30/4/15

Nosotros, los humanos, y todo ente material e inmaterial, corpóreo e incorpóreo, vivo o inerte, no somos mas que el producto de un espectacular residuo. Si, estimados lectores, tanto el mundo de lo aparente como el mundo de las ideas conforman un gran efecto de una Causa precedente, y como les mencioné al comienzo, ese residuo del que les hablo, es justo lo que nos dio la existencia, ese residuo logró ser nuestro proceso creador. Somos el producto de un residuo.

Veamos...

Luego del Big Bang; de aquella Gran Explosión que dio origen a todo lo que vemos y no vemos hoy en día; nuestro Universo fue creado, y que al cabo de 15 mil millones de años en el futuro, usted y yo estemos en contacto a través de estas humildes líneas.

Pero, se preguntarán, ¿de que manera el ser humano, sumado a todo lo que existe, se dio lugar en este Universo gracias a un residuo? Parecería una pregunta ilógica, el que todos seamos el producto de un residuo, pero como les comentaré a continuación, la respuesta es muy lógica.

Al producirse la Gran Explosión, luego de millones de años de colisiones de partículas provenientes desde el Infinito, es decir, desde el Multiverso, comenzó a gestarse, dentro de ese frío y oscuro Infinito, lo que se denomina un Plasma de Quarks y Gluones, una especie de viscosidad energética extremadamente caliente, la cual, luego de ciertos procesos internos, se generó lo que se denomina: Materia y Antimateria.

La Antimateria no es mas que la mismísima materia normal; es decir, lo mismo con lo que usted y yo -y todo en el Universo- estamos hechos; pero con la diferencia de que se corresponde con un efecto espejo en relación a la materia. Es decir que, la antimateria es el espejo de la materia, y viceversa. Si los Neutrones, Protones y Electrones, que componen la materia "normal", poseen cargas neutras, positivas y negativas respectivamente; las mismas partículas, pero de la antimateria, tendrán cargas opuestas, cargas espejo, es decir, neutras, negativas y positivas respectivamente.

Pero, he aquí que todavía no he respondido a la gran pregunta, la que pide a gritos saber ¿porque somos producto de un residuo?

Y aquí nos iremos acercando a la respuesta. Como muchos ya lo estarán intuyendo, al leer las características especulares de las partículas de la materia como así también, de la antimateria, podrán haber evidenciado que; por ejemplo, como en el electromagnetismo, los polos opuestos se atraen, en donde los electrones colisionan entre si atrayendo los imanes; también sucede algo similar en aquella sopa primigenia, viscosa y plasmática conteniendo, tanto materia, como antimateria, es decir, todas las partículas que la constituyen y que se correspondan con la materia y la antimateria; con electrones con carga negativa y con Antielectrones con carga positiva (Positrones); con Protones con carga positiva y con Antiprotones con carga negativa (p-barra); y con los Neutrones, en ambos casos, sin carga eléctrica alguna, aunque teniendo en cuenta que los Neutrones, ya sea que provengan de la materia normal o de la antimateria, están compuestos por Quarks y Antiquarks, por lo que, aunque la carga eléctrica de ambos sea neutra, la variación especular entre ambas partículas, se puede apreciar entre sus números Bariónicos, y que por lógica, ambos números son opuestos uno del otro, es decir que, es +1 para el Neutrón y -1 para el Antineutrón. Y para aclarar que significa la palabra Barión, el Número Bariónico (representado por la letra B) es una constante numérica cuántica que se la puede definir como un tercio del número de Quarks menos el número de Antiquarks (partículas esenciales de la materia dentro de las partículas normales como lo es en este caso el Neutrón).

Entonces, entendido que los opuestos se atraen, el campo de batalla para que suceda un desastre Cósmico queda preparado al instante, y es que, al entrar en contacto la materia con la antimateria; es decir, los Electrones con los Antielectrones, los Protones con los Antiprotones y los Neutrones con los Antineutrones, los tres dentro de una entidad muy conocida por todos, denominada Átomo; entonces, al entrar en contacto, los Átomos de la materia "normal" con los Átomos de la antimateria, se produce una explosión de tal magnitud, que en comparación con una bomba atómica de hoy en día, ésta quedaría replegada a simples fuegos de artificio. Es decir que, al colisionar materia contra antimateria, ambas son aniquiladas mutuamente, ambas se destruyen, ambas son causantes de una explosión que las hace desaparecer, tanto a la materia como a la antimateria. Pero, entonces, ¿como surgió nuestro Universo, todo lo que conocemos y hasta nosotros mismos, si luego de la explosión todo desaparece?, pues surgió, como les decía al comienzo, de un residuo. Todo nuestro Universo y lo que éste contiene, no es mas que el producto de un residuo, incluidos usted y yo, y es así, porque luego de que la materia y la antimateria generaran una conflagración descomunal y se destruyan mutuamente, la desaparición de ambas fuerzas especulares, dejan un residuo de partículas creadoras de toda existencia en nuestro Universo, debido a una mínima diferencia en las cantidades de aquellas partículas elementales denominadas Quarks y Gluones que la materia y la antimateria contuvieron al inicio, hace 15 mil millones de años. En base a dicha ínfima diferencia de la parte mas esencial de la creación, el residuo es generado.


En definitiva, y recordando un muy buen refrán y muy aplicable para este caso, el que dice que: "En donde hubo fuego, cenizas quedan"... nosotros, y todo el Universo, somos los descendientes directos de aquella diferencia infinitesimal entre las dos formas de la materia originaria... somos la innegable descendencia de las cenizas dejadas por la Pasión desenfrenada de la materia hacia la antimateria... y viceversa.


25/4/15


Capítulo 15.

