25/4/15


Capítulo 15.

 Solo oscuridad y silencio absolutos… aunque, con un tono muy grave, el sonido del palpitar de su corazón, se asemeja a una infernal técnica de tortura constante… únicamente la respiración aplaca el interminable retumbar de los latidos… sístoles y diástoles ininterrumpidos ganando terreno psicológico… la razón esta sucumbiendo a merced de una fuerza siniestra… soledad… incertidumbre… impotencia… perplejidad… dolor… mucho dolor… frío… entumecimiento. Una cuerda hecha de fibras naturales muy gruesa, aprieta con fuerza sus muñecas detrás del respaldar de la silla metálica en la que él se encuentra sentado, la cuerda que parte de ambas manos ligadas, cruza por detrás y por debajo del asiento para terminar en los tobillos, hacia el frente de la silla. Mas y mas dolor… los tobillos, al igual que sus manos, se unen apretadamente por intermedio de la misma cuerda en su punta opuesta… inmovilidad… calambres… tristeza… el ser de razón… inmaterial, está sucumbiendo bajo el ser de carne y hueso… el material.
 Su cara y su cuerpo padecieron la ira de Melek Taws. Este atormentado ser, percibe como un extraño líquido se derrama desde una de sus cejas, cruzando por su ojo derecho y prosiguiendo hacia abajo por sobre las mejillas maltratadas y sudadas, para terminar depositándose en su pecho golpeado y en su estómago doliente... ¿sangre?
 Héctor Ayala se encuentra sufriendo el peor maltrato que una persona puede soportar, confinado en una habitación de concreto, de unos treinta metros cuadrados de superficie. En el medio de esta, se sitúan una silla metálica empotrada al piso, también de concreto, y una mesa confeccionada con un metal muy reforzado y brillante, y con la inmovilidad equivalente al mismísimo asiento, se afianza en el suelo impenetrable mediante sus patas anchas y gruesas. En lo alto, a casi cinco metros, seis reflectores alójenos miran difusamente hacia las paredes y el techo. El reflejo enérgico de las lámparas apuntando sobre el concreto muy blanco, a partir de la mitad de cada pared y en todo el techo, generan una gran y espléndida difusión fotónica en el ciento por ciento de la sala… pero esas luces… hoy están apagadas… Héctor continúa con su calvario… sumido en una oscuridad total y absoluta.
 Pero eso ya esta por cambiar. Unos pasos firmes y pesados se oyen del otro lado de la puerta de hierro. Un acercamiento muy rápido de esos movimientos, en dirección a la puerta, es captado por Héctor –¡otra vez no!… ¡por el amor de Dios!– piensa Héctor utilizando lo que le queda de razón. Los pasos se detienen y dos sombras obstruyen la poca luz que ingresa por la base y desde el otro lado de la puerta. Se escuchan tintineos agudos de las que parecen ser llaves. Inmediatamente que el ruido a llaves disminuye, Héctor escucha como es insertado en la puerta un objeto metálico, para luego percibir claramente dos veces su giro dentro de la cerradura. Al instante siguiente, escucha un molesto sonido de arrastre, como si fuera un gran pasador, rechinando dolorosamente, gracias a los aparentes intentos de desplazamientos del mismo, en dirección hacia el centro de la puerta. Tal cual lo percibió Héctor, ese rechinar al fin terminó, lo que permitió que se colara un recuadro de luz, del tamaño de la puerta, aumentando cada vez mas, hasta que la iluminación del pasillo exterior inundó la sala, y encegueció al prisionero por unos momentos. Cuando la vista de Héctor se pudo adaptar a la luz, vio una figura esbelta y ensombrecida por el contraste, parada justo debajo del marco de la puerta… inmóvil… dirigiendo lo que parece ser, una mirada letal hacia su cautivo.
 –Es hora de hablar mi querido Héctor, ya has sufrido demasiado, y matarte no me dejará seguir jugando –le dice una voz crepitante desde la figura humana que todavía se encuentra inmóvil en la entrada.
 –Por favor… ¿que te he hecho yo para que me hagas esto? –le contesta Héctor con un tono de voz muy apagado y triste.
 –Absolutamente nada… no me has hecho… nada, solo son negocios… para mí –le respondió muy sonriente, la figura que todavía se encuentra bajo el marco de la puerta.
 –Y veo que el producto comerciable soy yo… pero… ¡ya te dije que no tengo lo que buscas! –vociferó Héctor con un tono de sollozo en sus palabras.
