5/8/17

A veces, saber redirigir el tiempo de todo lo que nos mantiene en un estado "zombinolento", hacia todo lo que nos despierta, y hacia lo que creo yo, que es lo mas importante, es justo allí en donde se genera un cambio, y luego, a partir de donde salen las ideas fluyendo hacia todos los rincones del pensamiento; y cualquier persona de este mundo puede superarse mil veces a si misma, y hasta una sana y constructiva superación a los demás también. Pero, el problema es que, no todos cambian el foco, el del mundo de los zombies hacia el del mundo del intelecto. Lo primero te pone en una efímera y apócrifa situación de llegar a creer que has conseguido la felicidad, pero ese estado, es un estado de felicidad superficial, mientras que lo segundo conlleva y demanda un gran esfuerzo de nuestra parte, y a veces, hasta sufrimiento, pero la recompensa es impagable, no por las reacciones de los demás hacia uno, sino que, por la manera en como uno se fortalece espiritualmente, y sin olvidar en la maduración del carácter. Al espíritu y al carácter lo moldeamos con sabiduría y con perseverancia, virtudes que el estado "zombinolento" te borra de cuajo. Mi lucha, está destinada a elevar y a fortalecer mi espíritu y mi carácter, por medio del intelecto, la sabiduría, el uso de las inteligencias múltiples, es decir, el poder hacer muchas cosas que son del ámbito multidisciplinario, una especie de polímata; pero, esto no es potestad de unos pocos, debido a que, creo firmemente de que todo el mundo puede hacer todo lo que se proponga, pero el problema es el saber responder las siguientes cuestiones: ¿está el ser humano dispuesto a hacer el cambio de un estado a otro? ¿está dispuesto a tirar la TV, la farándula, la radio, etc., y a comenzar leer un libro por semana, al menos? ¿Hay tiempo? Si, hay tiempo, pero este es otro problema, porque no se sabe utilizar el tiempo para el bienestar espiritual y para el bien de la inteligencia, debido a que, el ego es mas fuerte que el Sapiens, ya que el mundo de hoy, es un mundo en donde la mercadotecnia está destinada a exaltar nuestros mas bajos instintos, y cuando nuestros mas bajos instintos nos dominan, ellos nos apresan por completo hasta el punto tal, de ser muy difícil escapar, porque el ego, pide recompensas a cambio de nada, porque el ego exaltado en una persona, está mas cerca del mundo animal, mientras que el ego reprimido, por la voluntad, el trabajo constante sobre uno mismo y la sabiduría, etc., está mas cerca del Homo Sapiens Sapiens. Por desgracias, el problema es que pocas personas son las que elijen en qué "tipo de tiempo" colocar sus energías transformadoras, si en el tiempo de la recompensa hacia el ego, o en el tiempo que le juega en contra del ego (espiritualidad, exaltar el intelecto, estudio, etc.), pero hacerle la contra al ego, es hacerle la contra al animal que llevamos dentro, y dicho animal, nos da batalla, se defiende y nos hace sufrir, para que le sigamos prestando atención; pero hay algo que derrota al ego, y que es la voluntad en conjunto con la persistencia hacia nuestro objetivo, hasta que llegará un día, en que el ego, será débil, y el Homo Sapiens Sapiens, un ser fuerte, muy poderoso, y el ego no tendrá mas cabida en nuestra vida. Allí, en ese momento, nos habremos elevado y alejado desde el mundo animal, dejaremos de arrastrarnos o caminar, para pasar a volar; pero, mientras lo anterior no suceda, seguiremos siendo animales dominados por los egos, y apresados por el mundo de las apariencias, por los colores, sabores, aromas, formas, brillos, valores y otras cosas que exaltan al ego en su esencia mas profunda. Así que, que todos tenemos dones, solo que algunos ni siquiera intentan buscarlos, otros los buscan, se cansan y luego abandonan la búsqueda, y otros siguen adelante, aunque se sufra en el intento.
Nelson J. Ressio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!