9/5/17



Es impresionante y triste a la vez, como la envidia carcome a algunos Hombres de Buenas Costumbres. Los carcome tanto, pero tanto, que dicho grupo de personas, ha pasado a ser el grupo que mas me ha eliminado de entre sus amigos, mas que nada en Facebook, que de otros lugares, sin que yo haga mas que lo que se ve en ese y en otros perfiles... Crear y compartir. No soportan ver que alguien los sobrevuele muy por arriba, sin darse cuenta de que ellos mismos pueden "sobrevolarme", mucho mas alto de lo que yo a ellos, y estaría yo, muy orgulloso de dichos progresos, hasta, me sentiría contenido, entre iguales de verdad. ¡¡¡Hay de ti Hombre Fragil, que huyes de tus potencialidades a cambio de darle el libre albedrío a tus Egos!!!

Nadie es mas, o es menos, que nadie, todos, tenemos, en promedio, el mismo potencial. Pero la diferencia entre mi persona y el que deja rienda suelta a sus egos, es que yo no envidio, yo actúo, Creo, y justamente, ¿para qué es que actúo con mis creaciones?, para que esos que se someten a sus Egos, dejen de hacerlo, y centren su indiscutible potencial hacia el trabajar... hacia el Crear.

Mi persona, hasta ahora, ha recibido mas penas, de parte de aquel grupo de Hombres de Buenas Costumbres, que de parte de la profanidad. Realmente, es una paradoja que se debe atender, entender y resolver de manera urgente, porque, en poco tiempo, si el orgullo, la envidia y la discriminación hacia quien vuela muy alto, continúa; agregando la hipocresía, como la madre de todas las maldades; aquel templo de los Hombres de Buenas Costumbres, solo será el templo de los recuerdos... en donde alguna vez hubieron hombres de Buenas Costumbres... que perdieron el rumbo.

Quedarán solo ruinas, y una enorme cantidad de Egos festejando su victoria.

Pero no importaría que, los que pierden el rumbo sean los menos, porque la otra mayoría los debería volver a encauzar; el problema aquí, es que la mayoría, son los que han perdido el rumbo, y son quienes también tienen el poder y la batuta de hacer perder el rumbo a los que recién comienzan. Solo espero que, los que recién comienzan, detecten esta verdad, y busquen sus propios rumbos, por si mismos y puedan llegar a volar muy, muy alto, sin perder de vista el suelo, por supuesto.

Solo ruinas, y una enorme cantidad de Egos festejando su victoria. Esta es mi visión hacia futuro, de aquel lugar en donde alguna vez hubieron mas hombres de Buenas Costumbres que de malas costumbres... solo quedarán ruinas. Es que, es tristemente comprensible, porque solo será un simple reflejo de la sociedad actual, la cual se despedaza entre banalidades e individualismos, y ninguna muestra de dicha sociedad, quedará ajena a tal destrucción.

Lo que expresa mi frase de mas abajo, por desgracias, se está perdiendo, en ciertos lugares de Buenas Costumbres. Las plomadas deben medir en primer lugar, fundamentadas por la siguiente pregunta: ¿qué tan altruista es tal o cual candidato?, ya que, el altruismo es una gran barrera contra la corrupción en cualquier entorno social. Sino hay altruismo, no habrá filantropía, y sin ella, las Buenas Costumbres solo serán dos palabras vacías e inconexas. El problema es que, el que posee verdadero altruismo, es indomesticable por los grupos de poder, y como consecuencia, peligroso y no conveniente:
"La práctica del altruismo verdadero, esa nobleza que proviene desde convicciones muy arraigadas dentro de nuestra conciencia, nos acerca con más determinación y menos impedimentos, hacia la verdadera filantropía."



0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!