 Solo oscuridad y silencio absolutos… aunque, con un tono muy grave, el sonido del palpitar de su corazón, se asemeja a una infernal técnica de tortura constante… únicamente la respiración aplaca el interminable retumbar de los latidos… sístoles y diástoles ininterrumpidos ganando terreno psicológico… la razón esta sucumbiendo a merced de una fuerza siniestra… soledad… incertidumbre… impotencia… perplejidad… dolor… mucho dolor… frío… entumecimiento. Una cuerda hecha de fibras naturales muy gruesa, aprieta con fuerza sus muñecas detrás del respaldar de la silla metálica en la que él se encuentra sentado, la cuerda que parte de ambas manos ligadas, cruza por detrás y por debajo del asiento para terminar en los tobillos, hacia el frente de la silla. Mas y mas dolor… los tobillos, al igual que sus manos, se unen apretadamente por intermedio de la misma cuerda en su punta opuesta… inmovilidad… calambres… tristeza… el ser de razón… inmaterial, está sucumbiendo bajo el ser de carne y hueso… el material.
 Su cara y su cuerpo padecieron la ira de Melek Taws. Este atormentado ser, percibe como un extraño líquido se derrama desde una de sus cejas, cruzando por su ojo derecho y prosiguiendo hacia abajo por sobre las mejillas maltratadas y sudadas, para terminar depositándose en su pecho golpeado y en su estómago doliente... ¿sangre?
 Héctor Ayala se encuentra sufriendo el peor maltrato que una persona puede soportar, confinado en una habitación de concreto, de unos treinta metros cuadrados de superficie. En el medio de esta, se sitúan una silla metálica empotrada al piso, también de concreto, y una mesa confeccionada con un metal muy reforzado y brillante, y con la inmovilidad equivalente al mismísimo asiento, se afianza en el suelo impenetrable mediante sus patas anchas y gruesas. En lo alto, a casi cinco metros, seis reflectores alójenos miran difusamente hacia las paredes y el techo. El reflejo enérgico de las lámparas apuntando sobre el concreto muy blanco, a partir de la mitad de cada pared y en todo el techo, generan una gran y espléndida difusión fotónica en el ciento por ciento de la sala… pero esas luces… hoy están apagadas… Héctor continúa con su calvario… sumido en una oscuridad total y absoluta.
 Pero eso ya esta por cambiar. Unos pasos firmes y pesados se oyen del otro lado de la puerta de hierro. Un acercamiento muy rápido de esos movimientos, en dirección a la puerta, es captado por Héctor –¡otra vez no!… ¡por el amor de Dios!– piensa Héctor utilizando lo que le queda de razón. Los pasos se detienen y dos sombras obstruyen la poca luz que ingresa por la base y desde el otro lado de la puerta. Se escuchan tintineos agudos de las que parecen ser llaves. Inmediatamente que el ruido a llaves disminuye, Héctor escucha como es insertado en la puerta un objeto metálico, para luego percibir claramente dos veces su giro dentro de la cerradura. Al instante siguiente, escucha un molesto sonido de arrastre, como si fuera un gran pasador, rechinando dolorosamente, gracias a los aparentes intentos de desplazamientos del mismo, en dirección hacia el centro de la puerta. Tal cual lo percibió Héctor, ese rechinar al fin terminó, lo que permitió que se colara un recuadro de luz, del tamaño de la puerta, aumentando cada vez mas, hasta que la iluminación del pasillo exterior inundó la sala, y encegueció al prisionero por unos momentos. Cuando la vista de Héctor se pudo adaptar a la luz, vio una figura esbelta y ensombrecida por el contraste, parada justo debajo del marco de la puerta… inmóvil… dirigiendo lo que parece ser, una mirada letal hacia su cautivo.
 –Es hora de hablar mi querido Héctor, ya has sufrido demasiado, y matarte no me dejará seguir jugando –le dice una voz crepitante desde la figura humana que todavía se encuentra inmóvil en la entrada.
 –Por favor… ¿que te he hecho yo para que me hagas esto? –le contesta Héctor con un tono de voz muy apagado y triste.
 –Absolutamente nada… no me has hecho… nada, solo son negocios… para mí –le respondió muy sonriente, la figura que todavía se encuentra bajo el marco de la puerta.
 –Y veo que el producto comerciable soy yo… pero… ¡ya te dije que no tengo lo que buscas! –vociferó Héctor con un tono de sollozo en sus palabras.
 –Reconozco que eres muy fuerte… eso es una de las pocas virtudes que valoro en mis… víctimas… ¡siéntete alagado Héctor! –ironizó el verdugo.
 –¡Púdrete!, veo que tu alma ya está en el maldito infierno… y… ¿quieres que te diga qué mas veo en ti?... veo que tu ser se ha despojado de su alma… hace… hace mucho tiempo… eso… eso es exactamente lo que me da fuerzas… porque aunque tu cuerpo esté vivo… estas muerto por dentro… y… ¡y lo sabes muy bien!... se que lo sabes –le clamó Héctor con mucha valentía, sabiendo que le vendrían mas golpes y torturas por delante.
 –Ah… eres… muy… valiente, al decirme eso… no creas que podrás dominar mi mente –le expuso al atormentado Héctor.
 –¡Tu no tienes mente!... ¡¿no te das cuenta que eres un simple animal encerrado de por vida en un cuerpo humano?! –agregó el miembro de ANNON como autoaplicándose una técnica para aumentar su nivel de adrenalina. Con esto logra enfrentar con mucha mejor predisposición los tormentos que le seguirán pronto.
 –¡Maldito engendro del demonio!... ¡¿que te pasó cuando eras pequeño?! –prosiguió Héctor gritándole con mucha fuerza. Parecía que esas fuerzas le retornaban a su cuerpo por arte de magia… o de un ser superior.
–Ah… me siento muy alagado “querido amigo”… con todo lo que me dices, reafirmas mucho más mi condición superior a la humana –respondió Melek enalteciendo su ego cada vez mas y siempre desde la puerta, disfrutando el verlo sufrir en cuerpo y alma.
 –¡Sabes que… maldito!... te tengo mucha lástima… porque… porque me pongo en el lugar del niño humano que alguna vez fuiste… y el único sentimiento que siento, es el de ir corriendo a rescatarte de lo que sea que te haya transformado en lo que eres hoy, y… y, traerte a mi lado… quien quiera que sea el que te ha convertido en… en… ¡en esto!... merece la peor de las condenas humanas y divinas –le dijo Héctor desde lo mas hondo de su corazón.
 Melek, al instante siguiente de que escuchó la expresión de lástima y a la vez de tristeza, de la boca de su prisionero… hizo una gran pausa… inmóvil desde la puerta. Solo después de unos minutos, como si se quedara pensando sobre lo escuchado, comenzó a levantar su brazo derecho hacia la pared, a mitad del marco de la puerta. Con un clic que retumbó en toda la habitación de concreto, las potentes luces difusas del techo hicieron que los dos personajes entrecerraran sus ojos en respuesta a sus actos reflejos. Habían pasado un rato hablando casi en penumbras.