 –Reconozco que eres muy fuerte… eso es una de las pocas virtudes que valoro en mis… víctimas… ¡siéntete alagado Héctor! –ironizó el verdugo.
 –¡Púdrete!, veo que tu alma ya está en el maldito infierno… y… ¿quieres que te diga qué mas veo en ti?... veo que tu ser se ha despojado de su alma… hace… hace mucho tiempo… eso… eso es exactamente lo que me da fuerzas… porque aunque tu cuerpo esté vivo… estas muerto por dentro… y… ¡y lo sabes muy bien!... se que lo sabes –le clamó Héctor con mucha valentía, sabiendo que le vendrían mas golpes y torturas por delante.
 –Ah… eres… muy… valiente, al decirme eso… no creas que podrás dominar mi mente –le expuso al atormentado Héctor.
 –¡Tu no tienes mente!... ¡¿no te das cuenta que eres un simple animal encerrado de por vida en un cuerpo humano?! –agregó el miembro de ANNON como autoaplicándose una técnica para aumentar su nivel de adrenalina. Con esto logra enfrentar con mucha mejor predisposición los tormentos que le seguirán pronto.
 –¡Maldito engendro del demonio!... ¡¿que te pasó cuando eras pequeño?! –prosiguió Héctor gritándole con mucha fuerza. Parecía que esas fuerzas le retornaban a su cuerpo por arte de magia… o de un ser superior.
–Ah… me siento muy alagado “querido amigo”… con todo lo que me dices, reafirmas mucho más mi condición superior a la humana –respondió Melek enalteciendo su ego cada vez mas y siempre desde la puerta, disfrutando el verlo sufrir en cuerpo y alma.
 –¡Sabes que… maldito!... te tengo mucha lástima… porque… porque me pongo en el lugar del niño humano que alguna vez fuiste… y el único sentimiento que siento, es el de ir corriendo a rescatarte de lo que sea que te haya transformado en lo que eres hoy, y… y, traerte a mi lado… quien quiera que sea el que te ha convertido en… en… ¡en esto!... merece la peor de las condenas humanas y divinas –le dijo Héctor desde lo mas hondo de su corazón.
 Melek, al instante siguiente de que escuchó la expresión de lástima y a la vez de tristeza, de la boca de su prisionero… hizo una gran pausa… inmóvil desde la puerta. Solo después de unos minutos, como si se quedara pensando sobre lo escuchado, comenzó a levantar su brazo derecho hacia la pared, a mitad del marco de la puerta. Con un clic que retumbó en toda la habitación de concreto, las potentes luces difusas del techo hicieron que los dos personajes entrecerraran sus ojos en respuesta a sus actos reflejos. Habían pasado un rato hablando casi en penumbras.
 –¡No!… no me conmueves Héctor Ayala, tu extraña compasión… esa gran misericordia que demuestras tener, te hace frágil y débil –respondió Melek casi rozando con el susurro.
 Cuando Héctor se recuperó de sus ojos enceguecidos momentáneamente por la potente luz difusa del techo, dirigió un vistazo parpadeante hacia la monstruosa figura de Melek Taws, quien lo estaba mirando fríamente y sin dar un solo parpadeo, mostrando sus grandes ojos muertos y negros, empotrados en una cara de tez muy blanca con facciones huesudas y bastante simétricas. Melek, luego de sus palabras, y en el otro lado de la mesa, mira al cautivo de una manera penetrante.
 –¿Que me vas a hacer Melek?… ¡que!... ¿vas a matarme?... ya te dije una y mil veces que no obtendrás lo que buscas… el poder ya no está en mi –y antes que continuara hablando, Melek se interpuso.
 –Si, lo se, lo tiene Susana Palacios… ¿no Héctor? –le inquirió levemente sabiendo lo que ello significa para el detenido.
 A Héctor nuevamente se le aflojó todo el cuerpo y sus ojos miraron con una expresión de odio y frustración hacia Melek. La boca entreabierta y en combinación con un estado de perplejidad ejerció en Héctor un efecto de enmudecimiento temporal. No pudo responder una sola palabra.
 –Solo debes decirme como detener a los que quieren parar con el accionar del virus que encontraste, al que le realizaste ingeniería inversa… y… y quedarás… libre como un pájaro –propuso Melek.
