Dona - Apoya esta Cruzada - Donate.

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Translate this article to:

27/8/18


Un hermano de la vida, expresó que había sido destinatario de un robo, en su propia casa, sin que nadie de la familia se enterara de de dicho acto, hasta que tuvieron conocimiento de lo que faltaba. Por mi parte, le respondí, mas o menos, por medio del siguiente texto.

El problema aquí, es que no se puede hacer nada legalmente, salvo la denuncia policial correspondiente, si es que la persona que es sospechosa, realmente robó lo que robó, (recordemos que todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario), entonces, si es que el supuesto ladrón es el que también fue el autor material en la realidad, si no se tiene prueba alguna del hecho en cuestión, obviamente que todo lo sustraído, se habrá perdido, pero, ¿que pasa si el supuesto sospechoso no robó lo que se especula que robó? Mmm, pues aquí se abre un abanico de preguntas nuevas. Las suposiciones no cuentan, solamente las pruebas, salvo que se posea cámaras de video, y que al supuesto ladrón, se lo haya capturado "in fraganti", en este posible caso de robo.

Y he aquí, la explicación desde el punto de vista meramente antropológico, y bajo mi punto de vista, por supuesto.

Pues, el robo, como sabemos, se constituye como la manifestación mas básica y frecuente del ego humano. Y si nos trasladamos al reino animal, el robo, es "moneda corriente", es decir que, como ejemplo, un mono le quita la banana al otro mono, o un cocodrilo pelea con otro cocodrilo por un pedazo de carroña, o una anaconda se traga un huevo de un avestruz, o un águila se roba, utilizando sus fuertes garras, un conejo al cual perseguía, o un tiburón se lleva lo que parecería ser una presa, flotando o nadando en la superficie del mar, y un largo e interminable etcétera.

El robo está en nuestros genes, es la base misma del ego, pero, lo que hace que el ser humano no robe, que no desee lo que no es suyo, es tener un poco de conciencia elevada, nada mas, solo un poco, y no me refiero al intelecto, sino que, conciencia elevada, un poco mas de lo normal, para que esa forma básica del ego, de pedir recompensas por lo que cree que se lo ha ganado, que es el robo, hurto, rapiña, quite, etc., no se lleve a cabo. Entonces, a nivel psicológico, de los estadíos psicológicos de Freud, los cuales son el "Yo", el "Super-Yo" (ambos conforman el Consciente) y el "Ello" (conformando el Inconsciente); el estadío psicológico "Yo", es el que nos dice, a modo de ejemplo: "Son las 3 de la mañana, estás en el automóvil, solo, detenido frente al semáforo en rojo, ¿no crees que te podrían robar?", con lo cual, despacito, vemos que no venga nadie de ningún lado, y pasamos en rojo, ya que el "Yo" nos dice lo que está mal, pero, pese a una determinada situación, no nos impide romper las reglas; luego está el "Super Yo", es el estrato psicológico, conformado desde la niñez, por medio de los límites que los padres les imponen a sus hijos, por lo que aquí va el mismo ejemplo del semáforo, pero, basados en que dicha persona tenga un poderoso "Super Yo": "Son las 3 de la mañana, estás en un automóvil, solo, detenido frente a un semáforo en rojo: NI SE TE OCURRA PASAR HASTA QUE EL SEMÁFORO ESTÉ EN VERDE, por mas que veas a gente sospechosa"; y por otro lado, nos vamos al estrato o estadío psicológico, denominado por Freud, "Ello", y que es el inconsciente mismo, donde reside el Ego, y que a nivel cerebral, es el Sistema Límbico, nuestro cerebro evolutivo animal.

