19/3/16

Las sirtuinas, utilizadas comúnmente en suplementos anti-envejecimiento, funcionan a nivel epigenético, y no así, a nivel genético. Lo epigenético se encuentra relacionado al entorno de un organismo, y es modificado por dicho entorno, ya sea exterior o interior. Por ejemplo, organismos que cambian su fisonomía dependiendo de las estaciones del año, con lo que este hecho conlleva hacia una modificación a nivel epigenético, y no genético.

En resumen, y aplicado al ser humano, la epigénesis se correspondería, a la perfección, con la frase, "somos lo que hacemos", es decir que, nuestros pensamientos, nuestros actos de extraversión, nuestros actos de introversión, nuestra vida social entera y hasta lo que comemos y bebemos, nos modifica a niveles epigenéticos, sin alterarnos a niveles genéticos propiamente dicho, por lo tanto, si la base fundamental de aquel suplemento, a base de sirtuinas, se fundamenta en el trabajo de "mejoramiento" de nuestra epigénesis, es muy probable, -aunque indeterminado-, que sea un buen producto, una buena ayuda, para que se logre contrarrestar la acción de lo que nos lleva al "somos lo que hacemos".

Según Wikipedia, las sirtuinas son:
Las sirtuinas son una clase de enzimas, unas desacetilasas de histona NAD-dependientes, que se encuentran a la vez en las procariotas y las eucariotas. Afectan al metabolismo celular regulando la expresión de ciertos genes (epigenética) dentro de eucariotas (vegetales y animales). El nombre proviene de Silent mating type Information Regulation two, el gen responsable de la regulación celular en el interior de las levaduras, e -ina, terminación o sufijo convencional para las proteínas.
Nuestra vida entera está condicionada por la herencia genética, eso es innegable, pero el entorno exterior, como así también, el interior, lo que somos hacia afuera, y lo que somos hacia adentro, nos condiciona de sobremanera la epigenética, para mal o para bien, y si ciertos suplementos a base de sirtuinas, destinados a resolver los conflictos, externos e internos a nosotros mismos, son como lo detallan las empresas que los producen, me parece que, en primera instancia, es una buena opción, aunque también existen muchas opciones mas saludables que un suplemento y listo, y que es el tener una buena filosofía de vida, tanto hacia el afuera, como también hacia el adentro nuestro, consumiendo alimentos de calidad, bebidas de calidad, no yendo por el camino de los vicios, de dar rienda suelta a las bajas pasiones, todo ello, y mucho mas, si somos capaces de administrarlo lo suficientemente bien, posiblemente no sería necesario consumir dicho suplemento, ya que, si llevamos una vida saludable, en todo sentido, y de manera constante, como un hábito virtuoso, nuestra epigenética estará funcionando para nuestro bienestar, mental y corporal, mientras que, si hacemos todo lo contrario, por mas sirtuinas que consumamos, creo yo, nuestra epigénesis seguirá dañada y actuando en contra de nuestra salud, y por lo tanto, condicionándonos negativamente en nuestro entorno interno y externo.

En conclusión, todo pasa por la cantidad de fuerza de voluntad en el Hombre, para poder llegar a ser un "Homo habitualis" en comportamientos saludables, en todo sentido, mas no así, en agregados externos a nuestra propia naturaleza evolutiva. Y he aquí un tema importante, si la epigénesis es modificada constantemente, de manera artificial, por medio de un cierto suplemento, y si extendemos este hábito no natural, hacia el futuro, surgen algunas cuestiones como por ejemplo, ¿que trabajo le dejamos para la Selección Natural?

Desde mi punto de vista, debemos dejar, lo mas posible, que la Selección Natural haga lo suyo, y no así, que lo haga la Selección Artificial, salvo en situaciones verdaderamente necesarias.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!