22/3/14

En publicaciones anteriores, en esta misma página Web, me he referido a qué fue lo que sucedió antes del denominado Big Bang y también qué fue lo que sucedió después de él, siempre hablando, por supuesto, desde mi relativa intuición, alimentada ésta, desde que era muy pequeño, por medio de una importante adquisición de información en este sentido.

Pues, contrariamente, o bien, conjuntamente con las dos visiones anteriores, me propongo reflejar aquí, de la mejor manera posible, lo que muchas personas, y con mucha razón, todavía no comprenden del todo, -y hasta cierto tiempo atrás, yo tampoco lo comprendía-, en lo referente a ese enigmático punto infinitesimalmente pequeño, que fue también un punto de inflexión, que ofició a su vez de un punto de quiebre, que también hizo las veces de un punto de fricción, que se dignó en consecuencia a asemejarse al punto de fusión, que comenzó a todas luces imitando al punto de ebullición, que ese punto fue, nada más y nada menos, que un indiscutible Presente entre un Pasado Infinito y un Futuro Universo.

Ahora bien, la confusión, que creo yo que reina en las mentes de muchas personas; y con justa razón, debido a que el mundo científico, aparentemente no ha sabido bajar la idea de este punto infinitesimal al entendimiento de nosotros, los que no somos científicos; será relativamente eliminada con la explicación que daré en este artículo, asumiendo y recordando primeramente, que la intuición, impregnada del saber al alcance de todos, es la que guía mis pensamientos, así como los suyos. A mayor saber, mayor es la intuición.

Pues bien, comencemos.

Como en la mayoría de las publicaciones en las que se refieren al inicio de nuestro universo, se explica que éste nació desde un punto infinitesimalmente pequeño y que dicho punto, luego se transformó en un finito universo de unos 18 mil millones de años luz de diámetro, ubicado éste, dentro del infinito. Pero esta aseveración deja una gran duda, la cual es: ¿Como pudo ser que desde un punto minúsculo, desde un Agujero Negro imperceptible, desde una Singularidad que contiene en su diminuto interior un 99,9% de espacio vacío, como pudo suceder que naciera de aquello, un gigantesco universo? Y una previa e incompleta respuesta, es que, antes de ese punto, no hubo nada particularmente importante, y que después del mismo, se creó el Todo. Que antes de ese punto, todo era Casualidad y que después de ese punto, todo era Causalidad. Que antes de ese punto, en el oscuro y frío infinito, las "no tan importantes" energías en aparente libertad, van y vienen sin mayor interacción, salvo en el momento en el que "desean" crear un universo. Que antes de ese punto, todo era oscuridad y frío absolutos, debido a que la luz y el frío no existen, solo existe la ausencia de éstos debido a la acción de la energía, solo generada a posteriori de esa creación de un punto, como al que me referí mas arriba. Que antes de ese punto, en lugar y en tiempo, es decir, el situarnos suspendidos en el propio infinito, podemos ubicarnos como observadores en primera fila, y constatar que todavía no podemos ver nuestro universo, pero sí podremos observar a otros universos, en otras ubicaciones dentro del infinito en el que estamos ubicados, algunos naciendo, otros en la época de la inflación, otros quizás en la época de la expansión, otros posiblemente en la época de la aceleración, y otros de seguro en la época de su contracción, momento en que la expansión se desacelera, luego se detiene, y por la propia acción de la gravedad, comienza a retornar hacia aquel punto que le dio su razón de ser en el Principio. Pero no debemos preocuparnos por este Gran Final, ya que esto sucede en un tiempo casi inimaginable para la mente humana.

Ahora nos concentraremos en comprender, de que manera ese enigmático punto infinitesimalmente pequeño, genera un universo inimaginablemente finito y colosal, para nuestro, igualmente finito y colosal entendimiento. Es que es así queridos lectores, no debemos menospreciar en absoluto nuestra capacidad mental y de entendimiento del Cosmos.

