11/1/16



Como ya es un hábito, desde que tengo memoria, me interesa observar, en los eventos de la vida diaria, de esta, nuestra única nación, y que es el planeta Tierra, ciertos patrones repetitivos, tanto en el mundo de las apariencias, como en el mundo de lo abstracto. Y en el caso de los 3 prófugos, Lanatta x 2 + Squilacci, he encontrado unos patrones repetitivos que, a través de la historia, han jugado, y juegan, un papel muy interesante en la diversidad de entramados de eventos que le dan entidad a esta humanidad, que le dan ese toque de "ventriloquismo "o de "titeretismo", y que cada evento, sucede por un encadenamiento de factores preacordados y predefinidos de antemano. No estoy siendo conspiranóico, sino que, solo un mero observador, uno mas de entre tantos, y que se detiene a pensar desde las pequeñas cosas, hasta las grandes cosas, primero comenzando por las pequeñas y grandes cosas dentro de mi mismo, para luego pensar en el afuera.

Y, respecto de esta, cuasi novela policial, varias cosas me han llamado la atención, y algunas de ellas, están directamente relacionadas con el aspecto numérico, sin referirme a la numerología, sino que, a la simple observación de los eventos y sus correspondientes coincidencias numéricas, con otros eventos de la historia. Veamos...

En primer lugar, los muertos son 3, el triple crimen de la efedrina, a manos de 3 personas, las que luego, se escaparon el 27/12/2016, de la unidad 30 (3 y 0), de una cárcel de máxima seguridad, hecho este último, extremadamente pasible de tomarlo con muchas pinzas analíticas.

El día 09/01/2016, capturan con vida a uno de ellos, a Martín Lanatta.

El día 11/01/2016, es decir hoy, en el día en que escribo estas líneas, capturaron a los otros dos prófugos, Christian Lanatta y Victor Squilacci.

Y algunos se preguntarán, y, ¿donde están las otras coincidencias?, pues en el número de los días, es decir, en el 9 y en el 11, y si buscamos en la historia, podremos constatar, que el 9/11 se repite una y otra vez, y no solamente en las fechas, sino que también, en otros ordenes dentro de esta muy complicada humanidad (sobre el 9/11: http://www.erminauta.com/search/?q=9%2F11&x=0&y=0).

Es decir, el 9 es un número de una sola cifra, y en este caso, representa el día que apareció una sola persona, Martín Lanatta. Y el 11, es un número de dos cifras, el cual representa, no solo el día, sino que también, a las otras dos personas halladas. Una cifra, una persona, dos cifras, dos personas. Interesante.

Fueron entonces, los días 9, 10 y 11 de enero de 2016; fueron 3 días, dentro de los cuales, los 3 prófugos que asesinaron a los 3 empresarios ligados con el Kirchnerismo y con el narcotráfico, fueron los días decisivos a la hora de sus hallazgos.

Otra coincidencia, o peculiaridad, y que puedo sumar a las anteriores, es respecto del año, respecto del cual, si sumamos sus cifras, obtenemos 9, además de lo que ya es de público conocimiento, de que el 2016 se puede descomponer en las siguientes sumas: 666 + 666 + 666 + (6 + 6 + 6), algo extremadamente interesante.

De seguro, hay mucho mas que observar, en esta trama, cuasi cinematográfica, que mantuvo a gran parte de la población de esta parte de nuestro planeta Tierra, en un estado de incertidumbre, y a muchos, de somnolencia y de desconexión con la verdadera realidad, aunque ésta siga siendo parcial, y que nos circunda minuto a minuto.

Es interesante como es que, dentro de los eventos de la vida diaria, prevalecen las causalidades por sobre las casualidades, siendo estas últimas, casi inexistentes. Y en este tema de los 3 prófugos (Lanatta y Squilacci), se verifican causalidades, y que el escaparse de un penal de alta seguridad, no fue casual, no fue porque querían ser libres, no fue porque querían escapar de las garras de la mafia K, no fue por ello, sino que, mas bien, fue para devolverle a la sociedad, todo mal que hayan cometido, fue para generar un efecto dominó positivo sobre muchos temas impensables de modificar, sin una gran causa mediática de por medio, para que todas las partes acepten el accionar de la Ley. Para traducir un poco esta idea, a la basura, a veces es necesario que se la saque con mas basura, ya que con la escoba y la pala limpias, a veces se torna imposible. No debemos olvidar que la mafia enquistada es tanta, que es necesario un apoyo en masa y mediático, para que todo suceda y se suceda. A veces, para encontrar la Luz, debemos optar por una temporal oscuridad. La Luz y la oscuridad son inseparables, una no existe sin la otra, porque, aunque sea, a niveles subatómicos, siempre habrá algo que tape la Luz. Y en este caso, de los 3 prófugos, se constituyen como elementos oscuros necesarios, para que una gran cantidad de elementos oscuros, y a todos los niveles, sean detectados con la aprobación de la sociedad y de los organismos en donde dichos elementos oscuros actúan, ya sea dentro de las fuerzas del orden, como también, en el ámbito político, siendo este, un caso de que la basura a gran escala, es posible sacarla con el efecto dominó generado por el accionar de una pequeña muestra de dicha basura. Los 3 prófugos han hecho un gran servicio a esta parte del planeta Tierra, que denominamos Argentina, porque la reestructuración e investigación a todos los niveles de las fuerzas del orden, y el accionar de la justicia, a todos los demás niveles del estado y del gobierno anterior y presente, es un gran efecto que se llevará a cabo con gran profesionalismo. Un gran ejemplo, desde mi punto de vista, de que a veces, la basura se la debe sacar con mas basura.

Y, ¿que puedo extraer en limpio de todo esto? Porque, al fin y al cabo, esa es mi intención, y puedo extraer lo siguiente: que, respecto de todos los eventos de la vida diaria, no nos debemos acostumbrar a mirarlos desde lejos... acerquémonos mas... y aún mas... para mirarlos de cerca... y podremos mirar... mas allá de lo evidente, sean estos eventos, internos o externos, a cada uno de nosotros.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!