30/3/18

Con respecto a los números 11 y 13, tan utilizados, implícita y explícitamente, hoy en día, bajo todo ámbito imaginable, se dice, que los 3 clavos que clavaron a Jesucristo en la Cruz, medían, justamente, entre 11 y 13 centímetros. Y los tres clavos de Jesús, si los colocamos a los 3, verticalmente, se verían de la siguiente manera: "TTT", por lo que, se asemejan mucho, a la letra hebrea "vav", que es similar a una "T", de manera gráfica, y que tiene un número simbólico asignado, y ese número es el "6", por lo tanto, las 3 letras "TTT", conforman un 666, además, el "Vicarivs Filii Dei", el Vicario del Hijo de Dios (el verdadero título del Papa), cuyos valores de las letras de la frase anterior, en Latín, suman 666, las tres letras "vav" o "T" juntas, conforman los 3 clavos que clavaron a Jesucristo sobre su Cruz, y por lo tanto, esos 3 clavos, nos indican, simbólicamente hablando, la propia humanidad inherente de Jesucristo, (masculino), clavado en la Cruz, (femenino), la dualidad perfecta que nos demuestra nuestra innegable naturaleza dual e inseparable, es decir, que el hombre Crístico, jamás se separará de su Cruz, de su otra esencia femenina, y une el simbolismo de los 3 clavos, los tres "vav", los 3 "T", con el 666, El Número del Hombre (varón y mujer). Y esta idea se aplica a la inversa también, es decir, lo femenino, siempre tiene también, su parte masculina, unida por los mismos clavos. Incluso, me atrevo a citar la conocida frase que dice: "Siempre, detrás de un Gran Hombre, hay una Gran Mujer", pues, dicha frase se refiere, de acuerdo a mi manera de desvelar el simbolismo, a lo siguiente: "Jesucristo, es decir, un Gran Hombre, siempre estará unido a una Cruz, es decir, a una Gran Mujer", Cruz aquella, que estaría representando a María Magdalena, la esposa de Jesús, aquella mujer pelirroja, el cual es un color similar a la madera con que fue construida la Cruz. Jesucristo, unido a María Magdalena, y esta a aquel, por medio de los 3 clavos que representan al 666, al número representativo de la innegable dualidad del Hombre. El 666 no esconde a una bestia, y mucho menos al Anticristo, sino que, su simbolismo, nos expresa que el verdadero Dios, está dentro de cada uno de nosotros, y no en el afuera, porque todos (varón y mujer) estamos unidos, por aquellos 3 simbólicos clavos, en una perfecta sinfonía, por medio de los números 11 y 13. Detrás de un Gran 11, siempre hay una Gran 13.


Y me atrevo a expresar lo siguiente, en cuanto a la creciente cantidad de personas, entre las cuales, me incluyo, que hemos visto (y lo seguimos haciendo, cada vez con mayor cantidad de ocurrencias) lo que Carl Jung denominaba, en su libro, "Sincronicidad", como "eventos a-causales, estadísticamente significativos", y en este caso, con respecto a los dos clavos que medían 11 centímetros, y que se corresponde con los que atravesaron las muñecas de Jesucristo, para terminar clavados en la madera de la Cruz; y lo que mencioné antes, que me atreveré a expresar, es que esos eventos a-causales, en relación con los clavos de las manos de Jesucristo, representan al tan divisado por muchos, 11:11, ya sea en relojes de todo tipo, y en otros conteos numéricos, en patentes de automóviles, y un gran etcétera. El 11:11, respecto de lo cual, he escrito este artículo, representaría, nuestra Sincronicidad con nuestro Dios interior, con nuestro Yo, con nuestra alma, porque ésta debe ser lo mas Cúbica posible, para convertirnos, cada vez mas, en mejores personas; y justamente, aquel 11:11, al sumar sus unos, obtenemos 4, el número que representa a los 4 elementos, a la materia, al Hombre, en tanto que su Universal; pero también representa a un cuadrado, y como la letra "vav", posee el valor numérico 6, como sabemos, un Cubo, posee 6 caras, y nuestra Alma, o bien, nuestra psique profunda, debe quedar lo mas cúbica posible, eliminando sus asperezas, es decir, nuestros egos, para convertirnos en mejores seres humanos, y ese 6, de la letra "vav" de forma similar a un clavo, es decir, así: "T", en conjunto simbólico con el 11:11, es decir, los 11 centímetros que tenían los clavos de Jesús, que sostenían, como cual tormento interminable, sus manos, y su propio cuerpo, y un 11 por cada mano, estos últimos conforman los 4 lados de un cuadrado, y en relación con el 6, valor numérico de la letra "vav", conformarían, entre ambos simbolismos, el Cubo, nuestra propia Alma, o Psique profunda, la que debemos saber trabajar, por medio, justamente, de nuestras propias manos, las mismas manos que detuvieron a Jesucristo, en su propia Cruz femenina. Por otro lado, el clavo que sostenía, a modo de otra tortura constante, los dolientes pies de Jesús, uno sobre el otro, debía ser un poco mas largo, por ello, el número 13, simbolizaría la superposición de nuestras bajas pasiones, las que van en contra de construir nuestra Alma Cúbica, construida por medio del 11:11, por medio del Cuadrado en relación con la letra "vav" lo que conforma un Cubo por medio de su valor numérico, el 6... en definitiva, construida por medio de nuestras manos, en lo alto de nuestra dualidad, masculino-femenino. La unicidad superpuesta de los pies de Jesús, por medio del Clavo de 13 centímetros, nos indicaría lo que expresé antes, pero también, la manera en la que fue crucificado, San Pedro, y que fue de manera inversa a la de Jesús, con la unicidad hacia arriba, y la posibilidad, o el simbolismo, de construir nuestra Alma Cúbica, hacia abajo, ya que, Pedro el Apóstol, negó 3 veces a su Maestro, antes de que cantara el gallo, frase que le profetizó, según la Biblia, su propio Maestro Jesús. En este último caso, el 13 queda en lo alto, y el 11:11, el Cubo, el Alma, en el lugar de las bajas pasiones, porque Pedro, no pudo construirse a si mismo, de tal manera de que, a las preguntas de las personas, de que si, conocía a Jesús, el pudiera haber respondido de manera afirmativa. Jesús es el Maestro, y por ello, el 11:11 (los dos clavos de 11 centímetros, cada uno) está por sobre la unicidad y superposición que simboliza el número 13 (el único clavo de 13 centímetros), mientras que Pedro, no llegó a ser un Maestro, y en lugar de ello, todo lo contrario, porque en él, prevaleció el 13, por sobre el 11:11, el clavo de los pies inmóviles, por sobre los clavos de las manos que construyen. Incluso, la Cruz misma, tiene 4 cuadrantes, conformando un Cubo velado, pero, un Cubo al fin. Este es el mensaje velado, desde mi punto de vista, que nos demuestra la crucifixión, que nos debemos construir a nosotros mismos (Jesucristo), para no dejar rienda suelta a nuestros egos (Pedro).

Y tengamos en cuenta, que la mujer, representada por la Cruz, en cuanto a su dualidad con Jesucristo, también posee el 11:11, por sobre el 13, y el mismo simbolismo se aplica para la dualidad inherente al varón y a la mujer.

Y para terminar, lo mismo puede decirse de otros simbolismos que representan la dualidad y la "cubicidad" del Alma, en contraste con las bajas pasiones, pero en muchas otras culturas, y, como lo expresaba antes, ellas la conjugan de otras maneras diferentes al cristianismo, pero que, en su esencia arquetípica, su representación psíquica, simbolizaría lo mismo.

Nelson J. Ressio.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!