Entonces, releguemos a un lado bastante alejado de nuestros pensamientos, la fría y oscura duda surgida de la pregunta expresada mas arriba, de que desde un único punto, y a partir de la nada, se creara todo lo que hoy en día conocemos, y mucho más, y que no podemos ver. Y para empezar, debemos hacernos a la idea de que la existencia; en tanto que una definición que se refiere a algo o a alguien que se encuentra en un lugar y en un tiempo determinado; se da en los tres lugares que intervinieron en la Creación de nuestro Universo: el infinito, -en el que te encuentras observando-, el punto infinitesimal, -que esperas con ansias que se forme-, y el posterior Universo, que no ves las horas de que sea su Génesis. Estos tres lugares (infinito, punto y universo) existieron, existen y existirán. Veamos porqué, pero sin perder de vista el tema central de esta publicación, y que es el de entender que, no es posible que de la nada se haya creado el Todo, ya que la nada no existe.

Y vamos al "punto". Tu, querido lector, que estás pacientemente observando, desde el infinito, que todo se dé de una vez, y que hasta ahora constatas de que el punto infinitesimal todavía no se ha generado y menos aún, nuestro universo, sí podrás constatar de que, al menos, el infinito existe, y ¿porque?, no solo porque allí te encuentras, y al encontrarte allí, tu también existes y tu relativa existencia le da la existencia al infinito en relación a que lo has podido definir, no, no solo por ello, sino que también, porque en el infinito se encuentran las bases fundamentales y esenciales para generar universos finitos como el nuestro, a partir de un punto, ya que, como sabemos, todo comienzo parte de una pequeña porción de un todo mayor.

En el infinito, en donde tu estás, observador querido, mas allá de la oscuridad y el frío absolutos, reinan las Casualidades, debido a que ese lugar sin fronteras, cargado de energías libres "en constante distracción" y sin mayor interacción entre si, es totalmente Casual el que dichos flujos de energía colisionen entre si. Y cuando me refiero a la energía del infinito, me refiero a flujos de partículas, estructurados de formas que la ciencia todavía no se ha puesto de acuerdo con sigo misma, y que pueden ser las denominadas Branas, Cuerdas Cósmicas, etc. Las mencionadas estructuras, se encuentran en el infinito, conteniendo aquella energía libre y sin mayor interacción. Entonces, mi excelente observador, te encuentras con que, desde la primera fila en la que estás a la espera de que comience la función Cósmica, ahora puedes ver, -siempre flotando en el infinito, y ya que nuestro punto y universo no se han creado todavía-, aquellas gigantescas, descomunales e impensables Branas o Cuerdas, portadoras éstas de la energía, o de los ingredientes perfectos para que, cuando colisionen entre sí, las condiciones justas se den para que seas el espectador de aquel punto infinitesimalmente pequeño que dará origen, luego, a nuestro universo.

Pero centrémonos por ahora, en el porqué ese punto es infinitesimal. Y para entenderlo, deberemos comprender todo lo que se haya antes de la creación de ese punto, de todo lo que se haya en donde tu estás, en el infinito, o sea, el comprender la esencia de la que están conformadas aquellas estructuras Casuales denominadas Branas o Cuerdas Cósmicas.

Nuestro universo finito y Causal. Todo lo que está en negro es el infinito, eterno y Casual.
Hasta ahora, todo lo que tu, estimado lecto-observador, estás "viendo" con los ojos de tu imaginación, es que el infinito en donde tu estás, existe repleto de estructuras (Branas o Cuerdas) compuestas éstas por infinitas partículas subatómicas fluyendo a la velocidad de la luz, y que, mayoritariamente, ellas no colisionan entre si... hasta que, Casualmente... ¡lo hacen! Y cuando esto suceda, deberás sostenerte muy fuerte en tu eterno sillón imaginario de espectador, ya que lo que se producirá a partir de allí, hará vibrar tus entrañas y tus pupilas quedarán inundadas por la luz proveniente de un destello sin igual.

Hasta aquí todo es Casualidad, oscuridad, fríaldad, eternidad... una interminable habitación sin límites, sin tiempo, sin espacio, y que solamente contiene los ingredientes perfectos para que el punto infinitesimal sea una realidad Causalistica.

Y llegó el momento en que el Infinito dijo... ¡¡¡Hágase la Causalidad!!!... ¡¡¡Que un nuevo Universo comience!!!

