18/12/16


Desde que la humanidad tiene memoria, en muchos momentos de la historia, ha existido la vital necesidad de recurrir al éxodo colectivo, por parte de innumerables seres humanos que han visto que, sus vidas, y las de su descendencia, se han puesto en peligro, por diversos factores que no necesitan enumerarse, debido a que, es del conocimiento de la mayoría.

Aquí no me referiré al éxodo individual, un simple acto de emigración, sino que, al éxodo masivo, como respuesta evolutiva, de preservación de la especie, a una gran amenaza para incontables personas, y para la especie misma, y dicho éxodo, no solamente pone en peligro el bienestar de las personas que lo conforman, sino que también, el denominado Efecto Mariposa generado, y replicado hacia el resto del planeta, es, por simple lógica, mucho más poderoso, que si fueran simples migraciones individuales, por motivos muy diferentes de los que todos somos conscientes, en relación a los emigrantes que huyen constantemente de la guerras, de la torturas, de las violaciones, de la trata de personas, y un gran etcétera de delitos que atentan contra los derechos humanos; y dicho Efecto Mariposa, se propaga en todos los sentidos, a lo largo del espacio y del tiempo, tanto, hacia dentro de la comunidad de emigrantes de las guerras, como hacia fuera de ellos; es decir, hacia dentro de las comunidades de países donde ellos son aceptados, como inmigrantes, ya que con los eventos que se desencadenan en base a estos grandes movimientos de seres humanos, aumenta la probabilidad de que aquel Efecto Mariposa, independientemente del lugar y del tiempo, ocasione efectos negativos en el Supra Sistema Global, ese sistema que hemos sabido concebir, más allá de los errores y fracasos, pero es el sistema que mantiene a este mundo funcionando tal cual hoy lo percibimos, y con ello, a nuestra especie en su totalidad, parcialmente protegida de una posible extinción, por nuestras propias manos, por decisiones tomadas, desde mi punto de vista, de una manera absolutamente incoherente, porque el aceptar a inmigrantes, de una manera porcentual es hacer una selección totalmente discriminatoria, es decir que, algunos son aceptados, ya sea porque tienen sus papeles de identificación en orden, o bien, por una mínima identificación, pero existe otro porcentaje muy grande, de emigrantes del horror, que indefectiblemente, deben retornar al horror, por no tener las identificaciones pertinentes más otros requisitos requeridos para tal fin, y quiero aclarar, que lo inmediato antedicho, sólo se corresponde con una generalización del problema migratorio, respecto del cual, estamos analizando aquí.

Entonces, debemos ser capaces de pensar más allá de lo que sucede alrededor de cada evento migratorio, de personas que huyen del horror de la guerra y de los vejámenes entre civiles, hacia países de todo el mundo, pero en mayor medida, hacia países de Europa y Asia. Y de todos los países que han aceptado refugiados, existe un gran país, por lo que significa para el mundo; yo diría, en un ámplio sentido, en cuanto a los diferentes aspectos creativos del pensamiento humano; pero también, es un país con una enorme extensión territorial, y que, únicamente ha aceptado, a menos de mil refugiados según datos del año 2009, siendo que Rusia, es uno de los países con mayor índice de personas de tercera edad, y que necesita una pronta inmigración desde otros países, para recuperar el promedio de edad, el que mostrará un cambio hacia una población más rejuvenecida, en un corto futuro; y dicho país, es Rusia (y esto lo expreso sin tener en cuenta a otros países, que como Rusia, también presentan una gran extensión y una imperante necesidad de inmigración). Rusia posee un gran territorio, en donde la mayor parte de este, es terreno que le pertenece a este planeta denominado Tierra (tal como los demás países), además de pertenecer, por derecho evolutivo, a nosotros, todos sus pobladores, y sobre el cual, todos somos ciudadanos. Todos somos ciudadanos del planeta Tierra, y como tales, hemos nacido con el derecho de poder vivir en el lugar que queramos, o bien, podamos, no como un paseo, no como una diversión, sino que; como portadores del derecho evolutivo, antropológico diría yo; a vivir en el lugar del planeta, en el cual, los eventos propios, ajenos y mundiales, allí nos ubiquen, más allá de las fronteras nacionales. Pues esta idea, desde mi punto de vista, se la podría aplicar al problema de los refugiados, resolviendo un gran inconveniente para ellos mismos, primero, y para el mundo, después, evitando que el temido Efecto Mariposa, ocasione un mal mayor, que se extienda por sobre toda la humanidad con efectos negativos, con lo que esto significa, si llegasen a ser afectados los sistemas que mantienen este mundo en funcionamiento, y a esta sociedad dependiente de dichos sistemas.

