27/1/16


La respuesta a si estamos o no estamos solos en el universo, podría estar justo delante de nuestros ojos, al escuchar de nuestros oídos, al probar con nuestro sentido del gusto, a tocar con nuestras manos, o, más bien, dicha respuesta, se encuentra, dentro de cada célula de nuestro cuerpo.

¿Podrían nuestros genes alvergar un diseño inteligente, podrían tener una especie de sello, "a modo de fabricante" dentro de ellos, impreso hace miles de años, desde otro lugar de nuestra galaxia, o bien desde otra galaxia?

Tal "etiqueta del fabricante", sería un sello indeleble de una civilización extraterrestre, superior a la nuestra, y que nos precedieron por muchos millones o miles de millones de años, y que, a modo de un gran y generoso legado, antes de su final, esparcieron por toda la galaxia, su propia imagen biológica.

Vladimir Cherbak de al-Farabi kazajo, de la Universidad Nacional de Kazajstán, y Maxim Makukov, del Instituto Astrofísico Fesenkov, arrojan la hipótesis de que una señal inteligente incrustada en nuestro código genético, sería un mensaje matemático y semántico, que no puede ser explicada por una evolución darwinista. A dicha hipótesis la han llamado, "SETI biológico." Y para sumar a dicha idea, ellos argumentan que, este sello en nuestro ADeeNe, tiene mucha mayor probabilidad de que se cumpla como cierta, por sobre la probabilidad de detectar a los aliens, en una transmisión de radio extraterrestre transitoria.

Escribiendo en la revista Ícaro, afirman: "Una vez fijado, el código podría mantenerse sin cambios en escalas de tiempo cosmológicas; De hecho, es la construcción más duradera conocida. Por lo tanto, representa un almacenamiento excepcionalmente fiable para una firma inteligente. Una vez que el genoma se reescribe apropiadamente, el nuevo código, con una firma, se quedará congelado en la célula, y su progenie, podría luego, ser entregada a través del espacio y del tiempo ".

Para aprobar la etiqueta del diseñador, cualquier patrón en el código genético, debe ser en extremo, estadísticamente significativo, y poseer características inteligentes, como por ejemplo, el ser incompatibles con cualquier proceso de conocimiento ligado a la naturaleza, dicen los autores.

Ellos van a argumentar, en su análisis detallado, que el genoma humano, muestra un tipo minucioso de precisión, en el orden de la asignación, entre los nucleótidos del ADeeNe y los aminoácidos. "Arreglos simples del código, revelan un conjunto de patrones aritméticos, e ideográficos del lenguaje simbólico." Ellos dicen que esto incluye el uso de la notación decimal, transformaciones lógicas, y el uso del símbolo abstracto del cero. "Precisa y sistemáticamente, estos patrones subyacentes, aparecen como un producto de la lógica de precisión y de la computación no trivial".

ANÁLISIS uno. ¿Estamos viviendo en un holograma?

Esta interpretación les lleva a una conclusión un tanto inverosímil: que el código genético, "parece que fue inventado fuera del sistema solar, hace ya varios miles de millones de años."Esta declaración apoya la idea de la panspermia, la hipótesis de que la Tierra se sembró con la vida interestelar. Es sin duda un enfoque novedoso y audaz para la conquista de la galaxia.

Sin embargo, hay otras posibilidades también. Se ha escrito anteriormente, acerca de la noción de que, el universo que observamos, fue construido sólo para nosotros, y existe dentro de un programa de ordenador. Por lo tanto, la idea de que algún programador escribiera patrones artificiales, en alguna parte del código genético, se torna muy consistente con las sugerencias de los autores.

La SETI Biológica, inevitablemente choca de frente, contra una idea que es totalmente antitética a los ojos de la ciencia: el concepto de diseño inteligente. La proposición de identificación es que nuestra biología es tan compleja que debe haber sido diseñada por un poder superior.

ANÁLISIS dos. ¿Invasión de algas espaciales? Probablemente no.

Hasta la fecha, el diseño inteligente ha sido nada más que un creacionismo bíblico con piel de cordero. Fundamentalistas cristianos utilizan para impulsar la enseñanza del creacionismo en las escuelas como alternativa a la evolución "secular".

¿Puede aceptarse que, una firma alienígena, en nuestro código genético, sea más creíble, o demostrable, que una mera Identificación bíblica escrita por personas opuestas a la ciencia?

Sabemos tan poco sobre el origen de la vida en la Tierra, que parece presuntiva para identificar la estructura genética que supuestamente desafía una explicación natural. Hasta el descubrimiento de vida en otros lugares del sistema solar no proporcionaría una prueba independiente de esta idea. La Panspermia podría haber ocurrido de forma natural entre los planetas y las lunas.

Y, aunque el código genético se considere, en última instancia, la huella de la mano de un gran diseñador extraterrestre, a continuación, queda una pregunta mucho mas trascendente de lo que se ha evaluado aquí, la cual es, ¿quien diseñó al diseñador?

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!