19/9/19

Como sabrán, a estas alturas del desarrollo tecnológico, ya no es necesario poner a un Hitler en el poder, para que se hagan contiendas bélicas destinadas a enriquecer a una economía arcaica y terrorífica; ya no se necesitan arrojar bombas de todo tipo y calibre, hasta las atómicas, como las arrojadas en Japón (en Hiroshima y Nagasaki) luego del "ataque" de Falsa Bandera en la base estadounidense de Pearl Harbour; ya no se necesitan ejércitos, peleando unos contra otros, para que, tal como en la Segunda Guerra Mundial, lograran asesinar a 75 millones de personas, siendo la mayoría de ellos, civiles; ya no es necesario dar la cara mediante un títere, al "mejor estilo hitleriano", de un poder en las sombras, para que el mundo lo señale con el dedo, por toda la eternidad, siendo que los verdaderos genocidas, siempre están en las sombras, porque son muchos; ya no es necesario todo lo anterior, porque, hoy en día, específicamente en el año 2020, según los periódicos que son otras partes del poder dominante desde las sombras, tales como Infobae, Clarín, La Nación, etcétera, solo en la Argentina, (y al mismo tiempo que Netflix publicara la película, Inferno, justo ayer, para reforzar el convencimiento colectivo), todos estos nefastos tentáculos del poder en las sombras (principalmente bancos de todo tipo y sus otras y propias organizaciones, como la OMS, en este caso, todos estos entes totalmente deshumanizados, como digo siempre), ya advierten, (y pareciera que son videntes, o bien ya tendrán el plan listo), de manera subliminal, de que matarán, en poco tiempo, a más de 80 millones de personas, (y debido a que esa cifra, solo es un poco más, solo un poco más elevada, que los muertos "oficiales" en la Segunda Guerra Mundial, sé muy bien que está vez, seremos muchos más que 80 millones, los que moriremos).

El poder en las sombras, despojado de todo Humanismo Secular, quiere eliminar, una vez más, a todas las "bocas débiles" que sean posibles (bocas en todo sentido, es decir, bocas que hablan y bocas que comen, y que comen lo que, a juicios de aquellos nefastos, debería ser su comida), y dejar con vida, solamente, a las "bocas fuertes" (bocas que no hablan, y por lo tanto, son las bocas que tienen el derecho a comer lo que los genocidas comen), cumpliendo con ello, la supervivencia del más apto, en términos antropológicos, luego del genocidio de guante blanco que se nos avecina, el cual será bajo la influencia del número 22 y del 44, principalmente (y los verán en las "noticias" de aquellos medios mafiosos y en otros lados, repetirse una y otra vez). Y además, teniendo en cuenta de que la robótica y la Inteligencia Artificial ya están al pie del cañón virtual, por no decir que ya están funcionando, los seres humanos, -tal y como lo vengo expresando en muchos de mis artículos en esta misma web-, para aquellos genocidas; nosotros, el ser humano de a pie y de descarte, dentro de esa compleja ecuación geopolítica, ecuación que debería ser totalmente humanista; aquellos genocidas de guante blanco del siglo XXI, nos consideran como simples recursos renovables, y por lo tanto, ya no somos importantes para "su" economía del terror, ya que, como seguimos siendo auto-renovables, a los próximos 80 millones de muertos, como número extremadamente mínimo, nos reemplazarán los robots con IA, que no hablan y que no comen.

Incluso, con estas noticias, como lo muestran las imágenes adjuntas, al principio de este artículo, de manera consciente, logran generar un miedo muy profundo en la mente colectiva, y además, de manera subliminal, logran también, que en tiempos de votaciones, como las que se avecinan, ganen los políticos que son afines a aquel poder hegemonico, genocida y deshumanizado.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar.

Artículos relacionados

All Post: Copyright by Nelson Ressio

Nota: Este artículo, tal como los demás, poseen Copyright. Cualquier uso indebido, como copia o lectura o transcripción similar en cualquier medio, ya sean páginas web, videos, o podcast personales en videos, es una fiel violación a los derechos, lo cual es penado por la ley de propiedad intelectual. De todos modos, si desea crear una información a partir de esta, deberá, de manera inexorable, nombrar la fuente, que en este caso soy, Nelson J. Ressio, y/o, esta web.
Safe Creative #0904040153804


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!