Por lo tanto, luego de lo anterior, de intentar dejar en claro, que la idea aquí es buscar el mayor bienestar para todos los seres humanos de este planeta, y también, para el resto de la biodiversidad, es que voy a proponer aquí, una idea, para intentar solucionar el problema de los refugiados, para evitar los Efectos Mariposa, negativos, y también, como una manera de disminuir la carga psicológica negativa que generan estos eventos, en directa acción hacia la Conciencia Colectiva Global, por el simple, pero triste hecho, de que existen miles, o millones de personas, con sus mentes en constante sufrimiento, alimentando negativamente a la Conciencia Global; pero además, esta humilde idea, aquí presentada, también va dirigida a obtener rédito económico, algo inevitable y extremadamente necesario, para hacer prosperar a nuestra especie en su conjunto, y a las sociedades que la conforman, y una de dichas sociedades, es la sociedad que conforman los refugiados, porque no podemos negar este hecho, de que, en un mundo civilizado como este, todavía se deban generar eventos tales como los éxodos en masa, de personas que deberían vivir una vida digna en sus propios lugares. Pero bueno, el éxodo es una realidad, el problema de nuestros hermanos refugiados es una realidad, y se la debe enfrentar con la mente totalmente abierta, sin limitaciones, ni prejuicios, ni nada que obstaculice el progreso de la humanidad, porque el resolver este problema de nuestros hermanos refugiados, es parte esencial del progreso, y el progreso, debe ser construido entre todos, pero dejando de lado los convencionalismos, los nacionalismos y el creer que vivimos en un mundo infinito.

Es por todo lo antedicho, que mi humilde propuesta se dirige hacia la reubicación de las personas que huyen del horror, y que no son aceptados en ningún país, por problemas varios, como el estar indocumentados, el ser sospechosos de participación en terrorismo, y un gran etcétera; y estas personas, las que se encuentran en la nada, sin ser aceptados, y sin querer, ni poder, volver nuevamente al horror de sus naciones, son los principales destinatarios de este humilde escrito, porque son personas sin lugar en el mundo, sin poder tener la dignidad de vivir como cada uno de ellos merece hacerlo, al igual que todos.

Pero, en consecuencia, surge la siguiente pregunta, ¿dónde reubicar a los refugiados que son rechazados por los países, y que además, no quieren, y no deben, retornar al horror de sus lugares de orígen? Pues la respuesta a esta pregunta, desde mi punto de vista, es Rusia (y esto, les recuerdo, que se aplica también, a cualquier otro país, con gran extensión territorial, y que necesite la inmigración urgentemente, para disminuir el porcentaje de población envejecida, y aportar al crecimiento económico individual y colectivo, en este caso, por ejemplo, en lo que a Rusia respecta, como país seleccionado por mi, para esta propuesta, sin dejar de pensar en otros países, con las mismas necesidades poblacionales. Por un lado, existen personas con la necesidad de establecerse para vivir y trabajar, lejos del horror, y por el otro, existen países como Rusia, que necesita de estas personas, para continuar siendo el país que es, y mucho más. Recordemos que, al mundo, lo construimos entre todos, entre los refugiados reubicados y todos los países que necesitan familias que se establezcan en sus territorios. Un balance, casi perfecto, pero eminentemente perfectible.