 –¿Crees que soy estúpido Melek?... ¡¡¡maldito hijo del demonio!!!... y te digo mas Taws, así como me entristeció pensar en tu sufrimiento pasado, puedo pensar de la misma manera, pero deleitándome con tu desconsuelo futuro… serás atormentado gracias a tus propios pensamientos y sucumbirás ante tu misma ira contenida, no podrás sobrevivir ni a ti mismo, sin importar lo que le hagas a los demás… ¿piensas que eres eterno Melek?... ¡eh!... la eternidad solo es para los puros de mente y de corazón –Inquirió con mucha fuerza y tono de desprecio hacia su captor.
 –Y, ¿qué es ser puro de mente y de corazón Héctor?... ¿tu piensas que una deidad omnipresente y omnisciente vendrá volando y te sacará de aquí?... la eternidad que dices… ¿pretendes que también sea para ti?... ajajá… lo único que veo en tu ser… –dice Melek mientras se encorva levemente hacia delante, apoyando sus dos manos sobre la mesa y asestándole una mirada filosa y penetrante directamente a los ojos de Héctor– es rabia, ira, odio… a eso no lo veo muy puro que digamos mi “triste amigo”… tu también podrás sucumbir ante ti mismo… cada momento en el que te ofrezco mi “amable visita” siento como el odio y el temor se amplifican en tu corazón y en tu mente... y es mas, cada minuto que pasas encerrado en este lugar, te estas pareciendo… a mí, Héctor… ¿no te has dado cuenta?... ya somos carne y uña… hasta podrías trabajar conmigo… ¡piénsalo! –continuó diciéndole Melek, como una manera de ejercer una tortura psicológica, además de la física.
 –Tienes razón Melek… esos sentimientos oscuros, y  que ahora los percibes en mí, son muy reales… ¡muy reales!… lo acepto… pe… ¿pero no percibes la diferencia que hay entre tu y yo?... ¡¿no has caído todavía?!... ¿tu crees que esos sentimientos en mi, son absolutos?... ¡son relativos Melek Taws!... mi odio, ira y temor son pura y exclusivamente dirigidos hacia ti… tu, en cambio, odias a todo el mundo, ¡tus sentimientos son absolutos!… ¿ahora, percibes la diferencia entre tu y yo?... tu odio absolutista te convierte en un monstruo… mi odio relativista me convierte… bueno… en lo que soy, un ser humano normal, y con falencias… ¡pero normal al fin y al cabo! –terminó diciéndole Héctor estimulado por un aluvión de adrenalina en su sangre.
 Cuando Melek terminó de escuchar a su apresado, entendió las diferencias; por lo que dejó de estar apoyado en la mesa, se enderezó rápidamente y con una verdadera expresión de furia contenida, y sus puños fuertemente cerrados, le comenzaron a hacer ver a Héctor, lo que estaba por recibir. El desalmado personaje, no pudo contra el espíritu puro y limpio del activista de ANNON, con lo que Melek procedió a caminar alrededor de la mesa, sin apartar la mirada hiriente sobre su presa, hasta que después de ciento ochenta grados de recorrido semicircular, hicieron que se encuentre detenido justamente a un costado de Héctor Ayala. El demonio se encorvó sobre él, colocó las manos en la parte superior de sus propias rodillas, luego acercó los labios al ensangrentado oído, de esa sufriente presa humana, y le susurró lo siguiente por medio de su voz muy particular, la cual, siempre parece provenir desde el inframundo:
 –No juegues conmigo… maldito… si fuera por mí, ya serías comida para los peces del río de aquí al lado –le susurró a Héctor, a lo que este le manifestó sin vacilar:
 –¡No veo las horas!… y hasta tu… demonio de cuarta... te has dado cuenta… hasta tu te diste cuenta, de que le seré mas útil a los peces, que a ti… no lograrás sacar nada de mi… ¡nada!… y te digo algo ¡engendro!, cuando estés por morir, después de que hayamos exterminado a, ¡tu querido virus!... veré con mis propios ojos como te retuerces en el lecho de tu muerte… y pensaré en como los ángeles del demonio se llevan tu alma oscura directamente hacia un sufrimiento eterno –le dijo el activista de ANNON por medio de un tono de voz, irreconocible en él, y observándolo de costado, ya que todavía el maleante se encontraba con su cabeza pegada a la de él.
 Sin dudarlo un segundo, y sin pronunciar palabra alguna, Melek Taws, valiéndose de su propia cabeza, la separó unos centímetros en dirección contraria a la de Héctor, solamente para tomar impulso, y después, con una fuerza sobrehumana le propinó un cabezazo muy dolorido, justo en la sien de ese hombre atormentado.
