26/1/15


Existe, hasta hoy en día, de una leyenda urbana que detalla que Paul Mccartney, cantante, bajista y compositor de la banda the Beatles, murió en un accidente automovilístico el día 9 de noviembre de 1969 y que, posteriormente a ello, Paul fue reemplazado por el ganador de un concurso –realizado un tiempo antes de su supuesta muerte- llamado "el doble de Paul Mccartney", cuyo nombre del ganador era –o lo sigue siendo- William Campbell. De todas maneras, hoy en día existe un Paul Mccartney que se encuentra vivo y cantando y otro posible y aparente Paul Mccartney alejado de la vida musical, y que es, o fue, el cuidador de la casa del Paul actual, cuyas características fisonómicas dejan muchos interrogantes.

Muchos son los que afirman que Paul Mccartney murió en 1966 y la persona que le sucedió luego, es solo un doble. 

Todo empezó por medio de una llamada telefónica a un programa radial de aquella época, en la ciudad de Detroit, el 12 de octubre de 1969. La persona que llamó solo dio su nombre a medias, o bien un sobrenombre, quien se identificó como “Tom” quien fue la primera persona que habló al aire y en vivo, que Paul Mccartney había fallecido el día 9 de noviembre 1966 en un confuso accidente de tránsito, cuando conducía su Aston Martin plateado.

De acuerdo a esta teoría, Paul Mccartney quedó decapitado debido a la gravedad del accidente, y prontamente el MI6 se encargó de llevar a cavo una sustitución rápida del cantante, por una persona de nombre William Campbell, como supuesta reacción necesaria, -y vital-, para que los incontables ingresos que generaba el grupo de Liverpool no se detuvieran.

El misterioso Tom, al momento de hablar en vivo en el programa de radio, le solicitó al operador de los controles, que pusiera la canción “Revolution 9” para que comprobaran los oyentes, que la frase “Number 9”, que repite dicha enigmática canción, al reproducirla en reverse, pudieran comprobar todos los radioescuchas que algo raro había sucedido con Paul Mccartney. Al reproducir “Revolution” 9 hacia atrás, todos pudieron oír algo así como: ”turn me on dead man”, y que en castellano sería, “devuélveme al hombre muerto”.

Y a partir de ese preciso instante se conformaron multitudes de grupos de fans de los Beatles, los cuales comenzaron una imparable búsqueda de los códigos ocultos dentro de los discos de los Beatles.

Y como era de esperar, los que estaban convencidos que Paul fue reemplazado por un doble, para diferenciar uno del otro, al “falso Paul” como lo llamaron “Faul”.

Si nos proponemos a mirar detenidamente, las fotos del “auténtico” Paul en comparación con el doble, el llamado “Faul”, podremos comprobar sin lugar a dudas que existen innegables diferencias muy relevantes en cuanto a la fisonomía de ambos.

Por supuesto que los forenses no se hicieron esperar. La muy renombrada forense, Gabriella Carlesi, de nacionalidad italiana, llevó a buen puerto un análisis por computadora, teniendo en cuenta las fotos de Paul y de “Faul”. Y, ¿cual pudo haber sido la conclusión? La obvia, por supuesto, la que afirma que ambas fotos no representaban a un mismo hombre, y cuyo trabajo antropológico resultó en una publicación denominada “¿quien es ese Beatle?”

La doctora Carlesi tomó fotografías a basándose en escalas, de ambos perfiles, unas del Paul original, del año 1966 y otras fotografías del “Faul”, del supuesto reemplazante de aquel, y posteriores a la fecha del accidente. Al comprobar los resultados de sus análisis, encontró más de un 6% de desproporción en ambos cráneos y mandíbulas. El límite, en cuanto a las diferencias, se sitúa en un pequeño 2%, pero, existía un 6% que indicaba dos cosas; la cabeza de Paul era redonda y la de “Faul” era más larga, “apepinada”, y además, la mandíbula de Paul era más alargada y corta, mientras que la de “Faul” más larga y estrecha.

La doctora encontró además, una extraña mancha en un extremo del ojo izquierdo de “Faul”, como una cicatriz ocultada. En cuanto a las narices, ambas eran indiscutiblemente desiguales. La nariz de Paul era más respingada, mientras que la de “Faul” mucho más caída hacia abajo, signos todos, que indican que el Paul de antes del accidente y el que le prosiguió, son dos personas.