Un claro ejemplo de reubicación de los refugiados, de los que no son aceptados en ningún lugar; lugares estos que, en muchos aspectos, están ya, densamente poblados, y con un cierto equilibrio de edades entre los miembros de su población; es la de construir, desde cero, una, o más ciudades, en lugares similares a la región de Mirnoye, Krai de Krasnoyarsk, en Ucrania, o bien al norte de Bakhta, a la rivera del río Yenisei, permitiendo de esta manera, que la región de Siberia en este caso, se fortalezca con la inmigración de las personas que no son aceptadas por ningún país, y que tampoco desean retornar al horror de sus países de origen, en este caso, del Medio Oriente. Los lugares propuestos, demuestran mi intención de reubicación, por lo que, la elección de otros lugares, es de libre decisión.

Como todos sabemos, el Medio Oriente, se encuentra superpoblado, y en muchas partes, sumidos en una guerra que aparenta no tener fin, por la complejidad en cuanto a la cantidad de partes o bandos que las conforman, por lo que, la reubicación poblacional antedicha, se torna altamente necesaria y prioritaria, con el objeto de redistribuir la concentración de la población, a nivel mundial. Pero, a partir de esto, surgen nuevas preguntas, ¿se deben construir nuevas ciudades desde cero?, ¿quién controlará que no ocurra un efecto Caballo de Troya, para que, dentro del contingente de refugiados, evitar que viajen pequeñas células terroristas? ¿Como se dará Orden a ese caos menor, que será construir ciudades y darles el poder económico que cualquier ciudad posee? Pues, dichas respuestas, no son un obstáculo, en absoluto, y si alguna persona piensa que son obstáculos, esa persona no está  pensando a este problema, de manera global. Debemos pensar globalmente, en todo momento, y actuar siempre en consecuencia, desde el lugar en el que nos toca vivir.

Todas las dudas y preguntas que surgen a partir de un determinado problema, son para ser resueltas en su totalidad, y no así, para ser oscurecidas con puntos de vistas que agreguen mas preguntas, sobre las preguntas. Las nuevas preguntas, deben ser eso, nuevas, para ser respondidas como se deben. Es normal que se generen cientos o miles de preguntas, pero lo que no debe suceder, es que se generen cientos o miles de preguntas, sobre las preguntas ya formuladas, porque oscurecen a las dudas originales, que deben ser respondidas como se debe, es decir, de una manera eficiente y terminante. Aunque la duda es la base de la sabiduría, el peor error que podemos cometer, es generar un árbol de dudas, porque en algún momento, el tronco de ese árbol, no resistirá, y cederá bajo su propio peso semántico. Es por ello, que las dudas, las preguntas, deben ser claras, y partir de un problema existente en la vida real, y no así, que partan de dudas o preguntas anteriores porque se pierde la esencia original destinada a resolver un problema determinado. Es posible que esto no se comprenda del todo, pero, desde mi punto de vista, es de vital importancia, porque no hablo aquí, respecto de un encadenamiento de preguntas, que derivan luego, en una cierta resolución simple, pregunta sobre pregunta, hasta llegar a una determinada verdad; sino que, lo que quiero expresar con esto, es que las preguntas que nos deberemos formar, antes de decidir construir ciudades nuevas, economías nuevas, vidas nuevas, deben ser absolutamente claras, y pasibles de una sola respuesta consensuada previamente por los análisis que sean necesarios, por lo que, las acciones humanitarias que de dicha respuesta dependan, van a tener tanta fortaleza como la pregunta y su respuesta correspondiente. La ramificación de preguntas a partir de una pregunta origen, puede ocasionar que la rama entera se debilite, y el resultado final, no sea el esperado. Claridad conceptual ante todo, porque nos encontramos ante un problema totalmente delicado y que puede expandirse, si se sale de control.

Como consecuencia a lo anterior, los países que no puedan, o bien, no desean, aceptar seres humanos provenientes del actual éxodo, provocado por el horror de las guerras, lo que sí pueden hacer, es un fondo común de apoyo a la construcción de estas nuevas ciudades, fondo que puede constituirse en dinero, o bien, además del dinero, también en empresas constructoras, y de todo otro rubro, que deseen participar en esta reubicación poblacional, la cual urge, para evitar aquel Efecto Mariposa antedicho, hacia los refugiados mismos, y hacia el resto del mundo.

