10/7/14

Dentro del juego de poderes mundial, pululan por doquier, sendos y muy coloridos personajes que llevan consigo, -como si fueran leyes inalterables-, una verborragia de mentiras y una mochila de hipocresías.

Dichos personajes, lejos de ser Homo-éticus, sino que, mas bien, Homo-Tergiversis, se distinguen todos ellos, a simple observación consciente sobre su parafernalia comunicativa, por la especial y cuidada rigurosidad y equidad retórica que se percibe del léxico de cada uno de ellos. Como si siguieran al pie de la letra, un patrón estandardizado de expresiones, predefinido de antemano por alguna "escuela de altos estudios".

Helena Blavatsky ha escrito respecto de unas palabras de Buda, lo siguiente:
"No hemos de creer en lo dicho, simplemente porque fue dicho; ni en las tradiciones, porque han sido trasmitidas desde la antigüedad; ni en los rumores; ni en los escritos de los sabios, porque han venido de ellos; ni en las fantasías, que se suponen haber sido inspiradas por un deva (es decir, una supuesta inspiración espiritual); ni en las deducciones basadas en alguna suposición casual; ni por lo que parece ser una necesidad analógica; ni por la mera autoridad de nuestros instructores o maestros, sino que hemos de creer cuando lo escrito, la doctrina o lo dicho, está corroborado por nuestra propia razón y conciencia.
Por eso, enseñé a no creer lo que oyen decir, sino que, cuando lo crean conscientemente, actúen de acuerdo y plenamente."
Es así que, históricamente, el ser humano con poder, ha sabido y podido manipular la realidad a diestra y siniestra, para propio beneficio o bien, para la "muy necesaria" manutención del estatus de algún grupo de poder al que éste represente. Y lo ha hecho muy eficientemente de diferentes y variadas formas, siendo la primera de ellas, la basada en una muy elocuente retórica mentirosa, engañosa, e hipócrita, aplicando, entre otros, los argumentos ad hominem, -expresión en latín que significa "contra el hombre"-, con el objetivo de engañar, tergiversar y doblegar una cierta verdad, -conocida solo por unos pocos-, la cual quedará oculta tras una pseudo realidad de premisas, las que nunca harán llegar a una conclusión verdadera por quién las analice de manera consciente, quedando todo análisis relegado al terreno de las especulaciones. Es decir que, los argumentos que estos personajes con poder han expresado desde tiempos remotos, y lo continúan expresando, son emitidos por medio de una verborragia totalmente engañosa, de manera tal, de que el destinatario, el pueblo por ejemplo, construya su propia verdad, en base a dichas palabras apócrifas, verdad ésta que no se equiparará nunca con la gran verdad a "proteger", la que morirá oculta tras las cortinas de frases emitidas por aquellos poderosos. 

También, una segunda manera de torcer una verdad crítica con pasaje directo para ser velada por una rápida aplicación del accionar mentiroso he hipócrita, de manera tal de que no salga al descubierto mas allá de los círculos del poder, es la de generar eventos públicos muy sutiles, por mas destructivos que ellos sean, casi imperceptibles para la conciencia de muchos, eventos éstos que están predestinados a que el ámbito receptor pueda arribar a variadas y coloridas conclusiones, las que en conjunto harán una inútil mezcla de confusión y olvido respecto de una cierta realidad tras dichos eventos. Y los mencionados eventos, necesariamente no tienen que estar constituidos por un cierto tamaño preestablecido, ya que el tamaño no importa, lo que importa es el resultado, y todo resultado se consigue con recursos económicos, siendo estos últimos, los que dictan la efectividad con que tal o cual evento llegará al pueblo y también la extensión que tendrán en el tiempo, sobre la conciencia colectiva, antes de que pase rápidamente a alojarse en el inconsciente colectivo, para luego desaparecer en el olvido sin que nada se pueda hacer al respecto, debido a la presión mediática que automáticamente se genera alrededor de dichos eventos públicos, en todos los sentidos, es decir, a través de "informativos", programas de divulgación científica, programas radiales, películas, música, medios impresos, videojuegos, etc.