 –¡No!… no me conmueves Héctor Ayala, tu extraña compasión… esa gran misericordia que demuestras tener, te hace frágil y débil –respondió Melek casi rozando con el susurro.
 Cuando Héctor se recuperó de sus ojos enceguecidos momentáneamente por la potente luz difusa del techo, dirigió un vistazo parpadeante hacia la monstruosa figura de Melek Taws, quien lo estaba mirando fríamente y sin dar un solo parpadeo, mostrando sus grandes ojos muertos y negros, empotrados en una cara de tez muy blanca con facciones huesudas y bastante simétricas. Melek, luego de sus palabras, y en el otro lado de la mesa, mira al cautivo de una manera penetrante.
 –¿Que me vas a hacer Melek?… ¡que!... ¿vas a matarme?... ya te dije una y mil veces que no obtendrás lo que buscas… el poder ya no está en mi –y antes que continuara hablando, Melek se interpuso.
 –Si, lo se, lo tiene Susana Palacios… ¿no Héctor? –le inquirió levemente sabiendo lo que ello significa para el detenido.
 A Héctor nuevamente se le aflojó todo el cuerpo y sus ojos miraron con una expresión de odio y frustración hacia Melek. La boca entreabierta y en combinación con un estado de perplejidad ejerció en Héctor un efecto de enmudecimiento temporal. No pudo responder una sola palabra.
 –Solo debes decirme como detener a los que quieren parar con el accionar del virus que encontraste, al que le realizaste ingeniería inversa… y… y quedarás… libre como un pájaro –propuso Melek.
 –¿Crees que soy estúpido Melek?... ¡¡¡maldito hijo del demonio!!!... y te digo mas Taws, así como me entristeció pensar en tu sufrimiento pasado, puedo pensar de la misma manera, pero deleitándome con tu desconsuelo futuro… serás atormentado gracias a tus propios pensamientos y sucumbirás ante tu misma ira contenida, no podrás sobrevivir ni a ti mismo, sin importar lo que le hagas a los demás… ¿piensas que eres eterno Melek?... ¡eh!... la eternidad solo es para los puros de mente y de corazón –Inquirió con mucha fuerza y tono de desprecio hacia su captor.
 –Y, ¿qué es ser puro de mente y de corazón Héctor?... ¿tu piensas que una deidad omnipresente y omnisciente vendrá volando y te sacará de aquí?... la eternidad que dices… ¿pretendes que también sea para ti?... ajajá… lo único que veo en tu ser… –dice Melek mientras se encorva levemente hacia delante, apoyando sus dos manos sobre la mesa y asestándole una mirada filosa y penetrante directamente a los ojos de Héctor– es rabia, ira, odio… a eso no lo veo muy puro que digamos mi “triste amigo”… tu también podrás sucumbir ante ti mismo… cada momento en el que te ofrezco mi “amable visita” siento como el odio y el temor se amplifican en tu corazón y en tu mente... y es mas, cada minuto que pasas encerrado en este lugar, te estas pareciendo… a mí, Héctor… ¿no te has dado cuenta?... ya somos carne y uña… hasta podrías trabajar conmigo… ¡piénsalo! –continuó diciéndole Melek, como una manera de ejercer una tortura psicológica, además de la física.
 –Tienes razón Melek… esos sentimientos oscuros, y  que ahora los percibes en mí, son muy reales… ¡muy reales!… lo acepto… pe… ¿pero no percibes la diferencia que hay entre tu y yo?... ¡¿no has caído todavía?!... ¿tu crees que esos sentimientos en mi, son absolutos?... ¡son relativos Melek Taws!... mi odio, ira y temor son pura y exclusivamente dirigidos hacia ti… tu, en cambio, odias a todo el mundo, ¡tus sentimientos son absolutos!… ¿ahora, percibes la diferencia entre tu y yo?... tu odio absolutista te convierte en un monstruo… mi odio relativista me convierte… bueno… en lo que soy, un ser humano normal, y con falencias… ¡pero normal al fin y al cabo! –terminó diciéndole Héctor estimulado por un aluvión de adrenalina en su sangre.
 Cuando Melek terminó de escuchar a su apresado, entendió las diferencias; por lo que dejó de estar apoyado en la mesa, se enderezó rápidamente y con una verdadera expresión de furia contenida, y sus puños fuertemente cerrados, le comenzaron a hacer ver a Héctor, lo que estaba por recibir. El desalmado personaje, no pudo contra el espíritu puro y limpio del activista de ANNON, con lo que Melek procedió a caminar alrededor de la mesa, sin apartar la mirada hiriente sobre su presa, hasta que después de ciento ochenta grados de recorrido semicircular, hicieron que se encuentre detenido justamente a un costado de Héctor Ayala. El demonio se encorvó sobre él, colocó las manos en la parte superior de sus propias rodillas, luego acercó los labios al ensangrentado oído, de esa sufriente presa humana, y le susurró lo siguiente por medio de su voz muy particular, la cual, siempre parece provenir desde el inframundo:
 –No juegues conmigo… maldito… si fuera por mí, ya serías comida para los peces del río de aquí al lado –le susurró a Héctor, a lo que este le manifestó sin vacilar:
 –¡No veo las horas!… y hasta tu… demonio de cuarta... te has dado cuenta… hasta tu te diste cuenta, de que le seré mas útil a los peces, que a ti… no lograrás sacar nada de mi… ¡nada!… y te digo algo ¡engendro!, cuando estés por morir, después de que hayamos exterminado a, ¡tu querido virus!... veré con mis propios ojos como te retuerces en el lecho de tu muerte… y pensaré en como los ángeles del demonio se llevan tu alma oscura directamente hacia un sufrimiento eterno –le dijo el activista de ANNON por medio de un tono de voz, irreconocible en él, y observándolo de costado, ya que todavía el maleante se encontraba con su cabeza pegada a la de él.
 Sin dudarlo un segundo, y sin pronunciar palabra alguna, Melek Taws, valiéndose de su propia cabeza, la separó unos centímetros en dirección contraria a la de Héctor, solamente para tomar impulso, y después, con una fuerza sobrehumana le propinó un cabezazo muy dolorido, justo en la sien de ese hombre atormentado.
 Héctor quedó inconsciente. Noqueado. Su cabeza ahora cuelga hacia abajo, y su pera se apoya sobre su pecho ensangrentado. Todo es oscuridad y dolor.
 Melek Taws se reincorpora, lo mira de reojo hacia abajo, y se marcha directamente hacia la salida, junto con apagar las luces y cerrando la puerta de acero, como expresando su enojo por medio de un estremecedor portazo de rabia e impotencia, ya que no lo debe asesinar por órdenes explícitas de la oscura persona que lo contrató. Héctor ha logrado sacarlo de las casillas.
 Nuevamente… oscuridad, y silencio… un silencio… ensordecedor.

