20/4/15

Nosotros, los Homo Sapiens Sapiens, constantemente nos encontramos cursando una muy larga lucha interna entre lo que está abajo y lo que está arriba, entre la tierra y el cielo, entre continuar siendo solo plomo o en convertirnos en un oro reluciente; es decir, a nivel cerebral, y a nivel físico, entre lo que nos hace animales, -el Sistema Límbico-, y lo que nos hace Sapiens Sapiens, -el Neocortex-, y a nivel psíquico, el estadío psicológico denominado Ello y el estadío denominado Yo (sumado al Super Yo), respectivamente.

Desde un punto de vista psicológico, al menos tres seres se encuentran dentro de nuestra mente, a saber: un reptil, un homínido y un ser humano Sapiens Sapiens, por lo que, solo la psique consciente, ese estadío psicológico denominado Yo consciente, y desde el Neocortex, debe luchar constantemente contra los dos animales que todavía portamos dentro, es decir que, la conciencia, constantemente está cursando una dura batalla contra el reptil y contra el homínido que intentan a cada instante saltear la barrera del Preconsciente, por medio del ególatra objetivo de anular nuestro uso de razón provisto por el Neocortex, y es justamente en ese traspaso de los límites entre nuestra parte animal y nuestra parte humana, cuando ponemos a prueba qué tan bien "alimentado" de conocimientos y de lógica se encuentra nuestro Neocortex, nuestro Yo consciente a nivel psicológico, para poderle hacer frente a las fuerzas tiranas provenientes del Ello, del Sistema Límbico.

Entonces, a partir de esta complejidad planteada, y que emana desde mi humilde opinión, es que el ser humano nunca dejará de ser inteligente, o mejor dicho, seguirá siendo inteligente, por el magnífico hecho de que asimila, administra, procesa y le da un orden y una lógica a la información que obtiene desde su entorno.

El problema se genera en el preciso momento en que dicha información o conjunto de saberes, conocimientos y deducciones silogísticas, sentido común, etc., son débiles y hasta inexistentes, y es justo allí cuando las fuerzas animales del inconsciente toman la delantera y pueden ganar la batalla interna entre esa dualidad Hombre-animal, y es allí mismo cuando vemos las atrocidades cometidas por el Hombre, para con con su propia especie, como por ejemplo lo están haciendo esos ANIMALES del Estado Islámico, y también para con las demás especies del planeta Tierra.

El Homo Sapiens Sapiens, en esencia, todavía no ha dejado de ser un depredador, no ha dejado de ser un animal, y podría decirse también, que no ha dejado de ser todo ello, aún portando en su Yo y en su Super Yo, el mas alto nivel de conciencia, moralidad, intelectualidad, lógica, sentido común, etc., porque, hasta el Hombre mas culto, actuando bajo ciertos tipos de presiones psíquicas, puede extraer lo peor de si, y que es, lisa y llanamente, el extraer sus reptiles y sus homínidos desde lo profundo de su inconsciente, desde su estadio psicológico denominado Ello.

Pero, como sabemos, se ha podido constatar, de que el Neocortex se ha ido haciendo mas grande con el paso del tiempo, ha ido aumentando su volumen varias veces durante su evolución, en contraste con el Sistema Límbico, que su volumen ha ido empequeñeciendo, por lo que, pienso yo, que en unos cientos de miles de años mas, nuestra herencia animal será tan pero tan pequeña, que estos actos horrendos provenientes de lo que denominamos maldad humana (como lo de ISIS o sobre la extinción de las especies por la mano humana), las cuales son solo dos de las tantas acciones puramente irracionales, animales que comete parte de nuestra raza humana; entonces, dichas acciones horrendas, serán cada ves menos vistas, porque prevalecerá la conciencia por sobre la inconsciencia, tendremos pocos dogmas reprimidos en el inconsciente y mucho Neocortex para pensar con mas inteligencia, con mas lógica y sentido común.

Por ahora queda utilizar la fuerza para exterminar a los que se comportan como animales, pero en el futuro, el uso de la fuerza no será tan necesaria, porque, las fuerzas de la razón, y no las fuerzas tiranas del mundo animal y salvaje que portamos en nuestro cerebro, serán las fuerzas que regirán nuestras vidas como seres humanos Homos Sapiens Sapiens Sapiens, tres veces Sapiens.

Por ahora, pienso que nos encontramos en una gran transición imperfecta, pero en una inequívoca dirección hacia la perfección, hasta, diría yo, que llegará el momento en el que nos despegaremos por completo de nuestra herencia animal... seremos todo Neocortex... y nuestro poder mental será enorme, seremos algo así como una civilización tipo I o tipo II... separada completamente de los mundos animal y vegetal.

Nelson J. Ressio.



0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!