22/11/17


Dedicado a mi familia materna/paterna, a mi hermano y hermana, que en mis horas mas desesperadas, cuando he necesitado una rama para asirme y para salir a flote en el gran océano de lágrimas de sufrimientos, de modo de no ahogarme en dichas lágrimas, solo me han atacado, basados en la hipocresía y en la ignorancia. Solicité ayuda desesperada para no ahogarme, y me arrojaron un salvavidas de hierro.

Se dice por ahí, que el 25% de los suicidas, que terminan con sus vidas, se suicidan porque tienen familiares y amigos que no quieren sentir culpas por haber fracasado, justamente, como familiares y amigos, y al mismo tiempo, estos últimos, auto-justifican dicho fracaso, expresando -o intentando auto-convencerse-, de una manera totalmente hipócrita e ignorante, que "ese 25% de los suicidas que se suicidan, se debe a que, el ahora muerto, 'jamás' mostró algún signo de encontrarse en un estado depresivo, o de una mera solicitud de un acto de empatía hacia su persona". Con creer esto último, los familiares y/o amigos, piensan -fundamentados en su hipocresía e ignorancia-, que justificarán sus culpas, y además, se auto-librarán de ellas, por haber sido malos familiares y/o amigos; es decir, justifican sus culpas por haber fracasado como padres y como hermanos, y con ello, el tinte de fracasados y culpables, desaparece de sus mentes, como una reacción de auto-protección de sus psiques confundidas, debido al auto-consuelo y a la auto-justificación.

Es impresionante el saber, hasta donde puede llegar una determinada familia (dominada por su propia ignorancia, y aprovechado esto, por una "manzana podrida", externa a su génesis, pero que está bien adentro y protegida dentro del seno familiar) y llegan tan lejos, en cuanto a sus errores y omisiones de sus responsabilidades de culpa, que dichos familiares y/o amigos, se transforman en los verdaderos verdugos potenciales, a distancia, de aquel 25% de suicidas.

Obviamente que yo no estoy dentro de ese 25%, debido a que, al preciso momento en el que la ignorancia avasallante proveniente -a modo de verdugos-, desde el seno familiar paterno, prevalece por sobre el uso de razón, tornándose en contra de uno mismo, evento que me ocasionaría un inmediato fortalecimiento de mi mismo... es como que, me transformaran, de repente, en un león... en un león muy vivo, y no así, en una ratón que se dedique a engrosar aquella cifra del 25% de los muertos por suicidio.

Y por otro lado, la maldad humana es tan poderosa, que si se inmiscuye dentro de una familia de hipócritas e ignorantes, todos (los padres y los hermanos que no han individuado) se retroalimentan, causando que la persona que no es ni hipócrita, ni ignorante, familiar de aquellos, sea el destino del poder destructivo de su propio grupo familiar. Algunos se suicidan, por culpa de sus propios familiares paternos, y otros se fortalecen, gracias al apoyo constante de otros seres humanos de verdad, conscientes y elevados, que están muy cerca de uno, sumado a la capacidad de auto-superación de uno mismo. Yo jamás estaré dentro de ese 25% de suicidas, porque jamás me permitiré cargar con la culpa desprendida desde el fracaso proveniente desde mi familia paterna.

Lo peor de todo esto, es que mientras el que ahora se encuentra en una cierta desesperación, y pidiendo algún tipo de ayuda, o buena voluntad para alcanzarme una rama, de manera tal de asirla para no hundirme en el océano, recién ahora es atacado por sus familiares ignorantes e hipócritas, cuando realmente necesita de algo, algo que ya otros familiares no individuados, ya han usufructuado hace muchos años. Mientras nadie solicitaba ayuda alguna, "todo estaba bajo control".

Los padres ignorantes, e hipócritas, arruinan, en cierta medida, el futuro de sus hijos, salvo que uno de sus hijos, logre generar la chispa suficiente para llegar a la tan necesaria individuación. En cambio, la unión -o clara connivencia-, en el tiempo, de los que no han individuado (hermanos que quedan cerca de los padres), con los que portan el Ánima y el Ánimus (los propios padres), ambos grupos en contra de un hermano que sí pudo arreglárselas solo, para separarse, para ser un individuo, sin hipocresías, sin banalidades, sin ser un pleno ignorante, y elevarse por sobre los precedentes, es el que ha logrado escapar del fracaso familiar paterno, y se convertirá en padre que no repetirá los mismos errores que los suyos. La ignorancia de no "agarrar" jamás un libro, y la hipocresía proveniente desde los dogmas religiosos, te envían un muy elocuente mensaje, "si quieres ser "libre como tu familia", o bien, si algún día, deseas solicitar a tu familia, algún tipo de ayuda, ante un estado de desesperación y necesidad apremiantes, que aparentan ser eventos eternos", deberás aceptar las condiciones del fracaso familiar paterno, de lo contrario, no recibirás el salvavidas correcto. Pero lo peor, es cuando la ayuda es negada de cuajo, y allí es cuando todo se termina. Para el hijo que ha logrado la chispa de la individuación, todos los demás, familiares paternos, ignorantes e hipócritas, han pasado al olvido absoluto, al hacer como que sos el único sobreviviente, mientras que todos los demás, integrantes de tu familia, ya han muerto... al menos en el corazón del receptor del fracaso de los padres y del fracaso de los hermanos que no se han convertido en individuos, y no logran entender a los verdaderos individuos.

No hay que estar muerto en la realidad para que se pueda estar muerto en el corazón. De esa manera he enterrado a los que me han dado vuelta la cara, como respuesta a mi desesperación y a mi pedido de ayuda, el que fue por simple pero imperiosa necesidad, y no por un simple capricho irracional.



0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!