21/9/17

Cuando atentaron contra Charlie Hebdo, los que hoy se dicen defensores del librepensamiento, cuando sucedió aquel triste suceso, muchos de los que se creen "librepensadores de verdad", se rasgaron las vestiduras, defendiendo a la revista por ejercer el verdadero librepensamiento, la cual se basaba en satirizar a diversas religiones, entre ellas, al Islam, además de hacerlo con el cristianismo y el judaísmo (y también yo había defendido su librepensamiento y repudiado dicho ataque). Pero, aquellos que defendían el librepensamiento de la revista, son los mismos que hoy no tienen los suficientes "cojones" para ejercer el verdadero librepensamiento, y menos que menos, para defender a los que sí lo hacen (como a este humilde servidor), e incluso soportan y validan y promueven la mentira proveniente desde las religiones. Por lo tanto, aquellos que se dicen librepensadores, soportan y validan al dogma religioso, la mayor máquina para crear ignorancia, fanatismo, superstición, hipocresía, y con esta última, la pura maldad, la madre de todas las maldades, y como consecuencias directas, validan también la división, el odio y la muerte, en nombre de una supuesta revelación divina.

Los librepensadores reales (basados en la Ciencia, en la Justicia y en el Trabajo), cada vez somos los menos, y todo lo demás, es pura hipocresía. Pero, ojo, la hipocresía puede ser transmutada y optar por el uso de la Razón Pura, pero el uso de esto último, conlleva mucho estudio, horas y horas de ciclos repetitivos de lectura, intuición y deducción, y como consecuencia, es mucho el esfuerzo que se debe colocar en pos de transformarnos, e incluso, se sufre en el trayecto, en todo sentido, y es por ello, que muchos que se dicen librepensadores, emiten solamente expresiones vacías, acomodaticias y en consonancia con los políticamente correctos que están en posiciones de poder.

¿Estás dispuesto a cambiar, a dejar la hipocresía de lado? Si tu respuesta es afirmativa, también deberás estar dispuesto a sufrir, porque ninguna Piedra se labra sin que alguna esquirla nos dañe, sin que algún músculo se canse, sin que el Mazo nos dé en la mano en lugar del golpear la cabeza del Cincel.

Tienes dos opciones, o seguir siendo parte de este mundo hipócrita, o dejar de serlo, para que de esa manera, trabajar junto a los demás verdaderos librepensadores, para que este mundo también deje la hipocresía de lado.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!