Adquiere mis libros en: http://nelsonjressio.bubok.com.ar/




20/4/15

Nosotros, los Homo Sapiens Sapiens, constantemente nos encontramos cursando una muy larga lucha interna entre lo que está abajo y lo que está arriba, entre la tierra y el cielo, entre continuar siendo solo plomo o en convertirnos en un oro reluciente; es decir, a nivel cerebral, y a nivel físico, entre lo que nos hace animales, -el Sistema Límbico-, y lo que nos hace Sapiens Sapiens, -el Neocortex-, y a nivel psíquico, el estadío psicológico denominado Ello y el estadío denominado Yo (sumado al Super Yo), respectivamente.

Desde un punto de vista psicológico, al menos tres seres se encuentran dentro de nuestra mente, a saber: un reptil, un homínido y un ser humano Sapiens Sapiens, por lo que, solo la psique consciente, ese estadío psicológico denominado Yo consciente, y desde el Neocortex, debe luchar constantemente contra los dos animales que todavía portamos dentro, es decir que, la conciencia, constantemente está cursando una dura batalla contra el reptil y contra el homínido que intentan a cada instante saltear la barrera del Preconsciente, por medio del ególatra objetivo de anular nuestro uso de razón provisto por el Neocortex, y es justamente en ese traspaso de los límites entre nuestra parte animal y nuestra parte humana, cuando ponemos a prueba qué tan bien "alimentado" de conocimientos y de lógica se encuentra nuestro Neocortex, nuestro Yo consciente a nivel psicológico, para poderle hacer frente a las fuerzas tiranas provenientes del Ello, del Sistema Límbico.

Entonces, a partir de esta complejidad planteada, y que emana desde mi humilde opinión, es que el ser humano nunca dejará de ser inteligente, o mejor dicho, seguirá siendo inteligente, por el magnífico hecho de que asimila, administra, procesa y le da un orden y una lógica a la información que obtiene desde su entorno.

El problema se genera en el preciso momento en que dicha información o conjunto de saberes, conocimientos y deducciones silogísticas, sentido común, etc., son débiles y hasta inexistentes, y es justo allí cuando las fuerzas animales del inconsciente toman la delantera y pueden ganar la batalla interna entre esa dualidad Hombre-animal, y es allí mismo cuando vemos las atrocidades cometidas por el Hombre, para con con su propia especie, como por ejemplo lo están haciendo esos ANIMALES del Estado Islámico, y también para con las demás especies del planeta Tierra.

El Homo Sapiens Sapiens, en esencia, todavía no ha dejado de ser un depredador, no ha dejado de ser un animal, y podría decirse también, que no ha dejado de ser todo ello, aún portando en su Yo y en su Super Yo, el mas alto nivel de conciencia, moralidad, intelectualidad, lógica, sentido común, etc., porque, hasta el Hombre mas culto, actuando bajo ciertos tipos de presiones psíquicas, puede extraer lo peor de si, y que es, lisa y llanamente, el extraer sus reptiles y sus homínidos desde lo profundo de su inconsciente, desde su estadio psicológico denominado Ello.

Pero, como sabemos, se ha podido constatar, de que el Neocortex se ha ido haciendo mas grande con el paso del tiempo, ha ido aumentando su volumen varias veces durante su evolución, en contraste con el Sistema Límbico, que su volumen ha ido empequeñeciendo, por lo que, pienso yo, que en unos cientos de miles de años mas, nuestra herencia animal será tan pero tan pequeña, que estos actos horrendos provenientes de lo que denominamos maldad humana (como lo de ISIS o sobre la extinción de las especies por la mano humana), las cuales son solo dos de las tantas acciones puramente irracionales, animales que comete parte de nuestra raza humana; entonces, dichas acciones horrendas, serán cada ves menos vistas, porque prevalecerá la conciencia por sobre la inconsciencia, tendremos pocos dogmas reprimidos en el inconsciente y mucho Neocortex para pensar con mas inteligencia, con mas lógica y sentido común.

Por ahora queda utilizar la fuerza para exterminar a los que se comportan como animales, pero en el futuro, el uso de la fuerza no será tan necesaria, porque, las fuerzas de la razón, y no las fuerzas tiranas del mundo animal y salvaje que portamos en nuestro cerebro, serán las fuerzas que regirán nuestras vidas como seres humanos Homos Sapiens Sapiens Sapiens, tres veces Sapiens.

Por ahora, pienso que nos encontramos en una gran transición imperfecta, pero en una inequívoca dirección hacia la perfección, hasta, diría yo, que llegará el momento en el que nos despegaremos por completo de nuestra herencia animal... seremos todo Neocortex... y nuestro poder mental será enorme, seremos algo así como una civilización tipo I o tipo II... separada completamente de los mundos animal y vegetal.

Nelson J. Ressio.



19/4/15

Desde mi punto de vista, esa pobreza es el resultado de la corrupción local en connivencia con el capitalismo, ese capitalismo desmedido y voraz, que -por su propia naturaleza materialista- no integra la variable Hombre entre sus fórmulas frías y sus cálculos matemáticos y estadísticos.

