6/5/13


Las coincidencias existen, y vaya que si, ya que en el gran remolino de eventos caóticos que sobrelleva esta Nave Nodriza, que es nuestra tierra, esos eventos coincidentes, desde los mas simples hasta los mas complejos e inesperados, se desencadenan en algún momento y lugar muy cercanos entre si; rozando con la convergencia diría yo.

Pero, a veces, esas coincidencias salen de lo común, de lo razonablemente acostumbrado, y que todos los que la percibimos, lo hacemos colocándole, por lo menos al principio, una mezcla de subjetividades y objetividades, pero por el solo hecho de que esas “concurrencias de eventos” nos llaman poderosamente la atención por la relación entre su cercanía temporal, su lugar y sus significados explícitos e implícitos.

En este caso, estoy hablando de dos eventos coincidentes y significativos para el mundo entero, y que son la renuncia del Papa Benedicto XVI y la caída (aunque eléctricamente es una elevación) de un rayo justo sobre el pararrayos que se encuentra en la sima de la Cúpula de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Una convergencia de dos eventos reveladores en un lugar revelador, teniendo estos tres hitos, relaciones entre si.

Mas allá de que la caída (o ascendencia hacia la nube) de un rayo sobre un pararrayos es un acontecimiento predecible y hasta previsto de que así sea, el relámpago que “cayó” sobre la Basílica de San Pedro, momentos después de la renuncia del Papa, responde claramente a tres cosas; responde a dos sucesos y un lugar, al extremo compatibles y muy demostrativos para la humanidad, ya que, según la Biblia, en el momento en que Jesús murió en la Cruz, un rayo partió en dos la cúpula del templo.

Con esto podemos inferir que, si bien las coincidencias se dan todo el tiempo; las de este tipo rayan con la intencionalidad, en lo que respecta al evento del rayo. Por supuesto que alguien, al leer este párrafo, se le podrá ocurrir la palabra, “conspiranóico” y está en todo su derecho, pero, dadas las circunstancias actuales de la Iglesia Católica en su relación con el poder económico-político mundial, y soportando a los anteriores entes, una tecnología que para muchos sería Ciencia Ficción, esa palabra “conspiranóico”, desaparecería de un plumazo. La tecnología, modifica nuestras realidades a diario, a veces sin percibirlo y a veces a gran escala, pero solo una mirada objetiva puede detectar el engaño.

Por lo tanto, y en base a lo antedicho, mi visión respecto del evento del rayo sobre la cúpula de San Pedro, en el Vaticano, supone un incidente que se escapa del baúl de las casualidades, para incluirse de una manera casi indiscutible, en el de las causalidades, debido a que, como expresa el sexto principio Hermético, “toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no reconocida…”, el rayo sobre el Vaticano, es la causa; y las mentes dormidas, receptoras de este evento y encadenadas a un dogma, aferrado este a no reconciliarse ni consigo mismo, y ni con la razón… son los efectos.

Además, podemos inferir que ese rayo, ya sea real o virtual, conlleva un mensaje simbólico al mundo entero. Pero, ¿Cuál será ese mensaje?, ¿Cómo lo interpretamos?, ¿Será el rayo de la iluminación que marca un comienzo de ese Nuevo Orden Mundial que tanto resuena por todos lados?, ¿O es el rayo de la condenación que marca la Biblia?, y si es esto último, ¿Quién o que será condenado?


De todas maneras, indudablemente la renuncia del Papa, el rayo posterior y el lugar en donde ocurrieron los dos primeros eventos, o sea la Cúpula de la Basílica de San Pedro; han generado en conjunto, sobre muchas personas dogmatizadas, un efecto que los lleva a pensar que fue producto de la Divinidad; pero además, el alimentar especulaciones e incredulidades en todo el mundo, en personas que anteponen la razón por sobre el dogma.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!