5/6/13



Desde muy chico, en mis constantes lecturas, entre otras, respecto del tema de la Exobiología, la cual es la ciencia que se encarga de la búsqueda de vida extraterrestre -y con esto no quiero decir que sea vida inteligente, ya que simplemente me refiero a ambas posibilidades, y que son: inteligentes o no- me he imaginado como podría ser que, ante una posible civilización nativa de otros mundos, circunscrita -al igual que nosotros - solamente a nuestra galaxia, que haya alcanzado su evolución hacia la conciencia de si mismos y de su entorno, pero además, que hayan sido capaces de construirse a si mismos y de modificar aquel entorno, para luego llegar a un nivel de evolución tecnológico tal, que le pudiera dar la posibilidad de viajar por el espacio profundo, y de alguna manera, visitarnos a la tierra, y que lo estén haciendo desde hace mucho tiempo ya.

Eso siempre estuvo y sigue estando en mi mente. Al principio, de niño, y habiendo comprendido ya el concepto de "año luz", me surgían muchas preguntas ante ciertas dudas, de como deberían ser sus máquinas para poder viajar tan rápido como para que, sin importar las distancias, y que llegaran a perder sus vidas en el intento, puedan habernos visitado ya.

Como sabrán, un "año luz" es la distancia que recorre la luz en un año terrestre, por lo que si tuviéramos una máquina que pudiera viajar, como mínimo, a una vez, la velocidad de la luz -olvidándonos por un momento del límite que describe la Teoría de la Relatividad de Einstein, la cual dice que, nada puede viajar mas rápido que la velocidad de la luz- si quisiéramos visitar, por ejemplo, el sistema solar en donde se encuentra la estrella enana roja denominada Gliese 581 -la cual se ubica a unos veinte años luz de distancia de la tierra- valiéndonos de aquella máquina, tardaríamos veinte años en llegar, siendo que viajaríamos a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo.

Pero, ahora si, y refiriéndome al límite de velocidad que se define en la Teoría de la Relatividad de Einstein, que todo cuerpo o masa que alcance la velocidad de la luz, colapsa y se transforma en energía. Esto resulta de la famosa ecuación de Einstein, que dice que la Energía es equivalente a la Masa, o sea, la ecuación: E = m x c^2. Dicha igualdad, nos está diciendo que la energía (E) se iguala a la Masa (m) cuando esta última es acelerada hasta llegar a la velocidad de la luz. Un buen ejemplo, es el siguiente: Si nuestros cuerpos "materiales o masivos" fueran acelerados hasta llegar a la velocidad de la luz -siempre en el vacío del espacio- los átomos que conforman nuestra materia corporal -aglutinados estos, gracias al recientemente descubierto Bosón de Higgs- serían "liberados" de aquella "masiva atadura de Higgs", para quedar nuestros cuerpos convertidos en un montón de energía dispersándose en el vacío pero a la vez radiante espacio (radiación en el espacio vacío).

Entonces, ¿que quiero decir con lo anterior? Que, hace muchos años, cuando me dí cuenta de que todo colapsa -hasta el mismísimo tiempo- cuando se alcanza la velocidad de la luz, es que me surgió un escepticismo temporal de que naves con seres extraterrestres pudieran visitarnos, ya que, primero tardarían veinte, cien, mil, un millón, diez millones, y un gran etcétera de años en llegar a nuestra tierra, dependiendo de cuan lejos estén sus sistemas solares nativos, si pensamos en que estas civilizaciones pudieran haber encontrado la manera en que sus naves llegaran a viajar a "una vez" la velocidad de la luz, sin llegar a colapsar en el intento. Por supuesto que mi escepticismo anterior se suma a otra barrera, la cual es que, cada ser vivo, depende su vida biológica desde donde él evolucionó, por lo que, los extraterrestres que evolucionaron en su propio mundo, haciéndose resistentes a sus propias enfermedades, aquí, en nuestro mundo podrían morir de un simple resfriado, ya que nuestras bacterias y virus, verifican la posibilidad de que lleguen a ser mortales para ellos, por el simple hecho de que no evolucionaron junto con esos seres extraterrestres, sino que lo hicieron con nosotros, los humanos. Y lo mismo nos sucedería a nosotros, si visitamos otro mundo, ¿seríamos resistentes a aquellos virus y bacterias que no evolucionaron con nosotros? Yo creo que no.