La corrupción en algunos países africanos es descomunal, y solo unos pocos señores se han adueñado del poder, quienes le son totalmente serviles al capitalismo, o a ciertos sectores del capitalismo voraz. Por desgracias, los consumidores actuales logran que las corporaciones sean inmensamente rentables, y por lo tanto, la pobreza extrema no hará cambiar sus ganancias. Entonces, las personas que mueren de sed o de hambre todos los días, por efecto del alto nivel de connivencia de la dupla corrupción/capitalismo voraz, no les interesa en lo mas mínimo, y para ellos, estimo que se dicen para si mismos: "todos los días, mueren millones y nacen millones, y esos recién nacidos si en algún momento forman parte del conjunto de consumidores, pues mejor para nosotros, tendremos mas ganancias de las que ya nos sobran, y si se mueren, mejor también, así se reduce la superpoblación"... y un largo etcétera de duras palabras.

Mientras esa connivencia no cambie, África seguirá empeorando inclusive, desde mi punto de vista. Pienso yo que los temas a solucionar pasan por otro lado, y que son, en el erradicar la corrupción de parte de esos señores que se perpetúan en el poder, poder que les dura toda la vida, para que luego le prosigan sus propios hijos, entonces es menester terminar con estas nefastas pseudomonarquías, al igual que en los países mas "civilizados" se debe terminar con la corrupción estructural y de alto nivel; y uno se pone a pensar... si, pero, ¿como logramos esta ardua tarea?... y la respuesta pareciera que es inexistente mientras se continúe pensando convencionalmente, y dentro de los mismos esquemas soberanos que actualmente tenemos en la tierra... pero, entonces, ¿como dejamos de pensar convencionalmente?, pues, pensando en un nuevo paradigma respecto de las naciones, porque el transformar al mundo, a este planeta que flota muy solitario en el espacio, y con todos nosotros dentro, deberemos pensar en que somos una única nación, debemos pensar en los que podrían llamarse los Estados Unidos Federados de la Tierra, o las Provincias Unidas Federadas de la Tierra, -digamos que el nombre importa muy poco-, por lo que con esto, desaparecerían de un plumazo todos los presidentes y altos mandatarios que se encuentren en connivencia corrupta con el poder corporativo voraz, sabiendo, por la aplicación de este nuevo paradigma, que solo existiría una sola cabeza mundial, un solo gobierno mundial, una sola moneda mundial, un solo sistema de control de los ingresos públicos del Estado Mundial, un solo banco mundial controlante de la única moneda en curso sobre los demás bancos, un solo organismo que defienda los Derechos Humanos como lo es la ONU hoy en día, un solo ejército mundial, reduciéndose considerablemente el gasto militar, un solo organismo regulador de la Salud Mundial, trabajo que haría muy bien la Organización Mundial de la Salud... en definitiva, hoy en día ya nos encontramos inmersos en un proceso que tiende a unificarnos, porque los países ya se encuentran organizados en bloques de países y por ende, mas manejables y controlables, y solo restaría unificar dichos bloques en uno solo, el Gobierno Mundial, y con ello, -y aunque a partir de aquí surgen nuevas cuestiones- los generadores de la pobreza en los lugares como África (y en otros lugares alrededor del planeta), habrán desaparecido y las decisiones de bienestar serán iguales para toda la humanidad, porque provendrían de un único gobierno que no se permitiría la corrupción entre sus estructuras estatales mundiales y mucho menos la connivencia con el capitalismo destructor; y a este último lo llamo de esa manera, porque no fue creado para hacer el mal a la humanidad, sino que es un capitalismo frío, sin la variable Ser Humano entre sus premisas que constituyen las bases de su mercadotecnia, y por ende imperfecto, pero mas imperfecto aún, si se aprovecha de los gobiernos corruptos. Al momento que se le agregue el factor Ser Humano, el capitalismo también cambiará de paradigma.

Parece una utopía, pero el Hombre, siempre ha sabido sobreponerse a todos los cambios durante las diferentes eras que le ha tocado transitar... y de seguro que lo hará nuevamente.


17/4/15

Hoy en día, y todos los días, tristemente vemos el efecto resultante del como se vienen tomando a las Santas Escrituras desde miles de años atrás, en ciertos sectores muy numerosos y extremos de nuestra raza humana.

El tomar a las escrituras, de cualquier religión, como una literalidad inamovible, en detrimento de un análisis de su semántica implícita, imprime en el subconsciente del Hombre, una fuerza psíquica muy poderosa y que queda para siempre accionando -en edades adultas- en dirección hacia la conciencia, transgrediendo los límites del pre-consciente, fuerza psíquica que se opone constantemente a toda libertad y a todo derecho que portamos desde la propia Creación Universal, y que es el derecho al Libre Albedrío.

Ahora, ¿que podemos pensar de ciertos adultos dominados por aquel dogma? Simplemente, que nunca cambiarán, ninguno de ellos, porque además, se encuentran inmersos dentro de un contexto social al extremo dogmatizado, con lo cual la retroalimentación psíquica es infernal, y como nefasto resultado, se convierten -en edades adultas- en personas totalmente enemigas del Libre Albedrío, es decir, enemigas de la propia Creación y de lo que heredamos de ella, y por lo tanto, enemigas de toda persona que practique ese Libre Albedrío.

Es una verdad cruel, pero tenemos cientos de miles de personas en el mundo, enemigas del mundo libre, enemigas de que cada persona sea autónoma y soberana de si misma. Estas personas enemigas del Libre Albedrío, capturadas por su subconsciente, por sus propias cadenas, son las mismas que atentan contra toda evolución y contra todo intento de perpetuación de la especie humana por parte de las personas del mundo libre.

Primeramente, leamos lo que expresa la Enciclopedia mundial Wikipedia, respecto de la definición del término Dogma:
Un dogma de acuerdo la DRAE es una "proposición que se asienta por firme y cierta, como principio innegable de una ciencia; una doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia; o el fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión". Es un principio o conjunto de ellos establecidos por una autoridad como una verdad incuestionable. Sirve como parte de las bases fundamentales de una ideología o sistema de creencias y que no puede alterarse o descartarse sin afectar a todo el paradigma del sistema o la ideología en sí. El término puede referirse a opiniones aceptadas por filósofos o escuelas filosóficas, decretos públicos, religión o decisiones promulgadas por autoridades políticas.El término deriva del griego, que significa "parecer, opinión o creencia", que a su vez deriva de (dokeo), "pensar, suponer, imaginar".
Y a partir de aquí, surge otro tema, y es, ¿como se erradica este flagelo que atenta contra la mismísima especie humana?