 Héctor quedó inconsciente. Noqueado. Su cabeza ahora cuelga hacia abajo, y su pera se apoya sobre su pecho ensangrentado. Todo es oscuridad y dolor.
 Melek Taws se reincorpora, lo mira de reojo hacia abajo, y se marcha directamente hacia la salida, junto con apagar las luces y cerrando la puerta de acero, como expresando su enojo por medio de un estremecedor portazo de rabia e impotencia, ya que no lo debe asesinar por órdenes explícitas de la oscura persona que lo contrató. Héctor ha logrado sacarlo de las casillas.
 Nuevamente… oscuridad, y silencio… un silencio… ensordecedor.

Adquiere mis libros en: http://nelsonjressio.bubok.com.ar/




0 comentarios:

Etiquetas (ordenadas de mayor a menor relevancia)

Autoconocimiento Conciencia Sociedad Dios Introspección Razón pura Extraterrestres Dogmas Religiosos Empatía Fanatismo Libertad Creación Entrelazamiento Cuántico Evolución humana Inconsciente Física Cuántica Nuevo Orden Mundial Sentimientos Vaticano Evolución Creencia Humildad Corrupción Diosa mercado Existencia Iglesia Católica NWO Libre albedrío Verdades Adversidad Falsa Bandera Lógica Psicología Comunicación Exobiología Hipocresía Humanismo Iglésia Católica Jesucristo Símbolos Dogmas Egregor Guerras mundiales ISIS Introversión NSA Papa Francisco Políticos Racionalismo Seguridad de la Información Soberanía Nacional Universo Ciencia Creacionismo Deismo Diablo Fe Genocidio Infierno Benedicto XVI Biblia Estado Islámico Estados Unidos de América Gestión del conocimiento Macrocosmos Microcosmos NASA Ordo Ab Chaos S.O.P.A. Software espaciotiempo Actuación Anonymous Campo Místico Mórfico Casting Concordia Contradicción Cristina Fernandez de Kirchner Divide y Triunfarás Extraversión Gobierno único Ideologías Iluminismo Inconsciente. Inmortalidad del Alma Internet Mente colectiva Naturalismo Neoliberalismo OVNI Oscurantismo P.I.P.A PRISM Palabra Percepciónes Política Rayo Vaticano Reptilianos Rusia Sentidos Teoría de Cuerdas Terrorismo Tiempo UFO Ufología Velocidad de la Luz Annon Anunnaki Apóstoles Argentina Atentados Cerebro Computación Cuántica Consciencia Cuerpo Cónclave Ello Cuántico Emisor Entidad Biológica Extraterrestre Escuelas de Ideas Fin del Mundo Futuro Habeas Data Jorge Bergoglio Kirchnerismo Leonardo Da Vinci Mediocridad Nelson Ressio Poderes económicos Politica Preservación de la especie Programador Receptor Regresión Evolutiva Religiones Sede Vacante Sincronicidad Siria Sistema Financiero Soberanía Tecnológica Supercomputación Tecnologías de la Información y las Comunicaciones Violencia virtual Vuelo MH370 Yo Cuántico infinito 11/9 ADN Alienigenas Aliens Argentinidad Arquetipos Barack Obama Big Bang Boeing 777 Burbuja de Urdimbre CIA Campo Vibratório Capital Humano Catolicismo Cerebro Reptiliano Charles Darwin Conectar Igualdad Counter Strike Cristo Edward Snowden Egipto Egos El número 11 El número de la Bestia 666 Especie humana Estado Laico Eva Fanatismo político Filosofía hermética Globalización Homo Sapiens Sapiens Ideales Islam Libertad de Expresión Lucy Luna Luz del Conocimiento Marte María Magdalena Mecánica Cuántica Mente Mesa de Ayuda Motivación Noosfera OTAN Parapsicología Priorato de Sión Raza humana Refugiados René Descartes Selección Natural Sexo Sistema Límbico. Conciencia Sumeria Sumerios Tautología Televisiosis Teoría de Branas Teoría del caos Unificación Mundial Viajes en el tiempo Zecharia Sitchin aprendizaje docencia sociedades iniciáticas 6EQUJ5 777 9/11 ARN Administración de Centros de Cómputos Adolf Hitler Africa Albert Pike Anomalías lunares Antiguo Testamento Buscador Web Business Intelligent Caduceo Campo Cuántico