Entonces, luego de muchos años de preguntas existenciales respecto de como sería posible visitar nuevos horizontes estelares -o que nos visiten a nosotros- sin perder varias veces la vida en el intento, me encuentro con una nueva teoría -producto de la incansable mente creadora humana- de modo que el viaje entre los mundos sean posibles -por lo menos en un futuro no muy lejano- sin importar las distancias (y dejando a un lado por el momento el tema de las enfermedades inherentes a cada especie). Dicha teoría se basa en la utilización de Motores de Curvatura Espacio-Temporal, de modo de generar, alrededor de una nave espacial, lo que se llama: una Burbuja de Urdimbre.

Lo que se logra con esta nueva tecnología, que actualmente se encuentra en experimentación en laboratorios científicos, es que ahora sí se podrá llegar y hasta superar las veces que sea necesario, el límite de la velocidad de la luz, debido a que, en este caso, la nave espacial no es la que se mueve, quedando totalmente inmóvil dentro de la burbuja de tejido espacio-temporal, por lo que, es la burbuja en si -conteniendo a la nave en su interior- la que se desplaza a la velocidad de la luz, y aún mucho mas. En menos palabras, el que se mueve aquí es el mismísimo tejido espacio-tiempo, y no la nave, por lo que la misma, no sucumbirá en un cúmulo de átomos de todo tipo, evitando de esta manera, que se verifique la igualdad de la ecuación de Einstein, mas arriba detallada. La nave se mantiene sin viajar a velocidad alguna, dentro de una burbuja de radiación espacial, la cual, es la llamada Burbuja de Urdimbre, la que podrá viajar a la velocidad que sea necesaria, y con la nave en su interior.

La palabra Urdimbre hace referencia a la forma en como se encuentra entramado un tejido textil o tela, la cual, se constituye por intermedio de un conjunto de hilos, dispuestos longitudinalmente y mantenidos en tensión dentro de un marco o un telar. Por lo que, hacer una comparación o analogía con el "tejido" espacio-temporal, es muy aceptable, debido a que el espacio mismo -lejos de ser un vacío absoluto- se encuentra entrelazado por el cruce de partículas radiactivas provenientes de diferentes fuentes, pero la principal de ellas, desde el mismísimo Big Bang o comienzo del universo, tiempo en que se generó la Sopa Primigenia de partículas subatómicas, y todo lo demás que percibimos hoy por medio de nuestros limitados cinco sentidos.

Y, ¿que es lo que hace el Motor de Curvatura espacio-temporal?, "simplemente" curvar el espacio de tal manera que, por delante de la nave, el tejido espacial sea "arrugado" o atraído hacia esta, y de modo que, por detrás de ella, el espacio previamente atraído, sea acumulado constantemente, generando una especie de elevación del "tejido espacial", debido al accionar de la imparable "atracción" del tejido espacial por delante. Es como si apoyamos suavemente nuestra mano sobre una cama tendida con una sabana para luego, solamente atraer la sabana hacia nuestra mano inmóvil, utilizando los dedos. Veremos en seguida que la parte de la sabana que queda delante de nuestra mano se va acercando y curvando en dirección a los dedos, mientras que en la parte de atrás, se generan elevaciones o arrugas, debido a la acumulación del propio "tejido". Por lo tanto, al acercar el espacio que se encuentra por delante de la burbuja contenedora de la nave, estaríamos "acercando" el mismísimo objetivo al que nos queremos dirigir. Entonces, utilizando el mismo ejemplo que al principio, y suponiendo que ya existe esta tecnología denominada Motor de Curvatura, si se nos ocurre viajar a la estrella enana roja, denominada Gliese 581 -específicamente hacia un mundo que gira alrededor de esta, y que se encuentre en la llamada Zona de Habitabilidad- esta nueva tecnología, que genera la denominada: "Burbuja de Urdimbre", nos haría recorrer aquellos veinte años luz de distancia, en mucho menos que un año terrestre, dependiendo de cuanta energía pueda aplicar el Motor de Curvatura, el cual, si le es posible hacer viajar a la burbuja, el equivalente a veinte veces la velocidad de la luz, llegaríamos a aquel nuevo mundo en solo un año terrestre. ¿¡Que maravilla no!? Es una especie de velocidad Warp que utiliza la nave Enterprise en la serie Star Trek.

