27/1/16


Cada uno de los agentes que trabajan para la seguridad de una determinada población (Policía, Gendarmería, Prefectura, Ejército), deberían llevar implantes de microchips de RFID, para monitorizar, no solamente su estado de salud, que es uno de sus usos principales, sino que también, para monitorizar los movimientos de cada uno de dichos agentes, y de todas las fuerzas de seguridad, y a todos los niveles de sus organigramas. Sin olvidarme, que también los presos -y liberados bajo las condiciones que sean- deberían colocarles un chip a cada uno, por razones que sobran tener que detallarlas aquí.

Sepan que, jamás se podrá sanear una determinada fuerza de seguridad, sin basarse en la tecnología para tal fin. El control inteligente y automatizado, sobre todos los agentes de seguridad, mediante un implante de un microchip en sus cuerpos, debería ser la base de la que partan todas las organizaciones, estatales y privadas, que se dedican a la seguridad dentro de todo el espectro al que ésta abarque.

Mas allá de que los celulares logren cumplir una función similar, en cuanto al control, los mismos se encuentran fuera del cuerpo humano, y por ende, pasibles de desechar o de modificar de inmediato. Pero, por el contrario, esto no sucedería con el implante de microchips, los cuales mostrarán en tiempo real, por cual lugar transita cada uno de los miembros de las fuerzas armadas -internas y externas- y de seguridad, pudiendo dejar rastros de sus localizaciones y compararlos -o cruzaros- con hechos de corrupción -previos a sus descubrimientos- que puedan estar relacionados entre si.

Pensemos esto... los policías, y demás agentes de todas las fuerzas de seguridad, saben mucho mas, sobre delitos, -como son y como cometerlos-, que los propios delincuentes, porque los policías analizan constantemente gran cantidad de delitos, mientras que los delincuentes, solo saben los que ellos mismos cometen. Por ende, cualquier agente desprovisto de ética, de humanismo y de empatía, será tentado por sus altos conocimientos del mundo del delito, y cuando ello sucede, el microchip lo debería delatar inmediatamente.

Es inaceptable, bajo ningún punto de vista, que la corrupción invada las fuerzas de seguridad, por razones que no es necesario explicarlas aquí, ya que creo que ellas se explican por si mismas.

Si la población civil desea utilizar microchip en si mismos, porque se siente segura, debería ser bajo sus propias decisiones y responsabilidades, pero, en cuanto a los agentes del Orden, todos y cada uno de ellos, y a todos los niveles, deberían portar uno (o algún sistema similar).

- Algunos links sobre este tema:





- Nelson J. Ressio


- Firma la petición, haciendo clic en este link:


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!