En fotos posteriores, varios años mas adelante, podemos comprobar que el “Faul”, el Paul Mccartney actual, se ha operado la nariz en más de una oportunidad, de manera tal, de poder corregir, o bien mantener al mínimo posible, dicha diferencia.

Cuando Paul, –el original-, tuvo una hija, allá por el año 1962, con una mujer alemana, llamada Betina, existe un dato por demás curioso, y es que, tras su separación, el Paul original, siguió pagando la manutención de la niña, hasta el año 1967, año en que, de improviso, deja de pagar y se niega rotundamente a aceptarla como hija suya. Todo terminó en un juicio en el que se solicitó una prueba de paternidad, y en ese momento, ya se encontraba “Faul” en reemplazo de “Paul”, cuya prueba concluyó, y de manera tajante, que “Faul” no era el padre. Razones muy obvias para mencionarlas.

Y por simple lógica, es casi imposible que una persona tenga un accidente, e inmediatamente sea reemplazada por un doble, y dentro de un margen tan corto de tiempo. Entonces, hay conformada una franja de tiempo en la que se sospecha que se produce la muerte de Paul, y que va desde el 11 de septiembre al 4 de octubre del año 1966.

En la imagen que les muestro ahora, pueden observar, la última entrevista del original Paul mientras que a la derecha, la primera entrevista del supuesto “Faul”.

Incluso la voz de “Faul” es muy diferente a la de Paul, ya que su timbre vocal no tiene ese indiscutible acento de Liverpool que siempre lo caracterizó.

Entonces, ¿que pregunta nos podemos hacer, luego de todo lo mencionado aquí? Pues, si Paul Mccartney, realmente murió, es posible que no fuera por un “accidente”, debido a que, como pudimos comprobar con lo antedicho,  el “doble”, el “Faul”, ya se encontraba listo para colocarlo en escena.

Pero, ¿cual fue el verdadero nombre del supuesto reemplazo de Paul Mccartney?

Aparentemente, su nombre es, William Campbell, es decir, el Paul Mccartney que vemos hoy en día, cantando por todos lados, se llama William Campbell.

Y justamente, en relación a William, en el año 1966, -año de la supuesta muerte de Paul-, William Campbell se anotó en un supuesto “concurso” de dobles de “Paul Mccartney”, sin poder percatarse del fatídico objetivo que dicho concurso encerraba entre sus oscuras incumbencias.

Incontables razones lo llevaron a que William fuese el que ganara el concurso. Su semejanza era increíblemente alta en todos los aspectos, con el verdadero Paul, y además, tenía sólidos conocimientos de música. De todas maneras, asimismo, existían unos cuantos items en los que debería mejorar, como por ejemplo, a aprender a tocar con la mano izquierda, algo que era patrimonio del verdadero Paul, ya que Campbell era diestro, mientras que Paul, zurdo, además de aplicarse pequeñas cirugías estéticas para adaptarse lo mas posible al verdadero Paul Mccartney.

En la siguiente imagen podemos apreciar a William Campbell justo antes de presentarse al concurso. Y un dato muy curioso, es que esta misma fotografía aparece en el póster del Álbum Blanco, de los Beatles.

Pero, no le ha sido muy fácil a William Campbell, -ese cantante que, supuestamente, hoy en día, es el Paul Mccartney que todos vemos y admiramos-, les decía, no le ha sido muy allanado el terreno, para poder ser una parte verdadera del grupo, The Beatles.

Es que, una vez dentro, los demás Beatles nunca lo pudieron aceptar como una parte inseparable de ellos, como lo eran antes del accidente.

En el comienzo de su carrera, como posible doble del verdadero Paul Mccartney, William Campbell, tuvo que aprender a cantar como lo hacía Paul, o al menos, intentar acercarse. Mientras tanto, se decidió contratar a un “doble de voz”, llamado Terry Draper, para grabar ciertas producciones de muy poca relevancia para los fans, como lo fue con el single navideño “Everywhere it’s Christmas” (“en todas partes es navidad”). Pero, obligadamente, en poco tiempo, William Campbell dejaba de ser William Campbell para convertirse en el Paul Mccartney que hoy todos vemos y escuchamos.

Por otro lado, en esta portada cargada de simbolismo muy revelador por cierto, para la mayoría de los investigadores que la analizaron, se hace una muy clara alusión al entierro de Paul Mccartney. Como vemos en la parte central inferior de la portada del álbum, las flores amarillas se hallan dispuestas de tal manera, que hacen parecer un bajo para zurdos, y con sólo tres cuerdas, una cuerda por cada Beatle vivo. Además, dichas flores se encuentran acomodadas de una extraña manera, como esbozando subliminalmente el nombre, Paul, proseguido por un signo de interrogación, como diciendo, ¿y Paul?.