La intención aquí, es concientizar a los habitantes de este mundo, nuestro único y verdadero país, por derecho evolutivo, que somos ciudadanos del planeta Tierra, y expresar que, el mundo entero estaría orgulloso de que sean destinadas a nuevos lugares, a todas las personas que huyen del sufrimiento, de ese sufrimiento interminable, y que no solo es el sufrimiento de cada uno de sus integrantes, sino que, de cada persona del planeta, que posea un mínimo de empatía, como para comprender la realidad global, y que, a la par de todo pensamiento individual negativo, estos millones de estados de conciencia en constante negatividad, en constante sufrimiento y oscuridad, alimentan negativamente a la conciencia Global, algo que he estado estudiando, desde hace mucho tiempo, por medio de diversas lecturas, y con un importante proyecto que yo mismo he diseñado, pero esto, es otro tema, y no quiero agregar más palabras que puedan mover el verdadero foco de esta idea.

Construimos, puentes, túneles, carreteras, máquinas increíbles, una ciencia que madura con cada día que pasa, redes de datos que rodean al Globo, y saber que, en un futuro cercano, lograremos terraformar al planeta Marte, y comenzaremos a habitarlo, desde mucho antes ya; y mientras tanto, aquí en la Tierra, ¿no seremos capaces de plantear y de llevar a cabo, una solución radical, y hasta, políticamente incorrecta diría yo, sabiendo que, a veces, el mundo necesita personas políticamente incorrectas, para el progreso colectivo?

Estimo yo que, las complicaciones que han habido, en cuanto a la aceptación y/o deportación de refugiados, es decir, lo que hasta la actualidad se ha hecho, ocasionaron más eventos negativos, que el haber decidido, desde hace muchos años, aplicar lo que aquí se expone, y posiblemente, algunos tengan la duda de, ¿porqué elegí a Rusia?, y mi respuesta a ello es que, Rusia, en mi opinión, ha protegido a muchos más refugiados que cualquier otra nación del mundo, y además, ha luchado contra el ISIS, mucho más, que cualquier otra organización militar, como por ejemplo, la OTAN, ya que Rusia ha podido, en una buena medida, desarticular al ISIS, en muy poco tiempo, y salvando con ello, a cientos de miles de inocentes. Entonces, por este motivo, además de otros, es que pensé en Rusia, para la construcción de nuevas ciudades para los refugiados del horror.

El diseño de las estrategias, en lo que respecta a la construcción de nuevas ciudades, dedicadas exclusivamente a los refugiados, debe estar a cargo de personas, o entes, que tengan al rédito económico, como base fundamental para decidir por sobre todo lo demás, y a la incorporación de los propios refugiados, como empleados de muchas de las construcciones futuras, permitiendo comenzar un ciclo de flujo de dinero, que haga crecer el lugar rápidamente, y a partir de ello, todas las partes serán beneficiadas, y a varios niveles. Construcción de casas, o colocación de casas prefabricadas en el propio lugar, construcción de escuelas, de hospitales, de aeropuertos, de redes viales, de departamentos policiales, bomberos, y un gran etcétera, con la directa participación de los refugiados, con lo cual, obtendrán la dignidad que se merecen, que todos nos merecemos, tendrán un trabajo, la seguridad de que están construyéndose un nuevo futuro, para ellos, para sus familias, para sus descendencias, y para el país en donde se establezcan, en este caso, Rusia.

El secreto de darle solución es la reubicación con dignidad, y no así, golpeando las puertas de otros países, los que de seguro, ya no podrán abrirlas de nuevo.

El efecto mariposa predicho, luego de la reubicación, minimizará sus efectos esparcidos por el mundo, y la Conciencia Colectiva, contendrá nuevamente, una carga positiva.

Nelson J. Ressio.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!