Ahora, y luego de haberse descubierto la existencia de una nueva posibilidad cuántica de viajar a los confines del universo, en donde nadie ha llegado aún -como lo mencionan en dicha serie de televisión- puedo llegar a pensar en la otra posibilidad; y es la de que, seres inteligentes de otros mundos puedan haber llegado a tal avance tecnológico que, para ellos, la invención del Motor de Curvatura espacio-temporal para crear Burbujas de Urdimbre a modo de un capullo, con el objetivo de trasladar dentro de cada una de estas, a sus inmóviles naves espaciales, hacia y desde cualquier parte del universo, por lo que, en esta instancia, sí estoy de acuerdo con los especialistas en ufología y exobiología, en que pudimos ser visitados alguna vez -o tal vez lo sigan haciendo- por seres pensantes -y tecnológicamente mas avanzados que nosotros- desde otros mundos... por seres fuera de nuestra tierra... por extra-terrestres.

Quizás, como se desprende de una teoría basada en el análisis de las milenarias tablas Sumerias, de que el hombre, en tanto que su universal, no pudo haber evolucionado tan rápidamente, de ser un simio, a un Homo Sapiens Sapiens, en solamente 250.000 años, ya que el salto evolutivo es lo que está en juego aquí, por lo que este concepto propone, que dicho salto -el de generar un nuevo estrato cerebral superior, el de pasar desde el cerebro primitivo reptiliano o Sistema Límbico de primer nivel, hacia el "flamante" tercer nivel, que es el denominado Neocortex- no pudo haberse dado nunca en ese cuarto de millón de años, ya que ese tipo de evolución cerebral conlleva cientos de millones de años para completarse, por lo que, lo que indican las traducciones de las miles de tablas dejadas por la civilización Sumeria, refuerzan la presencia en nuestro planeta, de seres de otros mundos, los cuales se establecieron en África, justamente y como detallo mas arriba, hace un poco mas de 250.000 años, para la extracción del metal mas perfecto de la naturaleza... el oro. Pero, como necesitaban abundante mano de obra, pudieron haber llegado a realizar diferentes intentos de manejar el ADN de aquellos simios bastante evolucionados, de tal manera que, luego de mucho tiempo, aquellos simios, evolucionaron, gracias a ese "empujón" genético, en lo que somos hoy en día... y en un tiempo relativamente corto (ver Civilización Sumeria).

De todas maneras, queda el tema de la adaptación o protección de los virus y bacterias propios de nuestro planeta, por lo que, la protección de aquellos supuestos seres de otros mundos, contra estos vejámenes terrestres, habría sido mínima. Salvo que también hayan poseído la tecnología -de cualquier tipo imaginable- para evitar este tema de las infecciones y poder habitar sin problemas en nuestro mundo. Y si me pongo en el lugar de un extraterrestre -mas allá de la jocosidad que cause el que yo me parezca físicamente a uno o no- tendría que haber tenido en cuenta estos peligros para mi supervivencia. Digamos que yo debería haber sido un buen extraterrestre precavido.

En consecuencia, la Mecánica Cuántica, nos sugiere, además de haber podido ser visitados por seres extraterrestres, que tenemos muchas posibilidades de que algún día, podamos llegar a los rincones del universo, dentro de una burbuja de radiación espacial, eludiendo lo que dice la Física de Einstein, de que nada -excepto el mismísimo espacio, debido a que éste es energía de por si- puede viajar a la velocidad de la luz, ya que, para un viajero -yendo a esa velocidad- el tiempo se detiene, y para ese mismo viajero y su nave -yendo a la misma velocidad de casi 300 mil kilómetros por segundo- sus masas constitutivas colapsarán en energía.

También se han barajado otras posibilidades, como la de viajar a través de los agujeros de gusano -que constitutivamente son dos agujeros negros unidos por sus bases llamadas singularidad- aceptando su caótica inestabilidad inherente, por lo que manejar a éste cuerpo celeste por medio de tecnología, se vislumbra infinitamente mas lejos que el Motor de Curvatura espacio-temporal. Un agujero de gusano o también llamado, Puente Einstein-Rosen, debido a su gran energía gravitacional, hace las veces de generador de Burbujas de Urdimbre, acercando dos puntos distantes del universo gracias a la curvatura espacio-temporal, que esta vez, la genera ese agujero de gusano y no un Motor de Curvatura, con la diferencia de que a éste último se lo puede controlar -en teoría-.

Para finalizar, es de esperarse que, de una manera u otra, algún día -si no lo hemos sido ya- nos visitarán seres de otros mundos portando naves con Motores de Curvatura, o bien nuestra propia raza humana luchará por seguir siendo lo que siempre ha sido... conquistadores... logrando traspasar los límites de nuestra propia imaginación, para ir mas allá de donde nadie ha llegado aún.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!