Y por arriba de la cabeza de Mccartney podemos apreciar perfectamente, una mano de uno de los muchos protagonistas que se encuentran en la portada del álbum, y justamente, o bien, coincidentemente, la mano colocada sobre una cabeza, conlleva un importante significado esotérico según muchas culturas del lejano oriente, y uno de dichos significados, es la muerte.

Sin ser lo anterior, el único indicio que apunta a la supuesta muerte de Paul, otro interesante indicio se relaciona con el instrumento que sujeta el supuesto Faul, William Campbell, mientras el resto de los integrantes del grupo, poseen instrumentos dorados, Paul Mccartney sostiene uno de color negro. Y siguiendo con las pistas, si miramos hacia la parte derecha de la tapa del álbum, se puede apreciar una muñeca vestida con una remera inscripta con una bienvenida a los Rolling Stones; y si vemos en la pierna derecha, de dicha muñeca, se puede apreciar una mancha de sangre sobre su falda y a su lado, nada mas y nada menos que un coche de juguete, ¿y que coche podría ser?... Acertaron… el Aston Martin en el que Paul Mccartney perdió la vida.

De todas maneras la pista más elaborada –y escalofriante a la par- se vale de la utilización de un espejo colocado de forma paralela, justo en la mitad de las palabras Lonely Hearts, con el evidente objetivo de que se refleje el texto “1 one 1 x he die”. Es decir, los dos primeros 1 forman un 11, el subsiguiente 1 junto con la x conforman un 9, en números romanos, como diciendo de manera oculta, que el día nueve del mes once, es el día que Paul Mccartney muere en un accidente.

Pero, hay más. En la contraportada del mismo álbum, Paul Mccartney porta, -de una manera casi oculta-, en uno de sus brazos, una banda negra con las letras “OPD”, siglas en inglés que en Canadá –de donde era oriundo William Campbell, el supuesto reemplazante de Paul- como les decía, dichas siglas “OPD” significan “Officially Pronunced Dead”, es decir,  declarado oficialmente muerto, aunque los demás integrantes de la banda de Liverpool sostenían la idea de que dicha sigla solo hacia referencia a “Ontario Police Deparment”.

Pero hay mas, hay tantas pistas que se podrían hacer muchos programas como este. De todas maneras, resaltamos hoy, solo algunas.

En la portada que ven mas abajo, se representa, lo que sería el mismísimo entierro de Paul. Como podrán observar, John Lennon viste de ropa blanca, por lo que estaría simbolizando al predicador; luego lo vemos a Ringo Star, el cual viste con atuendos de color negro, -y respecto a esto, hay puntos de vistas encontrados, ya que algunos apuntan a que ringo simboliza a una persona afligida, acongojada, por la muerte de Paul, mientras que otros se inclinan mas por la idea de que ringo representa a un empleado de una empresa fúnebre-, y en cuanto al último en la fila, es George Harrison, quien se encuentra vestido con ropa de trabajo, el cual, simbolizaría al propio enterrador. En cambio, Paul Mccartney camina descalzo –mientras que los demás están calzados- y por medio de un paso cambiado respecto a los pasos de los demás, y con sus ojos totalmente cerrados. Y como para ponerle mas tintes misteriosos a este tema, Paul lleva un cigarrillo en su mano derecha, hecho que puede considerarse como algo muy extraño, teniendo en cuenta que Paul es –o era- zurdo.

Y si miran mas atrás en la calle, hacia la izquierda, uno de los automóviles tiene una patente con la inscripción 28if, como expresando “¿28 si?”… como que Mccartney tendría 28 años ‘si’ no hubiera muerto. 

Entonces, ¿que incógnitas salen desde lo aquí mencionado? Además de la dicha, nos podemos preguntar lo siguiente: ¿y si el verdadero Paul no murió? ¿y si fue reemplazado debido a algún impedimento para cantar? O bien, ¿si todo esto, todo lo mencionado aquí, solo fue parte de un montaje para aumentar el marketing y las innegables características de eternidad que yacen sobre la banda hasta hoy en día? ¿y si existieron muchos mas Pauls?

Vean la siguiente imagen y juzguen por ustedes mismos:




0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!