A partir de los mencionados deseos y órdenes del Infinito, Branas o Cuerdas, comienzan a acercarse entre sí, de modo tal de que tiendan a encontrarse partícula a partícula, las unas contra las otras, a chocarse brutalmente entre sí, a colisionar a una velocidad que solo la Luz recorre, colisión que permanecerá de esa manera, por muchos millones y millones de años. Esa colisión comenzada por aquellas imperativas decisiones Casuales del Infinito, que durará eones de tiempo, para nuestro observador sentado en el sillón eterno, ya constituye ese enigmático punto infinitesimalmente pequeño del que nos toca hablar en este momento.

Y, ¿porque ese punto infinitesimalmente pequeño puede crear algo tan enorme como un universo? Porque aquellas estructuras pertenecientes a nuestra eterna habitación denominada infinito (Branas o Cuerdas), están compuestas por partículas subatómicas, y como tales, si cada partícula subatómica provenientes desde esa eterna habitación son infinitesimalmente pequeñas, también lo será nuestro enigmático punto que algunos denominan Big Bang. Si la colisión de dichas partículas infinitesimales se refuerzan y continúan unas contra las otras, en consecuencia, es razonable el pensar que, nuestro Punto de Fusión, indefectiblemente también será infinitesimal, -al igual que las interminables partículas provenientes desde el infinito-, y que lo conforman, y de allí es que nuestro tan debatido Punto no se creó de la nada ya que nada es increado. Pero he aquí una cuestión más, y es, ¿cuanto duró "encendido" ese punto infinitesimal como para crear un universo colosal? Bueno, dicho punto no fue algo que tuvo un lapso corto de existencia, debido a que, si hubiera sido de esa manera, allí si que no hubiéramos tenido universo, y nosotros no existiríamos. Y, ¿se han dado cuenta de que me estoy refiriendo a una constante, la cual es el tiempo, mientras que cuando me hacía referencia sobre el infinito, no? Y la respuesta es que, es inevitable el no hablar del tiempo cuando empezamos a hablar del Punto infinitesimal, ya que a partir de ese punto, comienza la Causalidad, y si hay Causa, pues habrán efectos, y los efectos existen en el tiempo y el espacio (no confundir espacio con infinito ya que el primero se encuentra dentro del universo y el segundo fuera).

Y era Hora de que nuestro observador pudiera apreciar, y desde la primera fila del anfiteatro infinito, que un punto infinitesimalmente pequeño, comienza a gestarse, y con él, la materia, el espacio y el tiempo.

Varios universos (globos) vistos desde el infinito. El Multiverso.
Ahora ya tenemos un pequeñísimo punto, fusionándose y alimentándose con los flujos constantes de partículas que provienen desde el infinito, y a la velocidad de la luz. Ese punto denominado Big Bang; y que no duró unos segundos y ya, sino que duró miles de millones de años mientras el universo estaba en constante crecimiento; ocasionó una gran explosión debido a que, del producto de esa colisión, se produjo, tanto materia, como antimateria, y cuando entran en contacto una con la otra, generan una explosión de niveles colosales, equivalentes a billones y billones de bombas atómicas. Este gigantesco cortocircuito de materia con carga negativa y de materia con carga positiva, resulta en la aniquilación de ambas, pero, ¿que queda entonces si toda la materia se elimina luego de un Big Bang?, pues queda una materia remanente de aquella explosión, con "una sola polaridad", y que es la materia normal que hoy todos conocemos. Dicha energía remanente se compone de energía visible y de energía invisible, con lo cual, millones de años hacia el futuro crecimiento universal, dichas energías se transformarán en materia visible y en materia oscura. El casi perfecto balance entre estas dos energías, hace que el universo se expanda, pero en algún momento en el futuro, la propia gravedad de la materia visible hará frenar la expansión, ocasionada por la gravedad de la materia oscura, y por consiguiente, el universo frenará su expansión y comenzará un viaje hacia lo contrario del Big Bang: el Big Crunch.

Pero volvamos a nuestro punto infinitesimal.

A partir de ese punto, nuestro observador comenzará a percibir una especie de globo inflándose en el "medio" del infinito, por la acción y la reacción de las Cuerdas o Branas, provenientes de aquel, colisionando entre si. Pero también observará que ese flujo de partículas, emanadas desde el infinito, no se detendrá, y que el punto infinitesimal, -que nuestro observador pensaba que se extendería por un tiempo corto-, durará por billones de años, junto con los períodos inflacionarios del proto-universo Causal.

