se entremezclan por algún extremo en común; y hay evidencia científica de ello, pero esto da para otra publicación.

Entonces, antes de todo lo que hoy existe, estaban aquellas Cuerdas y/o Branas -las cuales, como lo he escrito arriba, continúan existiendo, dando a "Luz" otros universos dentro de la "placenta" o sopa primigenia post Big Bang.

Nuestro Universo visto desde el Infinito.
Nada mas, hay que echar una mirada dentro de nosotros mismos, para darnos cuenta de que, el universo está en nosotros, y que desde que comenzó aquella caliente, plasmática y viscosa Sopa Primigenia o Primordial, repleta de Quarks y Gluones, se estaban gestando las bases fundamentales de nuestra propia existencia. Existencia que hoy en día nos hace ser lo que somos, con nuestras potencialidades y nuestras debilidades, con nuestros sueños utópicos y nuestras realidades aplastantes, con nuestras vivencias introspectivas y nuestra vida efímera, externa y banal, con nuestras tristezas y nuestras alegrías, con nuestros amores y nuestros odios, con nuestras sombras y nuestras Luces... con todo esto, y mucho mas, nos daremos cuenta, aunque sea de a poco, que aquella existencia de la Luz y del Calor, que se dan conjuntamente en el proceso creador o Big Bang, también juegan un papel muy importante en nuestras vidas. Si somos capaces de llegar a ser generadores de Luz, mas allá de las sombras que se vayan generando en el intento, si llegamos a reemplazar la oscuridad de la ignorancia, por la Luz de la sabiduría, aunque nos cueste todo el trayecto de nuestra vida, también podremos generar calor, ese calor fraternal que tanto necesita la humanidad toda. Cuanto mas lleguemos a ser Luces de razón y de sabiduría, mas calor fraternal ofreceremos a los demás, por lo que quedaría muy en claro que, aquella frialdad y oscuridad del infinito, no está en nosotros, y solo heredamos, a partir de la esencia misma de aquel punto infinitesimalmente pequeño, que si, después de 13 mil 700 millones de años, llegamos a ser lo que hoy somos, no existen límites para lo que queremos llegar a ser en el futuro.



1 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!