12/8/13

Según uno de los principios de la Mecánica Cuántica, llamado: "Entrelazamiento cuántico", el gato de Schrödinger esta vivo, pero también, al mismo tiempo, está muerto y tirado en el fondo de la caja. Una propiedad dual en un mismo instante de tiempo, en donde todo lo que nuestros sentidos captan como algo "sin definir", es pasible de tener dos estados. En el caso del gato, como no lo vemos, ya que se encuentra dentro de la caja, está vivo y muerto a la vez (Ver experimento de Schrödinger) dependiendo de que se haya activado (o no), gracias a la acción entrelazada de una partícula subatómica, el mecanismo que libera un gas (o no), y que mata al gato, (o no).

Entonces, todo suceso o cosa que nuestros sentidos no han captado, se encuentran, para nosotros, sin definir, es decir, que no le hemos calificado de ninguna manera. Por ejemplo, si nunca hemos visto, ni escuchado, ni olido, ni percibido absolutamente de ninguna forma posible, por medio de nuestros sentidos, al perro de nuestro vecino, aunque éste animal exista para el propio vecino (porque él si lo ha podido definir), para nosotros, que no lo hemos percibido, no está definido, es decir que, existe y no existe a la vez (dependiendo del punto de vista de nosotros y del vecino), y tiene un doble estado, como en el experimento del gato de Schrödinger  Pero podremos ir mas allá; y pienso que aplica para la mayoría de las personas en este mundo (por no decir a todas); que, como no hemos percibido en lo mas mínimo, por medio de ninguno de nuestros sentidos, que los extraterrestres existan (e invito a él o a ella, si es que los han percibido, que me lo demuestren con pruebas y no con evidencias), entonces hay que afirmar que la existencia de éstos seres de otros mundos, no se encuentran definidos para nosotros (la humanidad), es decir que, existen y no existen al mismo tiempo, por lo cual, la humanidad toda, no ha podido definir hasta ahora, la existencia de una posible especie inteligente fuera de nuestra madre tierra. Entonces, como su existencia no se encuentra definida en "absoluto" (esto no es relativo como el ejemplo del perro del vecino), la o las razas extraterrestres, para nosotros, la humanidad, no existen. Pero, no niego que para alguna otra raza alienígena, diferentes a la primera, y que ya estén ambas en mutuo contacto; sí existan, ya que para esta segunda raza de ETs, la primera raza existe (y viceversa), debido a que se han podido definir mutuamente, darse identidad, caracterizarse, adjetivarse, como una raza de seres inteligentes vecinos, por el solo hecho de percibirse mutuamente, por medio de sus sentidos. Pero, para nosotros, los terrestres, no existen, ni siquiera la segunda raza, ya que, nuestros sentidos no han percibido absolutamente nada de ellos, como para poder llegar a definirlas, identificarlas, darles identidad, y un gran etcétera.

Por lo tanto, la existencia de algo o de alguien, se encuentra estrechamente relacionada a la posibilidad de asignarle una definición, o no, a ese algo o a ese alguien, por intermedio de nuestros sentidos. 

Mientras nos encontremos pensando en los ámbitos de nuestro mundo, y sin ir mas lejos, por medio de nuestra conciencia, la existencia o no, de algo o de alguien, es relativa. Ahora bien, si vamos mas allá con nuestra mente, mas allá de nuestro propio patio trasero cósmico, o sea, mas allá de nuestro sistema solar, la existencia o no, de algo o de alguien, es absoluta.

No nos olvidemos entonces, que si algo o alguien, no es percibido por nuestros sentidos, entonces, relativamente no está definido para nosotros, por lo tanto, ese algo o ese alguien, simplemente no existe. De lo contrario, si a ese algo o a ese alguien lo hemos percibido por medio de nuestros sentidos, entonces lo hemos podido definir, y en consecuencia, para nuestro relativo punto de vista, ese algo o ese alguien, existe.

La existencia depende del conocer, del percibir y del definir, de que algo o alguien existe, y no simplemente del creer que existe. El creer que algo existe, en tanto que una mera creencia, carece de todo fundamento lógico y uso de razón, debido a que, el solo hecho de creer, sin haber utilizado, para tal fin, ninguno de nuestros sentidos -sin dejar de lado a lo principal: la intuición y la deducción basadas en la razón-, es como ir manejando un automóvil mirando a través de un parabrisas totalmente opaco. Para "no chocar", deberemos percibir, para luego definir, y por último poder actuar en consecuencia... y no solamente... creer.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!