Durante esos millones de años de Causalidades generadas gracias a las Casualidades del infinito, y ante la expectante vista de nuestro observador, el proto-universo pasará desde ser un "pequeño" pero extremadamente masivo globo incandescente, denominado Plasma, -conformado por partículas muy pesadas llamadas Quarks y Leptones-, hasta lo que se han llamado, períodos de inflación y de expansión universal. Y en estos períodos, el observador, gracias a su evidente paciencia, podrá verificar que el punto infinitesimalmente pequeño, por el que nos congrega aquí, todavía sigue existiendo, incluso también, aquellas energías "distraídas" provenientes desde fuera del globo, desde el infinito. No olvidemos que el globo y su interior ya es nuestro universo en gestación, y todo lo que se encuentra fuera de él, es el infinito.

Mas allá de comprender de que los Quarks y los Leptones, como partículas fundamentales de la materia, luego se transformarán en otras partículas más complejas, como por ejemplo, los electrones y que éstos a su vez, al colisionar generan fotones... y a partir de aquí amigos lectores, y aunque es muy resumido, el proto-universo en inflación, ha dado a Luz a un universo en expansión... a nuestro propio universo.

Pero no nos olvidemos del observador, quien todavía continúa sentado en el sillón eterno del infinito, viendo como, desde la no-nada Casual, se gesta un Todo Causal. Y digo no-nada, ya que en el infinito hay algo que existe, y que no es la nada, sino que es la infinita incubadora que posee las energías suficientes y necesarias, para dar nacimiento a un muy longevo punto, infinitesimalmente pequeño, punto que posteriormente existirá y será nuestro universo.

De todos modos, por ahora no dejaremos tranquilo a nuestro observador, sin antes hacerlo esperar un poco más, de manera tal de que pueda observar que el infinito en donde se encuentra, no solo ha creado nuestro universo, sino que, si mira hacia todas las direcciones del infinito, podrá ver que otros universos se están gestando -o muriendo- de igual o parecida manera que el nuestro. Muchos universos se pueden gestar en el infinito, digamos que, infinitos universos, tantos que cabe la probabilidad de que podamos hallar uno o más universos exactamente iguales al nuestro, con el mismo cúmulo de galaxias local que el nuestro, con la misma galaxia que la nuestra, con el mismo sistema solar que el nuestro, con la misma tierra que la nuestra... y con réplicas exactas de usted y de mi. Lo anteriormente escrito se lo puede comparar con el hecho de repartir cartas en un juego determinado, infinitas veces, con lo que, en algún momento, a cada uno de los jugadores les tocará exactamente las mismas cartas que las veces anteriores, una y otra vez.

Haga clic en la imagen para agrandar. La pirámide invertida es el universo. Fuera de ésta, el infinito.
Y podríamos ir mas allá, imaginando que no solo existe un multiverso, es decir, un solo infinito con infinitos universos en su interior. Y antes de proseguir, de esto surgiría otra gran pregunta existencial, la cual es: ¿Y si existieran múltiples infinitos que contienen, a la vez, en su interior, múltiples universos? Entonces, el infinito, o esos múltiples infinitos, ¿podríamos seguir denominándolos infinitos? ya que si existieran múltiples infinitos con múltiples universos en su interior, a los infinitos se les acabaría su condición que describe su propio nombre, ya que dejarían de ser infinitos. Con lo cual, y retomando lo dicho al principio de este párrafo, y manteniendo el nombre "infinito" por razones de entendimiento, ¿podría existir, al igual que el Multiverso, un Multiinfinito, como un descomunal contenedor de Multiversos en su interior? Desde ya, lo que si tenemos sabido, es la innegable certeza de que las dudas, de seguro que son infinitas.

Casualidad previa a la Causalidad, Infinito previo al universo, no-nada previa al Todo, un lugar infinito conteniendo a múltiples universos, el proceso Creador previo a la Creación... Pero, Causa y efecto; ambas se dan dentro de nuestro universo, y como tales, aquellas dos características presentan el sello Causal de éste universo primigenio... nosotros, los humanos, además de ser sus efectos, también somos Causa... somos creadores por derecho universal.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!