19/10/15



Si María, la Madre de Jesús, fue Virgen antes, durante y después del parto, entonces ¿pudo habérsele practicado fecundación In Vitro, -para la concepción-, y luego habérsele practicado una Cesárea, -para el parto-?


Hasta donde llega la mente humana para adaptar una necesidad de unos pocos, de manera tal de que ésta necesidad sea aceptada por las masas desprotegidas espiritual e intelectualmente?

Modificar la historia, acomodar los acontecimientos, entremezclar hechos y personas apócrifas, para que todo "calce" donde aquellos pocos necesitan que calce, para demostrar lo ilógico, para enmascarar una verdad prohibida y herética, en definitiva, para engañar con una vil mentira sin el mas mínimo escrúpulo.

Jesús (al igual que sus homónimos de muchas otras religiones, sin importar si fueron contemporáneos entre uno u otro) fue hombre, fue varón, hijo de la unión carnal de una mujer (mujer Virgen, como lo dice en una parte del Nuevo Testamento) y lo hizo con un hombre... O bien, Jesús fue el producto de una fecundación y de un nacimiento artificial... O bien, ninguno de los dos personajes existieron (con todo lo demás a sus alrededores), y tuvieron su protagonismo existencial, únicamente en la Biblia de Constantino, gracias a la herencia de las religiones, doctrinas o filosofías que le precedieron y que en su mayoría tienen un hilo estructural común a todas las religiones actuales.

Particularmente, desde mi punto de vista, Jesús existió, y su linaje continúa hasta hoy en día. Vasta solo pensar en la historia entretejida a su alrededor, registrada por historiadores en libros comunes, y no por los propios mentores de la religión, para comprender que, la humanidad de la llamada "Sagrada Familia", es un hecho a todas voces, y su divinidad, como seres que no necesitan la carne para reproducirse y para existir, es un malvado invento de la mente humana.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!