Al ser humano le ha costado mucho -evolutivamente hablando- el llegar a ser lo que es hoy en día, para que, miembros de su propia especie intenten involucionarlo, y hasta exterminarlo. ¿Que hacemos con ellos? ¿Como logramos transmutar -con hechos- aquella fuerza oscura como la de los fundamentalistas, en todo lo contrario? Por desgracias, no se podrá sin violencia hacia estas personas adultas que no valoran ni a su propia familia en algunos casos, y son las mismas que colocan sus Santas Escrituras literales por sobre todos aquellos. Es imposible desdogmatizar a una persona adulta -como a los que portan el fundamentalismo religioso y a muchos otros-, porque el dogma forma parte de su profunda personalidad asimilada desde niño, pero se está a tiempo con los niños, de evitar, de alguna manera, que sigan ese camino cruel del extremismo religioso. Pero, ¿como hacemos eso? ¿Como evitaríamos desdogmatizar a las generaciones todavía jóvenes? Y yo pienso que aquí también entramos en el terreno de la violencia, no sobre los jóvenes, sino sobre aquellos adultos, porque si la razón no existe para ellos, la guerra es su única opción de defender su dogma carcelario, por lo que, a una guerra se la responde con guerra -si los intentos de mediación pacífica no surten efecto-, tema muy triste para mi, porque detesto toda acción bélica, porque encierra entre sus acciones, una potencial destrucción de la raza humana, además del sufrimiento en sus incontables "efectos colaterales". Es un tema muy difícil de remediar, cuando la razón en una de las partes no existe. Es como, cuando un León lucha contra otro León por una carroña, siendo esto, casi lo mismo que con los extremistas, porque para los Leones, no existe el uso de la razón, sino que, todo lo contrario, solo existe una clara dominación de parte del inconsciente animal, y por ende, la violencia es inminente, y como sabemos, la violencia siempre proviene desde ese estrato psicológico. Estos extremistas o fundamentalistas religiosos, son como esos Leones, siempre lucharán por defender su "carroña", su dogma, hasta dar su propia muerte.

Entonces, como la razón no es la base de todas las acciones de estas personas... yo pregunto... ¿solo queda la violencia? ¿La guerra? Y con tal de evitar que se continúe atentando contra nuestra perpetuidad como especie, aparentemente y a las claras, ese es el único camino.

Pero, pienso yo, ¿podría haber otro camino para desdogmatizar a personas como a estos fundamentalistas? Ese camino, pienso yo, o ese evento a nivel mundial, nunca visto, debería contener tanta, pero tanta carga psíquica positiva (sin dogma implícito) que se logre imprimir en el ser humano -dogmatizado y fundamentalista- como un potente mensaje, para que todo lo que antes habían leído, escuchado, asimilado, estudiado, etc., en referencia al dogma carcelario y fanático, pase a segundo plano, prevaleciendo en sus psiques a dicho megaevento, el cual debería portar un mensaje unificador para la humanidad, un mensaje que saque al Hombre, temporalmente, de su rutinaria humanidad.

Pienso que es un buen método sin violencia para despertar a las masas fanáticas? ¿Pero que evento?



16/4/15

Desde mi punto de vista, existen varios tipos de regresiones evolutivas muy claras, muy a la vista, por desgracias. Una de ellas es innegable, por mas que al mercado no le caigan bien estas palabras, siendo la peor causante de la regresión evolutiva humana, y se centra en la capa distractiva dedicada a la exaltación de los egos (hecho meramente animal) que fomenta el mismo mercado de consumo, ya sea desde el vestuario, un reloj, la última tablet, el último coche, etc.; es decir, el mercado se está ocupando, por su inherente inercia evolutiva también, y sin querer directamente que esto pase, a que el Hombre, en tanto que su universal, esté constantemente capturado por la capa social a la que apuntan los métodos de la Mercadotécnia, es decir que, el Homo Sapiens Sapiens, está dejando de ser tan Sapiens, porque le está dando lugar a lo que nos hacía Hominidos, es decir a los Egos, y ese proceso de hacerle caso al hominido que llevamos dentro, en lugar de tratar de que a ese hominido dentro nuestro lo logremos transmutar en Sapiens Sapiens, este hecho se encuentra cada vez mas lejos, no por una malicie directa y externa proveniente de la Mercadotecnia, sino porque esta mercadotecnia se encuentra fallida en sus bases conceptuales, no teniendo al Hombre como regulador de todas sus premisas, sino que únicamente al dinero, por lo tanto, el Hombre nunca dejará de involucionar mientras no sean cambiadas las premisas de una mercadotecnia mas humanista y empática, y no directamente relacionada y ligada al dinero, que por cierto es muy necesario para poder vivir dignamente, pero ¿a que costo? 

Si nos ponemos a pensar, dentro de cien años, con este mismo sistema que debe ser corregido, en cuanto al mercado y a como el marketing se aprovecha de aquellos egos, a como el marketing se aprovecha de exaltar los egos a diestra y siniestra, la raza humana no evolucionará, y por mas que un pequeño grupo de personas conscientes de esto sí evolucione, esto no tendrá importancia, porque la mayor parte de la especie humana involucionará, debido a que se está jugando con algo muy delicado para nuestra evolución, cualquiera sea la que nos espere a futuro, y que es con mantener consciente lo que debería estar inconsciente hace mucho tiempo, es decir, se intenta mantener consciente a aquel hominido que nos hace animales, en detrimento del Sapiens Sapiens que nos hace Humanos. 

