19/10/13

Hacia la Luz de las Virtudes.


Me considero, a veces, un ser comparable con aquellos insectos que son atraídos gracias a la luz de las lámparas resplandeciendo por la noche; pero, con la diferencia de que, en mi caso, me atrae la inconfundible luz de las virtudes humanas, emanada desde incontables lugares dentro de esta oscura humanidad, y que proviene de la propia conciencia de las personas que la portan… más ellas mismas.

Quien no busca, por si mismo y en si mismo, ser portador de virtudes, continuará transitando solitariamente por la oscura senda de su propia ignorancia.



No busques afuera. Todo lo que necesitas, está dentro tuyo.


Observate a ti mismo con el ojo de la sabiduría... escudríñate con el ojo introspectivo, en el silencio de tu espíritualidad... mírate con el ojo de Dios, quien solo habita dentro de ti mismo... y te darás cuenta de que, lo que en todo instante buscas por fuera y nunca lo alcanzas, es porque se halla tan cerca... pero tan cerca... que solo basta con dirigir tu mirada hacia tu propio interior, para mirar tus acciones, tus reacciones, tus iras, tus vicios, tus indiferencias, tus odios, tus pasiones, tus innecesarias posesiones materiales, tus envidias, tus calumnias, tus hipocresías, tus omisiones... tu realidad... solo falta mirarte a ti mismo, por medio del ojo de tu Dios interior, -o sea, el de tu Yo interior- para darte cuenta de que, entendiéndote a ti mismo, -poco a poco-, aquellas acciones que ensombrecen tu vida, desaparecerán reemplazadas por las virtudes que todo ser humano, -aunque éste se encuentre en la oscuridad-, innegable e intrínsecamente, las posee. Solo debes dirigir el ojo de Dios, -que está en ti-, hacia ti mismo, y no permitas que ningún otro ojo externo lo haga por ti.



Un largo camino.



"El poder llegar a reconocer nuestra propia ignorancia, constituye el primer paso sobre ese largo camino que nos conduce hacia la virtud".


1 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!