Ahora bien, este supuesto sospechoso de robo, si es que las sospechas se convierten en una verdad, no posee un poderoso "Super Yo", como para decirse a si mismo, "NO ROBARÉ", y como el ego, siempre es poderoso, por naturaleza, y por lo tanto, es necesario dominarlo, justamente, con el "Super Yo", si este último es débil, pues gana el Ego, siempre gana, y en cambio, si el "Super Yo" es poderoso, gana el Consciente, en la mayoría de los casos. Tanto el "Yo", como el "Super Yo", se encuentran en la corteza denominada Nueva, o Neocortex, lo que nos transformó en seres humanos, en Homo Sapiens Sapiens, y que patológicamente hablando, ambos conforman el Consciente. Por lo anterior es que es tan necesario ponerle límites a los niños, debido a que, los niños, desde que nacen, son todo ego, y nada de "Yo", y menos que menos, "Super Yo", porque esos estadíos anteriores, pertenecientes al Consciente, en la niñez de nuestros hijos, somos los padres, los encargados de labrarselos por ellos, hasta que ellos mismos, puedan seguir nuestro trabajo, que antes no podían, porque eran niños, por supuesto; y luego de los 16 años aproximadamente, si los padres le pudimos fortalecer ambos estadíos constituyentes del Consciente, ellos continuarán, labrando su piedra bruta por si mismos, por medio de las herramientas que nosotros, sus padres, les supimos dar desde el momento en que nacieron, herramientas encerradas bajo el nombre de "límites". Ahora bien, si nosotros, los padres, fuimos unas personas facilistas, simplistas, infantilistas, dedicadas a enaltecer nuestra propia felicidad, y por ende, con la intención de que nosotros, los padres, no suframos, le dimos todo a los niños, todo lo que los egos de los niños quisieron, sin restricciones; en lugar de realizar el arduo, difícil, complejo y adulto trabajo, de reforzarles el "Yo" y el "Super Yo"; terminaremos debilitando su Consciente, pero, al mismo tiempo, lograremos fortalecerles, aún mas, el Ego, y cuando los niños lleguen a aquellos 16 años de edad, como para continuar por si mismos, por sus propios medios, el arduo trabajo de pulir su psique Inconsciente, el de pulir su Ego, no podrán hacerlo, porque el Ego, en lugar de debilitarse, durante sus primeros 16 años de vida, éste se fortaleció, y como consecuencia, esos padres facilistas, le acaban de comenzar el triste proceso de arruinarle la vida a sus hijos, porque, a futuro, sus comportamientos serán basados enteramente, en el ego.

Pues, el ego también nos dice lo siguiente, como respuesta a una incipiente advertencia del "Super Yo", de que, ¿porque tienes que robar lo que no es tuyo y además, teniendo trabajo y un buen estar económico?, con lo que el ego, muy poderoso, le responde: "Voy a robar, porque necesito recompensa, y tu no me lo impedirás, porque yo, el Ego, soy mas fuerte que tu 'Super Yo', y no me estorbarás a la hora de robar lo que sea"; con lo que el "Super Yo", el Consciente, se retrotrae, se esconde, y si bien, el Consciente, es el estadío psicológico que debería, decir: "no pases el semáforo en rojo, aunque tengas una pistola en la cabeza", o bien, "no robes lo que no te pertenece, además, no robes lo que no necesitas para tu subsistencia, valora lo que tienes y lo que eres"; si ese Consciente no está trabajado desde niño, primero por los padres, a través de los límites, y luego por ellos mismos, por medio de las herramientas que le supieron dejar sus padres, el ego seguirá haciendo lo suyo, incluso, la violencia para conseguirlo, será una posibilidad evolutiva, desprendida de la propia Selección Natural.

Y el ego puede robar cualquier cosa, ya sea dinero, joyas, ideas, tiempo, o cualquier objeto, tangible o intangible, que le retorne una recompensa, porque el ego siempre quiere ser feliz y estar satisfecho, mediante recompensas que se auto impone, para, y por, si mismo, sin mas motivos que su propia existencia.

Nelson J. Ressio


0 comentarios:

All Post: Copyright by Nelson Ressio


Safe Creative #0904040153804

Donar - Donate

Apoya mi escritura, la de "Mis Libros", junto con la de esta web, dedicada a toda la humanidad, en donde la Libertad, es una de sus virtudes principales. El destino: publicar en las librerías físicas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!