Entonces, el foco debe colocarse, desde mi humilde opinión, en el como logramos, como decidores, o bien por parte de los grandes decidores, que aquellos sistemas dedicados a exaltar los egos, es decir, a exaltar a los homínidos y reptiles que llevamos dentro, (sistemas de promoción de productos aquellos que no se pensaron para el mal directamente, sino que, puramente para el rédito económico) y que hagan una transformación de raíz en sus premisas constitutivas y entiendan al Hombre como una constante ineludible y repetitiva en cada norma y premisa que se redacte en los procesos de marketing y de mercadotecnia. 

Sin repensar estos dos temas, que abarcan hasta la educación también, la humanidad no evolucionará, o bien evolucionará muy lentamente; y yo pregunto, ¿porque no existen materias como empatía aplicada y humanismo aplicado en todos los niveles escolares?, a lo que respondo: porque así está pensado el sistema, y porque las constantes Hombre, Raza Humana, Evolución, no se encuentran dentro de las premisas del mercado. El mercado lo domina todo, y me parece perfecto, pero cuando el costo es la involución humana, y que por ahora está muy a la vista, es cuando deberemos agarrar al bendito mercado y hacerle unas cuantas modificaciones.

Si esto no se hace, nosotros volveremos a ser hominidos, y la raza de Chimpancés avanzados, los llamados Bonobos, será la próxima raza Sapiens Sapiens en el planeta Tierra.

Nelson J. Ressio.


La lealtad, es todo aquello que requiere un cumplimiento de ciertas normas de 
fidelidad y de honor. 

Es decir, la Lealtad consiste en una relación biunívoca entre dos o mas personas, fundamentadas estas, en acciones y palabras, revestidas ambas, de una total sinceridad y honestidad.

La lealtad es una norma de convivencia para aquellas personas que lo único que las separa entre ellas, es el respeto mutuo. Si desaparece el respeto, lo primero que se daña es la Lealtad entre las personas.

Y es aquí donde se encuentra el gran problema de esta sociedad conformista con todo lo estándar, con todo lo "normal" y con lo mayormente visto, leído, escuchado, etcétera, de entre el común de la sociedad; es aquí justamente donde se percibe el momento preciso, en el que la Lealtad entre dos o mas personas, se fractura, se daña, se disgrega, comienza su descenso hacia la desilusión y hacia la disolución, sabiendo que una de estas personas, puede llegar a ser una persona "fuera de lo normal, de lo estándar".

Cuando cierta persona percibe que una ha dejado de serle leal a otra, u a otras, se debe preguntar primero, el porque de semejante daño entre ellas; se debe preguntar a si misma, ¿porque tal o cual persona aparentemente dejó de serle leal a otra, u a otras? Porque, practicar y reforzar la lealtad, es un hábito maravilloso, pero no a cualquier precio. La lealtad, solo es digna de ser portada por personas de una incuestionable moralidad, de una innegable honorabilidad y de un aleccionador sentido altruista. Allí, entre dos o mas personas, siendo todas éstas, acreedoras de dichas virtudes, la lealtad brilla por medio de un fulgor tal, que a muchos seres humanos los enceguecería, pero a aquellos virtuosos, solo los ilumina cada vez mas. Entonces, como sabemos, en todos los ámbitos de nuestra vida, cada cosa u evento tiene un límite... hasta el mismísimo universo, por lo que, la lealtad no se escapa a esta ley fundamental. Y el límite se hace visible, en el preciso momento en el que una o varias personas, dejan de portar aquellas virtudes de moralidad, honorabilidad y altruismo. Y es aquí, dentro del curso de nuestra propia historia, en el que nos debemos cuestionar lo siguiente: ¿por cuales otras características fueron reemplazadas aquellas virtudes? Y la respuesta es clara, y si bien no es necesario detallarla, la dejaré expresada a modo de darle un orden a este pensamiento; y se basa en todo disvalor que raya con la falta de ética, con la falta de empatía y con una hipocresía a todas vistas.

Cuando sucede lo anterior, cuando una persona pasó de ser un individuo de conducta intachable, una persona de bien, basada en el respeto y en el interés por los demás, fundamentada en la imposibilidad de ser la propia génesis de un determinado daño hacia otro, u a otros; en definitiva, cuando nos damos cuenta de que la verdadera identidad conductual de cierta o ciertas personas, es totalmente contrapuesta a las virtudes recién nombradas, es allí mismo en donde ocurre un primer quiebre -aunque no definitivo- en aquella lealtad biunívoca hacia otro, u a otros. Y expresé, "no definitivo" porque no podemos dejar que se dañe la lealtad al primer atisbo de algún defecto percibido en el otro, sabiendo muy bien, que también nosotros somos portadores de similares defectos. La lealtad debe permanecer incólume ante múltiples pruebas, las que empujan a sus portadores a enfrentarse sobre las arenas de las adversidades. La lealtad no debe sucumbir en la primera percepción de los disvalores que tengamos, ni siquiera en la segunda, ni aún en la tercera, ya que la lealtad, así como sucede con las personas, surcan los caminos escabrosos de la vida, de las heridas, y de la tendencia hacia la perfectibilidad. No podemos llegar al destructivo extremo del egoísmo, para requerir del otro, u otros, una lealtad sin altibajos, sin resquebrajamientos, sin imperfecciones, porque todo lo anterior se encuentra de manera innata en el Ser Humano.

Ahora bien, la lealtad llega a su límite de tolerancia, cuando la pesada carga de disvalores, respecto de quien -o de quienes- somos leales, deja de ser temporal, debido a ciertas condiciones conductuales adversas dentro de un determinado vínculo humano, por lo que, dichas condiciones pasan a ser una constante repetitiva en el tiempo, es decir, con palabras mas expresivas, pasan a conformar una verdadera faceta de quien -o de quienes- antes portaban las máscaras de aquellas virtudes, y es allí mismo, luego de un largo tiempo, cuando recién conocemos la auténtica faceta de quien -o de quienes- nos miraban con aquellas máscaras plásticas de unas supuestas virtudes que nunca existieron. Es aquí entonces, en donde no nos podemos permitir que la lealtad propia, la lealtad que portamos nosotros mismos y hacia nosotros mismos -y también hacia otros individuos que se merezcan nuestra lealtad-, sin máscaras de ningún tipo; sea afectada negativamente, sea degradada, resquebrajada. A pesar de esto, nuestra lealtad se debe mantener indemne, porque si bien, habrá personas que ya no se merecerán nuestra lealtad, por portar aquellos disvalores, largamente en el tiempo y en el espacio, existe infinidad de personas en las cuales, la honorabilidad, la moral, la ética y el sentido altruista, son sus valores primordiales.