Y una tercera manera de hacer que una verdad sea necesariamente incognoscible para la mayoría de la gente, es que la misma quede transformada un una verdad relegada al olvido inmediato, debido a eventos colectivos, que sin ser -en principio- para nada destructivos como los anteriores, -pero de trascendental envergadura- éstos ocupen tanta energía mental de la sociedad, que no reste energía extra como para analizar cierto suceso sospechoso ocurrido en el momento y lugar justo para aquellos poderosos. Siempre fue, es, y por ahora, será así, ya que no se percibe un horizonte de cambios. Y dicha energía mental que los dueños del poder necesitan consumir del resto de la sociedad, para que ésta se enfoque en lo que justamente aquellos quieren que ésta se enfoque, es consumida a través de las diferentes variedades multimediales, como por ejemplo, la televisión (causante en primera fila, de la decadencia intelectual de la humanidad), los juegos para computadoras, los juegos para consolas (como Wii, XBox, Play Station, etc., extractores de lo peor del ser humano), las mega revistas de chimentos, etc., todos estos, en conjunto, se ocupan de ofuscar el pensamiento; relegar la conciencia del Hombre a un estado "dominable"; inducir a estados psicológicos alterados que disparan proyectiles contra la disolución familiar y la de grupos sociales que puedan llegar a estar cohesionados por algún ideal progresista en común; inducir a ocupar el valioso tiempo humano en actividades que van en contra del crecimiento personal, de la espiritualidad con uno mismo, de la disminución de la ignorancia, del prevalecer lo intelectual y lo espiritual por sobre lo banal y lo externo; también, estos mega multimedios luchan incesantemente y con una tenacidad comparable a las que se deja en los campos de batalla después de las tristes e innecesarias guerras, ocasionando que éstos multimedios, -propiedad de aquellos poderosos, mentirosos e hipócritas-, sean los únicos victoriosos en dicha contienda ganada sin sangre, por lo menos directamente. Todo este mundo multimedial se encuentra preparado para que el ser humano llegue a ser tan externo, tan banal, tan ignorante, que no le resten energías para algo tan constructivo y ennoblecedor como lo es el autoconocimiento, el enaltecimiento de las propias virtudes, el cultivar el saber en las mas variadas facetas de que éste noble acto nos pone a nuestra disposición. El secreto aquí, muy conveniente para los grupos de poder, es hacer que la energía de la conciencia colectiva se destine para una autentica transformación del ser humano, pero transformación que nos haga tender a ser seres inconscientes, a ser simples borregos destinados a ser consumidos algún día por la voracidad de aquellos lobos del poder.

Y en dicho ámbito del poder, la mentira y la hipocresía obligadamente, ha sido, y por ahora, debe ser su razón de vida, ya que, como bien lo expresa un dicho, "el conocimiento es poder", y cuanto mas conocimiento una persona con poder se guarde para si, o para el grupo al que representa, mas poder concentrará sobre el resto de la sociedad a la que pueda llegar a representar de alguna manera, como por ejemplo, que aquel sea un primer mandatario y su gabinete, un gerente de una corporación y sus consejeros allegados, un presidente de un club deportivo y sus incondicionales socios, un alto rango de las fuerzas armadas y cierto grupo de subalternos, el director de un importante diario o programa de noticias y sus editores en jefe de confianza, un alto jerarca eclesiástico y sus fieles seguidores, etc., por lo que, a través de sus falaces bocas de expendió de mentiras e hipocresías, la sociedad permanece continuamente dormida bajo una manta de ignorancia, de confusión y de un claro desinterés por ir mas allá de lo que es evidente.