Carl Sagan Charlie Hebdo Coran Cricifixión Decoherencia cuántica Deja Vú Dios del Amor Disney Django Dogmas científicos Domo de la Roca Duda ESA Economía del futuro Ecuación de Drake Educación El número 3 El que Porta la Luz Elocuencia Energía eléctrica Ensayos Entes Ideológicos Espiral Cósmica Estrella de la Muerte Evolución de las computadoras Exoplanetas Fronteras nacionales Fundamentalismo GTA San Andreas Genética Gilgamesh Gnosis Génesis Hermes Trismegisto Historia de la computación Hombre de Vitrubio Ignorancia Colectiva Illuminati Imitatio Christi Implantes de chips en humanos Inclusión Digital Inteligencia Inteligencia Artificial Intuición Iran Iraq Jesús Juego de la Copa La Proporción Áurea Laicidad Libertad de Culto Libro Logos Lucifer Madre mitocondrial Magnicidio Maldad humana Mente sobre materia Motor de Curvatura Muerte Multiverso Mundial 2014 Nibiru Nostradamus Nueva Guinea ONU Orden del Temple Organización Mundial de la Salud Orion Paraíso Pirámides Planeta Planeta X Populismo Preconsciente Presidente Prix Ars Electronica Collide Proporción Divina Pseudociencia Pseudoreligiones Quentin Tarantino Realidad Virtual SETI Santas Escrituras Santo Grial Singularidad Tecnológica Sistema Nervioso Sombra Sueños Superelocuencia Templo de Salomón Tercera Guerra Mundial The Egregor Meter Project Tierra Unión Vara de Hermes Vida Violencia escolar Vuelo MH17 WWW World Trace Center YHWH Yo. Super Yo alumno colonialismo esoterismo gato de Schrödinger sistema solar 666 ATLAS Abel Acacia Adan Adoctrinamiento Adopción Adán Afghanistan Agrupaciones sociales Akash Alegorías Alfa Centauro Alfa Draconianos Alimentación Humana Alunizaje Alzheimer Alá Amway Anarquía Anatolia Annon y la Cárcel de Cristal Antimateria Apollo 11 Apoteosis Aprendiz Ararat Arca de Noé Arca de la Alianza Arca del Pacto Arquitecto Universal Asia Aston Martin Astronautas Atlantida Atlántida Aulas digitalizadas Australia Austria B2 Babilonia Ban Ki-Moon Baphomet Big Ear Bilderberg BioInformática y Proteomica Blue Book Project Bondad humana Bonnie & Clyde Buda Burbujas de Urdimbre Bérenger Saunière CERN CIO IT Cancer Caos Capilla Sixtina Carnes procesadas Cataros Catedrales estilo Gótico Caín Centro derecha Centro izquierda Change.org Charlie-Hebdo Christoph Waltz Cibera Cicada 3301 Cinturón de Van Hallen Clemente V Clitoé Cluster NGC 6611. Very Large Telescope Codex Gigas Coliseo Collide @ CERN Colonización Conocimiento Conquista Conspiración de la Pólvora Constantino Continuidad de Negocio Control Control de Gestión Corporativización de los estados Corridas de motos Creutzfeldt-Jakob Crisis Hipotecas 2008 Crisis bolsas China 2015 Cuatro Elementos Cumbre de Innovadores Linz Cyberseguridad Cárteles Células Cúpula lunar Dan Brown Daniel Scioli David Icke Demiurgo Desechos Deuda Soberana Diada Diluvio Dimensiones Dinero Virtual Dios ha muerto Discriminación Distribución de alumnos Día de la bandera Día del Maestro EBE Economìa del Futuro Efedrina Egoismo El Caso Belga El Mago de Oz El Mayor Secreto El Nacimiento de Venus El número 23 El número Phi Ello Empresario Enigmas Enki Enoc Enrico Fermi Epigenética Epigénesis Erminauta Eros Escuelas Eslabón Perdido Espiritualidad Estado Vs. Corporaciones Estrella Flamígera Estrella Negra Estructuras lunares Eterna Recurrencia Europa Evangelio de Judas Evangelios apócrifos Experimento de la doble rendija Explorador RBS Expurgaciones Extrema derecha Extrema izquierda F117 FBI Familia Faul Faye Dunaway Felipe IV Feminismo Fi Filosofía Fondos Buitre Fotografía Fragata Libertad Francia Galaxia Gangsters Gestación Gestión de Riesgos Gigantes Giuseppe