No debemos entonces, ser leales a ninguna persona, grupo de personas, ente de cualquier tipo u organización de la característica que fuera, si todas las anteriores entidades no se fundamentan, de manera sine qua non, en los valores y las virtudes anteriormente expresados. No nos debemos permitir que nos aplasten nuestra lealtad, pero tampoco debemos permitirnos ser leales a toda costa, sin comprobar fielmente, que o quienes, son verdaderamente aquellos a los que les destinaremos nuestra lealtad.

La lealtad no se vende, es intransferible, no es una moneda de curso legal, no es pasible de canje alguno, no debe sufrir por las acciones de las mas nefastas conductas humanas. La lealtad debe ser eterna e inquebrantable, pero, contrariamente a ello, lo único que debe variar, es a quien -o a quienes- se la confiamos, no por un cambio dentro del que la consigue mantener impertérrita hasta su muerte, sino que, por aquellos que se saben vestir de una u otra cosa, dependiendo del momento y de la suerte que elijan para su propio y egoísta beneficio.


4/4/15

Tu morirás protestando contra los políticos. Tus hijos morirán protestando contra los políticos. Tus nietos morirán por lo mismo, sino comienzas tu, por entender que es inevitable un cambio de paradigma a nivel global. Abre tu mente, mira a nuestro planeta desde el espacio, y te darás cuenta de que somos una sola nación sin divisiones virtuales de ningún tipo.

Las ideologías políticas tienen fecha de vencimiento, y esa fecha se acerca, porque debes darte cuenta, que aquellas ideologías constituyen la génesis de todo mal sobre la faz de este pequeño grano de arena Cósmico que es nuestro planeta.

Busca esa chispa de Luz, esa Luz que existe en todos nosotros, sigue a lo que te dicte tu mente, y comprenderás que todos y cada uno de los seres humanos de este planeta, somos hermanos, hijos de una misma madre mitocondrial, de la cual todos heredamos sus genes, madre que vivió en África, hace un cuarto de millón de años, justamente, en un momento en el cual todo el planeta Tierra era una sola nación, sin fronteras que la dividan. Es que, ¡¡¡no puede ser que todavía sigamos unidos por un ancestro en común y desperdiciemos nuestras energías -y las de nuestras futuras generaciones- para protestar eternamente contra los políticos!!! Recuerda que nunca habrá un cambio si el cambio no empieza en ti mismo, en lo profundo de tu raciocinio. La política y los políticos seguirán igual mientras no optemos por un cambio de paradigma.

Las ideologías representan a todo evento oscuro, a toda habladuría hipócrita y a todo acto de corrupción que impregna a todos los países de la tierra, en mayor o menor medida. No hay mas lugar para las ideologías en este planeta. No existen mas espacios para continuar sufriendo y haciendo sufrir a nuestras generaciones futuras, pero para ello, nosotros, tu y yo, debemos encontrar esa chispa que nos ilumine, esa chispa, esa verdad íntima, que descorrerá el velo que antes cubría lo que no podíamos comprender.

Piensa estas palabras y te darás cuenta de que debemos elegir ahora, tu y yo, ¿qué futuro queremos para nuestras generaciones venideras? 

En estas palabras se encuentra la respuesta, pero, de todas maneras, únicamente la debes hallar tu mismo, porque esa va a ser tu verdad, y no la mía, por mas que al final coincidamos, mas allá de los matices.

La verdad, tu verdad, esa que encontrarás a partir de aquí, es la que te hará libre. Y con ello, esa eterna protesta contra los políticos se terminará, porque no podemos dedicar nuestras energías, y las de nuestras generaciones futuras, para pedir que los políticos dejen de corromper al mundo. ¡¡¡Es totalmente injusto!!!

Busca en tu interior y te darás cuenta de que la unificación global, de todas las naciones del mundo hacia una sola mega nación federal, con una sola economía, con una sola moneda, sin el oscuro efecto de las perversas fluctuaciones de las monedas de cada país, las que que mandan directo a la pobreza -y a la muerte- a millones de hermanos; y cuando encuentres tu verdad, te darás cuenta de la necesidad de esta nueva manera de pensar al mundo.

Pensemos al mundo como lo era en la época de nuestra madre mitocondrial, hace 250 mil años, sin ideologías carcelarias, sin partidos políticos... y sin políticos... y es este, el Luminoso camino que nos espera a todos los seres sobre la faz de la Tierra. Esto ya ha comenzado. No tengas miedo, porque el miedo paraliza el alma, nubla la razón y nos hace huir de nuestro destino.

La Luz de la razón y de las virtudes es nuestro destino por derecho Divino, porque somos hijos de la Luz, somos hijos de la Gran Creación Universal, y como tales, buscadores de la perfección, y como consecuencia de lo anterior, potenciales señaladores de todo acto que oscurezca nuestra evolución como especie.

Acércate a la Luz, sin miedo, aunque por algún momento te enceguezca, solo es un pequeño escollo comparado con la oscuridad emanada de las ideologías.

Piensa. Utiliza al máximo lo que hemos heredado desde la Creación, y que es el uso de la Razón, y que al igual que la Luz, ambas provienen desde aquella génesis, en cambio la oscuridad de las ideologías de este mundo, solo proviene de los Hombres que no han logrado fundamentarse en aquella Razón.

Entonces, preguntémonos, ¿continuaremos, generación tras generación, protestando contra los políticos, inmersos en una vorágine sin fin, vorágine que se convertirá en la causante de la involución de la especie humana? Es totalmente injusto, por lo que, esto se terminará pronto.

Seamos más hermanos en esta construcción de un Nuevo Mundo, en donde todas las corrientes de pensamiento que dividen, desunen y enfrentan a todos los hermanos de esta madre Tierra, se terminarán para siempre. No es una utopía, porque lo dicho sería algo inalcanzable, sino que esto ya es un hecho alcanzado. Una nueva era ha comenzado... la Era de Oro de nuestra civilización.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!