Entonces, a las personas o grupos con poder, -cualesquiera sean éstas y sus ámbitos-, no les es posible decir la verdad ni dejar la hipocresía de lado, al momento que deben dar comunicados públicos o cuando quedan fríamente "acongojados" por una cierta y triste noticia, ya que existen detrás de ellos, incontables sistemas muy bien aceitados, de tráfico de influencias, de verdades que no pueden ni deben salir a la luz, de ciertos hechos del que sus características constitutivas solo son reveladas en la mínima porción posible, para que no se genere reacción adversa alguna de parte de la opinión pública, llegado el caso de que todos los datos -o una porción muy grande de ellos- salieran a la luz; reacción adversa ésta, para los mismos grupos de poder y no para la sociedad, debido a que la sociedad se depura, se renueva, como hormigas en un hormiguero, y al conformar una gran comunidad, que se llegue a dar una reacción adversa para una parte de ellas y entre ellas, no quiere decir que se vayan a extinguir, mientras que si se genera una reacción adversa en dirección hacia un determinado grupo de poder, al ser éstos muy pequeños, aquello es un acto "imperdonable", debido a que dicha reacción se liga directamente con lo económico, y por consiguiente, con el poder político. Y cuando digo poder político, no me estoy refiriendo solamente a los partidos políticos, sino que también, al manejo político en todos los ámbitos de la sociedad, de antaño y actual.

La verdad, la honorabilidad, la ética, el altruismo, la empatía, el respeto, etc., en ciertos señores/as y grupos del poder, han sido reemplazados por la mentira y la hipocresía debido a la propia esencia de dichos sectores al que estos representan, y la esencia de estos grupos concentrados es la diosa mercado, la única verdad que manda en el capitalismo desmedido. 

Con esta sociedad eminentemente capitalista (con una mercadotecnia destinada a exaltar los egos y a aplacar al Sapiens), -y por más que sus integrantes profesen otras ideologías de la boca para afuera, pero sean auténticos capitalistas de la boca para adentro-, este mundo está condenado a la auto-extinción. Y quiero aclarar, que no estoy en contra del capitalismo per se, porque sería algo "estúpido" de  mi parte, porque el mundo se mueve gracias al capitalismo, pero en lo que si me pongo en contra, es en el mal uso del capitalismo, en ese capitalismo desmesurado, con áreas de marketing destinadas a destruir al Sapiens Sapiens y exaltar a los homínidos y reptiles que llevamos dentro, y es a ese capitalismo al que debemos cambiar, por un capitalismo mas humanista. El capital es innegablemente necesario, pero el capital que destruye, es algo que se debe desterrar, aunque sea, de  manera lenta, pero sin pausa, porque no es posible destruir una economía capitalista negativa en poco tiempo, porque la economía mundial colapsaría, por lo que, los capitalistas que destruyen en lugar de construir, tienen el tiempo de mutar sus productos, de transformarse en constructores, en lugar de destructores. Y algunos ya lo están haciendo, de eso soy consciente.

La verdad se encuentra allí, afuera, y aunque intenten recubrirla con infinidad de mantos de distracción, en algún momento, indefectiblemente, ésta sale a la luz, pero no será siempre tan así, si la sociedad continúa bajo un continuo letargo, bajo un sueño de vigilia, bajo una interminable carrera con ojeras que le impide mirar hacia los costados, bajo una triste incapacidad de mirarse a si mismos en lugar de vivir mirando constantemente los exteriores de las personas y de las cosas, bajo la incomprensión de que la sabiduría se encuentra en observar desde pequeñas cosas como los granos de arena, hasta las grandes cosas, como las estrellas, pasando por nosotros mismos. El maravillarse con un libro, el sorprenderse tras observar lo diminuto y que el ojo humano a simple vista no puede observar, el regocijarse al mirar hacia el cielo en una noche sin luna y ver que no somos mas que polvo de estrellas... todo esto y mucho mas hará que la conciencia colectiva retorne a donde debería estar, de manera tal de que aquellos mentirosos he hipócritas con poder, se cuiden al querer esbozar palabra alguna, porque los estaremos escuchando y analizando de punta a punta.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!