Mazzini Gliese 581 Global Conciousness Project Gobierno Corporativo Gobierno estatal Grecia Greg Hodowanec Grises Grudge Project Grupos de choque Guillermo de Tiro Guy Fawkes Gótico Hacia la Libertad financiera Helena Blavatsky Hercolubus Herejía Hoguera Hollywood Hombres de Negro Homosexualidad Houston Hubble Telescope Hugo de Payns IRAS Imperialismo Impunidad Independencia Indeterminismo Individuación Infiltrados Información Informe OVNI desclasificado Inquisición Interferon Intermundos Intolerancia Intraversión Ironía Socrática JFK Jacques de Molay Jerusalen Johannes Kepler John Fitzgerald Kennedy Judas Iscariote Jules Verne Julian Assange Julio Verne Kebra Nagash Kepler 186f Kepler Spacecraft Kolbrin Kundalini Kuru Kybalión LHC La nueva Economìa La Última Cena Lanatta Lealtad Legión Lehman Brothers Leo Taxil Leonardo Di Caprio Letra Canción Letra G Libertinaje Libreto político Lienzo de Turin M16 MI6 Machismo Madre Shipton Maestro Mahoma Majestic 12 Manejo de Argumentos Manhattan Project Manuscrito Voynich Marc Larmenius Masonería Matemática Materia Mauss Maussilla Studios Melek Taws Men in Black Menelik I Mensaje Mentira Merovingios Mesopotamia Messier 16 Meteorito en Rusia Metáforas MiBs Mickey Mouse Miedos Miguel Ángel Buonarroti Misiles Tierra-Aire Misión Mitocondrias Moises Monada Monólogo Morza Naciones Unidas Narcotráfico Nave espacial en la Luna Nebulosa del Águila. Universo Nefilim Neocortex Nephilim Nerón Nerón del Siglo XXI Neuralizador Nickelodeon Nikola Tesla Noocracia Noruega Nous Divino Nuevo Paradigma económico Nuevo Testamento Numerología OMS OOTTAEERR ORB Omnividencia Orden Originalidad Orión Oscars 2017 Ouroboros Pacificación Paganismo Panspermia Paradoja de Fermi Paradojas Paraiso Paro General Parravicini Partidos políticos Paul Paul Mccartney Paul is dead Paz Pechos Pedofilia Pentalfa Percival Lowell Perfectibilista Personalidad Petróleo Pilares de la Creación Pirámides de Egipto Pirámides de México Pobreza Policíal Políticas de Cookies Poseidón PrP Premio Nobel de la Paz Principio de la Femineidad Prión Probabilidad y Estadística Procastinación Profecías Profetas Project SNOWBIRD Propaganda gubernamental Protocolos de los Sabios de Sión Psy Ops Puente Lunar Punto Infinitesimal Quintaesencia RFID RV Radiotelescópio Rap Rayos Cósmicos Rayos Gamma Reciliencia Redes Sociales Reglas de Inferencia Reina de Saba Remote Vision Renacimiento Rennes-le-Château Reserva Federal Resurrección Retrorreflexión Revelación Divina Revolution 9 Rey Salomón Ritmo Circadiano Roma Ronald Reagan Roswell SIDA Sagrada Familia Sahra Sanctasantorum Sandro Boticelli Saqueos Schilaci Search Engine Secularidad Selección Artificial Semillas de Svalvard Senos Serpiente Sesgo Cognitivo Set Shostak Señal Wow Shar Sibera Silencio Silencio Herméico Simplismo Sindicalismo Sionismo Sirios Sirtuinas Sociedad Thule Sociedad de la Niebla Sociedades secretas Solsticios Sophia Squilacci Star Wars Supermáquinas Superordenadores Superpoblación Suplementos Sábana Santa TR-3 Black Mantha Telescopios Teorías de la Conspiración Test de Turing Testamento Tetrada The Beatles The Martian Transcripción Transformers Turkia Táblas de la Ley UN URSS Ucrania Una Espeluznante Acción a Distancia Universidad de Princeton Ut-Napishtim V de Vendetta Ventana Verbo Via Láctea Villanos Virtudes Virus Visión Remota Vladimir Putin Votos Warren Beatty Web Crawler William Campbell William Carr Yazidis Zona de Confort e-learning enseñanza exoterismo mujeres racismo ¿Quienes Somos? África Árbol de la vida Área 51 Época medieval Éxodo Óptica
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!